Con grúas y vigas gigantes, el puente de El Corte comienza a tomar forma

Cada una de las piezas mide 30 metros de largo y pesa 40 toneladas. El operativo fue impactante. Qué plazos se manejan para terminar la obra y qué pasará con el camino precario si crece el río.

21 Nov 2019 Por Soledad Nucci

Era imposible no mirarlas. El martes por la tarde, los yerbabuenenses que coincidieron a su paso por la avenida Aconquija con el momento en que eran trasladadas las vigas del nuevo puente del río Muerto, se voltearon a observarlas. Cada una de esas cinco piezas pesa 40 toneladas y mide 30 metros de largo. Además, iban en un llamativo transporte: en un extremo, estaban apoyadas en el remolque de un camión; en el otro, en un eje con dos ruedas, llamado boogie. Ayer quienes transitaron por El Corte también pudieron contemplar otra impactante escena de la ingeniería civil: el montaje de esas estructuras, que se realizó mediante la técnica de izado con grúas. 

Hasta los trabajadores de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) -que se supone estarían habituados a estas cosas- extendían sus celulares para filmar el momento exacto en el que dos grúas levantaban las vigas de sus puntas, cada una a su turno, y las asentaban sobre otras dos vigas cabeceras con la increíble suavidad con la que se toca la piel de un bebé. La próxima tarea, que iba a efectuarse en las horas siguientes, consistía en acomodar las vigas en su punto exacto. Sin embargo, el ingeniero Benjamín Robinson, el inspector a cargo de la obra por parte del organismo estatal, advierte que no serán fijadas al suelo, sino que se las situará sobre una malla de neopreno, debido a los movimientos de dilatación del suelo.

DESVÍO. Los vehículos pasan por el río; de fondo se ve una de las grúas.

Robinson anhela que para fines de diciembre se coloque la carpeta del futuro puente, a fin de que los habitantes de esa zona puedan transitar por allí en el caso de que una tormenta inutilice el camino precario que se habilitó luego de la demolición de la vieja conexión; se encuentra en el lecho mismo del río.

El ingeniero adelanta que se está planteando introducir una modificación a lo proyectado originalmente, pues se ha visto que los terraplenes son inestables. “Se decidió hacer un trabajo para reforzarlos. Eso exigirá más tiempo de obra pero les dará más estabilidad”, añade.

El proyecto para reemplazar el puente del río Muerto comenzó a ser impulsado por Vialidad de la Provincia en 2017, después de que una tormenta, en marzo de 2015, pusiera en duda la estabilidad de la estructura y desnudara los efectos de la extracción de áridos. En estos últimos cuatro años, además, en varias ocasiones se prohibió el tránsito de vehículos pesados.

En diciembre de 2018, el Gobierno convocó a una licitación pública. La empresa Hugo Cerviño Constructoras ganó esa compulsa. El plazo de obra se fijó en seis meses y el acta de inicio se firmó en junio pasado. Así las cosas, debería culminar en diciembre de este año. Empero, las tareas estuvieron demoradas debido a un accidente ocurrido a mediados de julio, cuando un trabajador murió a causa de un desmoronamiento.

El proyecto consiste en el montaje de una nueva conexión, de 30 metros de largo y poco más de 11 metros de ancho. La anterior tenía 15 metros de largo y seis de ancho.

DESDE EL RÍO. Así se ven las vigas desde el lecho del río Muerto; fueron colocadas allí ayer con grúas por la mañana.

Comentarios