Coronavirus en Tucumán: todavía faltan varias semanas para poder alcanzar el pico epidémico

Una magister en Salud Pública explicó que "la curva de contagios va a seguir subiendo".

02 Sep 2020 Por Martín Soto
2

MOVIMIENTO EN EL CENTRO. Aunque el COE restringió algunas actividades y limitó la circulación entre jurisdicciones, las calles del microcentro se siguen viendo cargadas de miles de tucumanos que salen a hacer trámites. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

La curva de contagios de coronavirus en Tucumán está en plena escalada. Septiembre llegó con 254 nuevos casos, según informó el Ministerio de Salud. El piso de positivos diarios parece consolidarse en “los 200 y pico”, ya que ayer fue la tercera jornada consecutiva con un reporte por encima de esa cifra.

Las autoridades del Sistema Provincial de Salud (Siprosa) habían indicado el fin de semana que el tiempo para la duplicación de casos viene en descenso y ya es de siete días. Y la matemática no falla: el martes 25 de agosto se habían informado 1.276 casos, y anoche el total era de 2.560. “Y la curva va a seguir subiendo”, advirtió a LA GACETA la doctora Viviana Crivelli, docente de la Facultad de Medicina de la UNT.

La también Magister en Salud Pública resaltó que en el gráfico que se forma con las cifras diarias que reporta la cartera de Salud, que conduce Rossana Chahla, queda en evidencia que la forma de la curva va en alza. “Se ve cómo empieza a subir y no está bajando todavía. Entonces va a seguir subiendo hasta que forme el famoso pico epidémico. Por lo tanto, uno puede esperar, de acuerdo a la forma de la curva y a la duplicación de casos, que está siendo en menos tiempo, que va a seguir un tiempo más”, manifestó. Agregó, no obstante, que lo que ocurre en Tucumán va en consonancia con lo que sucede en Argentina, con un crecimiento de positivos en covid-19.

Por qué crece tanto

Crivelli, profesora titular de la Cátedra de Salud Pública, explicó que la curva que se va formando es exponencial, por la forma en que se contagia el virus. “Estaba calculado que una persona contagie a otras tres; a su vez, que esas tres contagien a tres más. Lo mismo pasa con un brote de meningitis o sarampión: las curvas exponenciales son muy altas y rápidas, y después tienden a bajar. Sería diferente si se hablara de otras enfermedades transmisibles, como hepatitis B, que tiene más tiempo de incubación: las curvas no son tan rápidas y altas de golpe. Son más bien aplanadas, pero se prolongan en el tiempo. Con el coronavirus no porque los síntomas aparecen en una semana: la curva se hace exponencial. Y la única forma de pararla es aislarnos y no estar en contacto con otra persona, que es lo difícil hoy en día”, desarrolló. Y agregó: “pienso que tenemos varias semanas más así y después empezará a bajar”.

Por la proporción de casos según la cantidad de habitantes por departamento, la doctora señaló que en Cruz Alta el riesgo de contagios es levemente superior que en Chicligasta, Tafí Viejo o Capital. En tanto, dijo que hay menor riesgo en Simoca, Graneros y Trancas, entre otros.

Mirar la ocupación

La profesora de la UNT señaló que la suba de casos puede sobrecargar el sistema sanitario, algo que se debe evitar. Destacó que en la etapa estricta de la cuarentena la provincia amplió su capacidad de camas y respiradores, aunque aclaró que no tenía datos de ocupación. “Para estar tranquilos, no tenemos que llegar a una capacidad que supere el 70 u 80% de las camas; no hay que esperar que se sature (el sistema), porque ahí es cuando empieza otro problema, sobre todo en el personal de salud: la toma de decisiones de los pacientes”, explicó.

El Ministerio de Salud informó ayer que en el sistema público hay 21 pacientes en terapia intensiva y 10 con respiradores (20 y dos, en el sistema privado), pero no precisó cifras sobre la ocupación actual de camas.

Según Salud, el sistema público cuenta con un total de 400 camas críticas y 2.200 fuera de terapia.

Situación social

Para desacelerar la curva de contagios y no saturar el sistema sanitario, la médica exhortó a la ciudadanía cumplir con las recomendaciones sanitarias: el buen uso de barbijo, el lavado frecuente de manos y la distancia de dos metros con la otra persona.

Respecto al incumplimiento que hay de las recomendaciones, Crivelli opinó que puede haber mucha gente que bajó los brazos. “Debiéramos tener algún equipo pensando en qué hacer, desde el punto de vista económico, y cómo ayudar. Me parece que ese es otro punto importante que va a derivar en otro problema de salud diferente y va a afectar a las personas con enfermedades crónicas por el estrés”, concluyó la profesional.

Comentarios