Bergoglio instó al cleroa ir a barrios periféricos

Pidió a los religiosos que ayuden a los pobres.

21 Mar 2008
1

GESTO DE HUMILDAD. Bergoglio lavó los pies de jóvenes drogadictos. DYN

BUENOS AIRES.- Al pronunciar su homilía durante la Misa Crismal, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, hizo ayer una autocrítica de la misión sacerdotal, a la que calificó de desgastante, e instó al clero porteño a salir a la periferia de la ciudad. "La unción nos hace conscientes de las fragilidades de nuestro pueblo, nos impele a salir de nosotros mismos y nos envía a todas las periferias existenciales para sanar, para liberar y anunciar la Buena Nueva", dijo el purpurado ante cientos de sacerdotes y los obispos auxiliares que colmaron la catedral metropolitana.
Fue enfático al instar en varias oportunidades a quienes optaron por la misión sacerdotal a que abandonen sus propios intereses. El cardenal criticó además a los sacerdotes que conciben su ministerio sólo como una gestión.

Jóvenes drogadictos
Por la tarde, monseñor Bergoglio lavó los pies a 12 jóvenes que se recuperan de la adicción a las drogas, durante una misa en la parroquia Virgen de Luján, en Parque Patricios. El purpurado repitió allí el gesto de Jesucristo hacia los discípulos en la Ultima Cena. "Nos enseña la actitud que como Iglesia debemos tener hacia los más desprotegidos del Pueblo de Dios", recordó. Antes de la comunión, Bergoglio se arrodilló delante de cada uno de los jóvenes provenientes de la Villa 21-24 y del Barrio Zabaleta para lavarles los pies y besárselos.
Previamente, el primado había pedido a los fotógrafos y a los camarógrafos que no tomaran los rostros de los jóvenes, "porque -explicó Bergoglio- son chicos que cayeron en el flagelo de droga que buscan recuperarse para reinsertarse social y laboralmente". (DyN-NA)
Comentarios