Lula denunció que la extrema derecha intenta sacarlo de la carrera presidencial en Brasil

El ex mandatario lidera las encuestas mientras purga una condena de 12 años de prisión por corrupción.

14 Ago 2018
1

POPULAR. A meses de las elecciones Lula marcha al tope de la voluntad de voto de los brasileños. ARCHIVO

El encarcelado ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva acusó a una "extrema derecha" en su país de intentar impedirle ser otra vez candidato presidencial, en un artículo de opinión publicado hoy en el diario "The New York Times".

"Como todas las encuestas muestran que yo ganaría fácilmente las elecciones de octubre, la extrema derecha de Brasil está intentando sacarme de la carrera", escribió Lula en el texto firmado en Curitiba, la ciudad donde el ex mandatario purga desde abril una pena de prisión de 12 años por corrupción.

Lula, que sigue siendo el político más popular de Brasil pese a su condena, también acusó a la Justicia de participar en un "golpe a cámara lenta" con el que las "élites de derecha" intentan marginar políticamente a las fuerzas de izquierda.

"Si ellos quieren derrotarme de verdad, háganlo en las elecciones", reclamó el popular ex mandatario (2003-2010). Lula lidera claramente los sondeos para las elecciones del 7 de octubre, con un 30 % de los apoyos, aseguró DPA.

La situación del ex líder obrero divide a Brasil desde hace meses y ha profundizado la crisis institucional en la democracia más grande de América Latina.

El Partido de los Trabajadores (PT) designó a Lula recientemente como candidato presidencial y pretende inscribir la candidatura el miércoles ante las autoridades electorales en Brasilia.

Varios movimientos sociales de izquierda anunciaron movilizaciones masivas para apoyar la inscripción. Se espera que un tribunal electoral excluya en las próximas semanas la candidatura de Lula por una ley que prohíbe ser candidatos a personas con problemas judiciales.

La previsible exclusión de Lula aumentará la incertidumbre en torno a una elección vista como crucial para el gigante sudamericano.

Brasil está sumido desde hace años en una grave crisis política por una enorme trama de corrupción descubierta en torno a la petrolera estatal Petrobras, y que salpica a prácticamente toda la clase política.

La crisis ha beneficiado el ascenso del radical de derecha Jair Bolsonaro, favorito en los sondeos si Lula no es candidato.

El caso de Lula, muy popular entre las clases más pobres por los exitosos programas sociales durante sus Gobiernos, es controvertido por la dureza del castigo.

Algunos críticos señalan que otros acusados conocidos, como el actual presidente, el conservador Michel Temer, no han sido juzgados hasta ahora pese a las acusaciones formales contra ellos. El Congreso se negó el año pasado a levantar la inmunidad de Temer.

Comentarios