La covid-19 se desparrama por Tucumán, pero se concentra en los grandes centros urbanos

03 Sep 2020 Por Martín Soto
1

CITY A PLENO. Largas filas se repiten a diario en la zona bancaria de la capital. / foto de antonio ferroni

Los grandes conglomerados urbanos son el “plato preferido” del coronavirus. Allí, donde cientos de miles de personas comparten, interactúan y se mueven cada día junto a otros cientos de miles, es donde el SARS-CoV-2 ataca con mayor potencia dado su altísima contagiosidad. Y en nuestra provincia, los departamentos que conforman el Gran Tucumán son clara evidencia de ello. En especial la capital, que ya concentra más de la mitad de los casi 3.000 casos de covid-19 que se confirmaron en Tucumán.

El secretario Ejecutivo Médico del Siprosa, Luis Medina Ruiz, señaló que si bien están atentos a lo que ocurre en toda el territorio, ponen especial vigilancia en los conglomerados urbanos. “No es lo mismo una provincia con baja densidad poblacional que una con alta densidad, como la nuestra. No sólo somos una provincia con alta densidad, sino que tenemos una capital con altísima densidad poblacional”, recalcó.

San Miguel de Tucumán tiene una superficie de apenas 91 kilómetros. Allí residen alrededor de 606.000 personas, lo que da una densidad poblacional de 6.600 habitantes por kilómetro cuadrado. Además, a diario ingresan otros cientos de miles, por lo que hay cerca de un millón de personas en un espacio muy reducido.

El Ministerio de Salud informó que Tucumán acumula 2.839 casos, de los cuales: 1.527 (53%) son de capital; 375 Cruz Alta (13%); 290 Tafí Viejo (10%); 202 Yerba Buena (7%); y 76 Lules (2%). Estos departamentos, que contienen las grandes ciudades que están separadas apenas por una calle, concentran el 85% de los positivos de la provincia. La tasa de duplicación de casos se da cada siete días.

Respecto a la situación de Tucumán, el funcionario sanitario insistió con que la curva de contagios va en pleno ascenso. “Cada persona positiva puede contagiar a tres o más, y en las calles vemos todavía mucha gente. Al haber circulación viral comunitaria, la cantidad de casos va a seguir en ascenso”, dijo. Advirtió que, por la experiencia de lo ocurrido en otras ciudades, la curva demanda entre uno y dos meses para amesetarse. “Cuando se ameseta es porque hay muchos pacientes contagiados y/o curados, pero para eso necesitamos varias semanas”, explicó.

Medina Ruiz dijo que la ocupación de camas comunes en el sistema público ronda el 50%, pero advirtió que las unidades modulares están vacías y pueden albergar a pacientes con síntomas leves. Hasta anoche, había 54 personas en camas críticas (29 en sector público y 25 en privado) y 18 con asistencia mecánica respiratoria (14 y 8, respectivamente).

Comentarios