Cadetes: “no queremos otro laburante asesinado”

Una vez más los repartidores autoconvocados se concentraron en plaza Independencia para reclamar por los constantes asaltos

FRENTE A CASA DE GOBIERNO. Los repartidores exigieron justicia por Guillermo Sahad y exigieron mayor seguridad en las calles. FRENTE A CASA DE GOBIERNO. Los repartidores exigieron justicia por Guillermo Sahad y exigieron mayor seguridad en las calles. LA GACETA / FOTOS DE JOSÉ NUNO

Los Cadetes Autoconvocados se movilizaron por el centro de la capital exigiendo seguridad en las calles y reclamando justicia por el crimen del repartidor Guillermo “Willy” Sahad, de 60 años, quien fue asesinado el miércoles cuando esperaba para entregar un pedido en Monteagudo al 400. Los manifestantes comenzaron la marcha en Sarmiento y Laprida y se dirigieron por 25 de Mayo hasta Casa de Gobierno; allí los familiares de algunas víctimas esperaban con sus banderas para acompañar el reclamo. La foto de “Willy” estaba pegada en cada moto y conservadora.

“Esto era lo que buscábamos, que la sociedad nos acompañe en este reclamo, porque es un llamado de atención: exigimos el derecho a la seguridad como ciudadanos”, señaló Gonzalo Zamorano, uno de los voceros de los repartidores. “En diciembre, en la última marcha, remarcábamos: no esperen a que maten a otro de nosotros. Lamentablemente hoy estamos en esa situación”, agregó. El crimen de Sahad se suma a los de dos cadetes ocurridos en 2020. “El caso de Guillermo vuelve a golpearnos como fueron los de Alejandro Sánchez y de Javier Gómez. Es lamentable porque no tendríamos que estar en esta situación, mucho menos cuando salimos a reclamar advirtiendo que esto podía volver a pasar, les dijimos que nos estaban matando en las calles, y por eso hoy recibimos el apoyo de las víctimas de la inseguridad”, analizó.

Raúl Sánchez y Mary Pachilla, los padres de Alejandro acompañaron la protesta con fotos de la víctima. “A mi hijo lo mataron como a un perro para quitarle la moto. El próximo mes empieza el juicio contra los cuatro acusados. Hoy venimos porque no queremos que a otro laburante le quiten la vida así. Los cadetes trabajan día a día, no somos delincuentes que venimos a romper vidrieras, sin embargo mire la cantidad de policías que ponen para cubrir la Casa de Gobierno”, puntualizó la mujer. “Exigimos seguridad, hoy escuchaba al gobernador (Osvaldo Jaldo) diciendo que él da la cara, pero ¿qué hacemos con eso si no se acompaña con medidas de seguridad?”, agregó.

“Tenemos más logística”

Otro de los referentes que habló en nombre de los Autoconvocados fue Agustín Lazarte.

“Esto es una marcha pacífica exigiendo soluciones. Si se tienen que ir jueces, fiscales o quienes corresponda, que se vayan. Pongan gente con buena voluntad para solucionar los problemas. Hace tres años que nos venimos convocando. Tuvimos algunas reuniones donde nos dijeron empezaremos a hacer esto y se hará aquello; pero lo único que se concretó es que se para a los cadetes en la calle. Nada más. No se solucionó nada. No se implementó los GPS como prometían, no se apuró los allanamientos”, reclamó.

Varios manifestantes exhibieron un cartel frente a la Policía que rezaba: “tenemos más logística que ustedes para que nos manden a hacer la denuncia”. Sobre eso Lazarte explicó: “es exactamente eso. Evidentemente tenemos una mejor logística. Podemos hacer averiguaciones, investigaciones, nos enteramos antes dónde están los celulares y las motos robadas, sabemos dónde son los desarmaderos, sabemos quiénes venden droga. Sabemos todo. Estamos en la calle las 24 horas”.

“Hoy viendo estas banderas nos sentimos muy apoyados. El pueblo se está levantando y si ellos (el Gobierno) no empiezan a mejorar las leyes, esto no dará para más. El sábado tuvimos tres asaltos más a compañeros; uno de ellos dentro de las cuatro avenidas y encima le dieron una feroz golpiza a la víctima: terminó en el hospital”, indicó el vocero.

“El domingo a las 13, mientras trabajaba me atacaron dos ladrones que a punta de pistola me querían quitar la moto. Me hicieron dos disparos para asustarme. Se llevaron mi vehículo, mi teléfono y plata”, le dijo a LA GACETA José Leandro Medina quien fue atacado en América y Luis del Prado. “Fui a hacer la denuncia, como corresponde, y no tuve ninguna solución hasta el momento. La moto sigue circulando en manos de los ladrones, mis compañeros lo han visto”, aseguró.

Sobre el crimen de Sahad, Medina sostuvo: “Guillermo era otro compañero, un trabajador más que laburaba día y noche, con frío o calor para llevar el pan a la casa. Esto no puede ser, sigue siendo lo mismo a pesar de los reclamos. Les siguen robando a los compañeros y así no se puede seguir trabajando. Exigimos justicia para Guillermo y su familia”.

Diego Nicolás Quintana, quien mostraba las lesiones que le quedaron de otro ataque expresó: “esto es el colmo. Estamos cansados ya. Exigimos que el gobernador Jaldo y la Justicia tomen cartas en el asunto, que se condene rápido al asesino pero también que se deje de limitar a la Policía para actuar como tiene que ser, si no estos crímenes seguirán pasando y todo terminará peor. Será la ley de la selva”.

Por su parte, el gobernador y el ministro de seguridad Eugenio Agüero Gamboa anunciaron algunas medidas contra el narcotráfico en un acto desarrollado en Yerba Buena. El programa se conocerá como Operativo Lapacho.

En 2020: mataron a dos cadetes para robarles la moto

En mayo de 2020 Alejandro Sánchez salió de casa para ir a la sandwichería donde trabajaba. Cuando circulaba por avenida Colón al 1.400 cuatro ladrones lo rodearon para quitarle su motocicleta. La víctima aceleró para escapar pero terminó cayendo del vehículo producto de dos disparos que le quitaron la vida. En septiembre de ese año, Javier Gómez había terminado su jornada de trabajo y se dirigía a casa cuando delincuentes le pegaron un garrotazo para hacerlo caer de la moto, en avenida de Circunvalación. La víctima fue llevada al hospital Padilla pero falleció por la gravedad de las lesiones.

Comentarios