Tras 15 años de pago “a voluntad”, buscan regular el estacionamiento pago en el centro

El 22 de febrero será la apertura de las propuestas de la licitación pública de la Municipalidad para regularizar el cobro de “trapitos”.

27 Ene 2019 Por Martín Dzienczarski
1

SIN REGULACIÓN. Desde que de rescindió la concesión del servicio en 2005, no es obligatorio el pago a quienes se desempeñan como “cuidacoches”. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

La Municipalidad de San Miguel de Tucumán espera poner fin a casi 15 años de estacionamiento desregulado en las calles. Desde 2005, cuando la Intendencia rescindió la concesión vigente, la tarifa por estacionar el auto en el centro quedó acotada al “pago a voluntad”. El secretario de Gobierno, Walter Berarducci, comentó que ya está en marcha el proceso de licitación: “el 22 de febrero es la fecha prevista para la apertura de ofertas de la licitación pública para concesionar el sistema de estacionamiento pago y medido en el área céntrica, en 200 cuadras del sector llamado ‘cuatro avenidas’”.

El pliego contempla la propuesta de un sistema para el cobro del estacionamiento en 292 cuadras, por 10 años. “Buscamos la normalización, la regulación y la formalización del uso de la vía pública, que es un bien de dominio público y de uso común. Cuando se realiza un uso exclusivo, como estacionar un auto, debería contemplarse una contraprestación hacia el estado municipal. Eso buscamos: que se conozca una tarifa, los responsables del cobro y los servicios que se obtienen con el pago”, explicó el funcionario.

Berarducci detalló que el pliego no se “encorsetó” a un sistema específico de pago: los técnicos del municipio contemplarán por igual el pago tradicional con una persona cobrando con comprobantes o el uso de aplicaciones de celulares.

“Se avanzó con esta medida por los reclamos de un vasto sector que usa frecuentemente el estacionamiento en la calle, y padecen malos tratos, amenazas y presiones. No quiero generalizar, porque terminarán pagando justos por pecadores. Muchos cuidacoches brindan un servicio hace mucho tiempo en las cuadras de la ciudad y son casi parte del mobiliario urbano, en el sentido de que tienen una relación de mucha confianza con los vecinos. Pero tampoco se puede negar que cada tres días tengo denuncias formales de vecinos que dicen que en tal o cual cuadra alguien lo agredió, presionó o se produjeron daños en los autos”, continuó Berarducci.

A comienzos de año, los reclamos de algunos vecinos se multiplicaron luego de que se difundiera en las redes sociales el mensaje que un “trapito” dejó en un parabrisas: “Por favor, no se olvide de pagarme los $ 160. Si no me paga, no le cuido más. No voy a correr riesgos con los motochorros si le hacen algo al auto por robo o rayaduras. Gracias, que Dios lo bendiga”.

Conflicto en el Concejo

La licitación abrió una polémica en el Concejo Deliberante. En la última sesión del año pasado, los concejales de la oposición al intendente, Germán Alfaro (Cambiemos), aprobaron un proyecto de ordenanza para derogar la norma que habilitaba al llamado para licitar el estacionamiento pago. Sin embargo, la Municipalidad vetó totalmente la iniciativa sancionada.

“El Concejo aprobó ese proyecto para confeccionar de nuevo el pliego que se adecue a las tecnologías actuales y a la realidad de la ciudad. Lamentablemente nos dimos, una vez más, con un nuevo acto que pone en duda la transparencia del Ejecutivo, porque llaman a una licitación con una ordenanza que está caduca, se cumplió con el objetivo y ya no debería estar vigente”, reprochó el peronista José María Franco, autor de la iniciativa. El concejal consideró que, como en 2015 el entonces intendente Domingo Amaya realizó un llamado para licitar el servicio -que no se concretó-, el nuevo llamado debería realizarse con un nuevo pliego.

“La ordenanza con la que se llamó ahora a licitación es de 2015. En aquella ocasión se preadjudicó el servicio a una empresa pero luego se caducó el proceso. Cuando pedimos informes, no nos remitieron los datos requeridos. Y ahora nos vetaron el proyecto que derogaba el pliego porque dicen que se inició el proceso, pero eso fue después del veto”, reclamó Franco. “Es igual a lo que pasó con la  licitación de las líneas de colectivo 10 y 12, que llamaron a licitación con pliegos desactualizados”, agregó.

Berarducci desestimó las protestas del concejal. “El veto fue porque ya estaba iniciado el proceso de licitación. Ya se habían iniciado los trámites administrativos y luego llegó la comunicación de la sanción, por eso se la vetó. Fue debido a una cuestión netamente técnica”, expuso el funcionario. ¿No se había preadjudicado el servicio?, se le consultó. “No, no hubo preadjudicación. Se hizo el llamado, hubo tres oferentes (Sutec SA; Rowin SA, Elinpar SA, UTE; y Parxin SA). Las propuestas fueron analizadas y se recomendó que se la declare fracasada porque no se cumplían con los requisitos”.

Pese a la polémica, Berarducci destacó el objetivo de la medida: “buscamos que vuelva a legalizarse el estacionamiento pago en las calles”.

Nueva protesta de trapitos

Se manifestarán mañana en la intendencia

Agrupaciones de “cuidacoches” o “trapitos” adelantaron que mañana volverán a marchar a la Municipalidad, para solicitar que sean contemplados en el próximo sistema de cobro de estacionamiento medido en el centro. “Exigimos que se nos respete porque este es nuestro trabajo. La mayoría de los cuidacoches tiene una educación extraordinaria y repudia el accionar de esa persona. Pero, ¿el municipio va a sancionar a todos por lo que hizo uno?”, había dicho Omar Díaz, de la Corriente de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep).

La postura de “Aparkar”: “no podemos pelear la licitación”

“No estamos en condiciones de pelear la licitación porque no estamos en igualdad de condiciones. De lo que si estoy seguro es que siempre voy a defender la fuente de trabajo, en especial una noble como la nuestra”, había dicho en la semana Hugo Soria, titular de la Cooperativa de Trabajo Aparkar Limitada. “Nosotros no somos los que rayan o golpean los autos. Esos son los que nos dejan mal parados. No prohíbo que nadie trabaje, pero que lo hagan dignamente”, había defendido su tarea el cooperativista Gustavo “Mocho” Serrano.

292 cuadras del centro se licitarán para el cobro de estacionamiento medido en la capital.

$ 60 es la tarifa acordada que cobran, en promedio, algunos cuidacoches por el turno en el centro.

Esta nota fue anteriormente contenido premium y sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios