Bólidos que recuperan y reutilizan energía para lograr un plus en la pista

Uno de los más importantes avances tecnológicos implementados en los últimos tiempos en la F1 es el Sistema de Recuperación de Energía, conocido mejor por ERS (Energy Recovering System).

13 May 2018
1

VANGUARDIA. La F1 es la categoría que más tecnología utiliza en el automovilismo. reuters

El automovilismo siempre estuvo a la vanguardia de la aplicación tecnológica. La búsqueda de velocidad y de seguridad, sumado al avance de la eléctronica, convirtieron la Fórmula 1 (F1) -máxima categoría del automovilismo mundial- en una de las disciplinas con mayor funciones tecnológicas.

En 2001 comenzaba la etapa más gloriosa de Ferrari de los últimos años, con la obtención de cinco títulos de manera consecutiva, a manos de Michael Schumacher. El equipo italiano alcanzó un nivel tan alto de perfección que parecía imbatible. Aplicaban diferentes tecnologías, y las conjugaban entre sí. A modo de ejemplo, basta contar que en días de carreras para los cuales se pronosticaba lluvia el equipo conocía el momento exacto en que empezaría a caer el agua, lo que les permitía adelantarse a los rivales.

Los avances son tales que cada equipo es muy cuidadoso con sus desarrollos, incluso, en la categoría está penado el espionaje. De manera paralela a la F1, se está fortaleciento una categoría con vehículos absolutamente eléctricos, que no consumen combustible y cuidan el medio ambiente: la Fórmula E.

Uno de los más importantes avances tecnológicos implementados en los últimos tiempos en la F1 es el Sistema de Recuperación de Energía, conocido mejor por ERS (Energy Recovering System). Esta herramienta recupera la energía liberada por los gases de la combustión del motor y por el calor generado en los frenos del auto. El ERS genera 160 caballos de fuerza adicionales, que pueden ser utilizados por el piloto en un momento clave de la carrera, durante unos 33 segundos por vuelta.

El motor resulta más eficiente porque utiliza un 35% menos de combustible. El ERS es la evolución del KERS (Kinect Energy Recovering Sistem), que se había puesto en práctica en 2009. Este solamente recuperaba el calor generado por los frenos, lo convertía en energía que alimentaba una batería que le proporcionaba una potencia extra de 80 caballos de fuerza, durante seis segundos por vuelta.

Temas

Fórmula 1
Comentarios