El calor obliga a consumir más vegetales para recuperar agua

El cambio climático impone una modificación en los hábitos de alimentación. Hay que comer menos carnes y más frutas y verduras. Aconsejan aumentar un poco la cantidad de sal.

05 Nov 2009
Hace más calor y las temperaturas seguirán en ascenso como consecuencia del cambio climático.  No hay duda que también los hábitos deben modificarse para lograr una adaptación a los nuevos tiempos. La alimentación es fundamental porque de ella depende la salud. "Al transpirar, se pierde mucha agua y algunos minerales como el sodio y el potasio que regularizan la cantidad y la distribución normal del agua en el organismo. De allí que la dieta debe cambiar hacia el consumo de mayor cantidad de frutas y verduras que logren compensar la pérdida de agua del organismo. De lo contrario, se sentirán los síntomas de la deshidratación como son cansancio, agotamiento, dolores musculares, falta de concentración y otros", advierte el nutricionista Víctor Gallo, jefe del Servicio de Nutrición del Hospital de Niños.
La recomendación es comer frutas y verduras todos los días, La clave está en preparar ensaladas que tengan cinco colores diferentes (por ejemplo, rojo del tomate, anaranjado de la zanahoria, blanco del repollo, verde de la lechuga y morado de la remolacha), para garantizar la suficiente variedad de vitaminas y minerales.

Comer menos carne
Aunque para muchos argentinos si no hay carne no hay comida, los médicos nutricionistas recomiendan consumirla entre dos y tres veces a la semana, más no. "Cuando se come asado se transpira por la sencilla razón de que la proteína  produce calor por la acción termogénica que necesita para metabolizar. La circulación, en vez de ir al cerebro, se deriva hacia el tubo digestivo, por lo que además del calor, se siente sueño y modorra. Este ejemplo se nota muy claramente en los chicos cuando toman la leche, quedan transpirados", añade.

Los sí y los no

La pérdida de sodio y potasio, a causa del sudor, obliga a aumentar la dosis de sal, aun para los hipertensos. "De dos gramos por día se debe pasar a cuatro", recomienda Gallo. En tanto que el nutricionista Francisco D´Onofrio aconseja tomar mucha agua mineral, bebidas de rehidratación deportiva, papas de snack, ricota, queso duros y aceitunas por el alto porcentaje de sodio. "No es conveniente rehidratar con bebidas colas y cerveza, ya que ambas aumentan la diuresis y se deshidratan más todavía. También hay que tener mucho cuidado con el mate cebado y el café porque tienen efecto diurético", advierte el ex voluntario de la FAO.
El cambio climático impone como costumbre tener en la heladera toda clase de frutas y verduras. Lo ideal es tomar un jugo natural o licuado frutal con el desayuno, una fruta a media mañana, y ensaladas dos veces al día, variando la composición de los ingredientes y de los colores para tener todo el espectro de vitaminas y minerales.

Comentarios