El carcelero que debía cuidar a Rejas había sido condenado por un homicidio - LA GACETA Tucumán

El carcelero que debía cuidar a Rejas había sido condenado por un homicidio

En 2012, cuando ya era policía, había sido involucrado en la muerte de un hombre de 30 años.

28 Sep 2021 Por Gustavo Rodríguez
1

EL JUICIO. Edgardo Marcelo Gómez, Gonzalo Pablo González y Gabriel Alberto Ocampo habían sido condenados. ARCHIVO (LA GACETA).

El carcelero que tenía a su cargo la tarea de custodiar a Roberto Carlos Rejas al momento de su fuga había sido condenado por un homicidio, aunque luego la Corte Suprema de Justicia decidió absolverlo.

Se trata de Gonzalo Pablo González, quien anoche custodiaba al condenado a prisión perpetua por los asesinatos de Milagros Avellaneda y Benicio Coronel, y a otros nueve detenidos en la División Bomberos de la Policía.

González había ido a juicio en 2012 junto a otros dos policías: Edgardo Marcelo Gómez y Gabriel Alberto Ocampo. Los tres estaban acusados de la muerte de Marcos Fabián Ybarra, un hombre de 30 años que fue asesinado de un disparo en la cabeza la noche del 28 de enero de 2012, cuando salió a buscar a sus hijos en la esquina de avenida Francisco de Aguirre y Juan Luis Nougués porque escuchaba disparos.

El tribunal de la Sala III de la Cámara Penal (integrado por Dante Julio José Ibáñez, Stella Maris Arce y Carlos Caramuti) resolvió por unanimidad dictar prisión perpetua para Gómez, a quien consideraron culpable de homicidio agravado, y 12 años de prisión para González y Ocampo, al considerarlos partícipes secundarios.

Sin embargo, los defensores lograron que la Corte revisara el fallo y finalmente el máximo tribunal decidió mantener la pena de Gómez y absolver a los otros dos policías.

Con esa decisión, González pidió su restitución a la fuerza y, tras una larga batalla judicial, lo terminaron reincorporando. Su destino fue la División de Bomberos, donde anoche debía custodiar a Rejas, quien se dio a la fuga.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios