Un mediodía distinto, teñido por la pasión

Miles de aficionados participaron, al mediodía, de la espectacular bienvenida a los jugadores. Se trató de concretar una conferencia de prensa, pero no estaban dadas las condiciones para hacerla. La hinchada le brindó un apoteótico recibimiento al plantel cuando arribó al aeropuerto local.

CONVULSIONADO. El hall principal del aeropuerto se vio desbordado por la hinchada de San Martín.LA GACETA / FRANCO VERA CONVULSIONADO. El hall principal del aeropuerto se vio desbordado por la hinchada de San Martín.LA GACETA / FRANCO VERA
28 Mayo 2008
¿Cómo se puede hacer para explicar periodísticamente tantas muestras de pasión como las vividas ayer en el aeropuerto internacional "Benjamín Matienzo"?
Si el hincha de San Martín tenía que rendir algún examen por su sentimiento hacia el club de La Ciudadela, ayer aprobó con un sobresaliente y exhibió la pasión que lo caracteriza desde siempre.A las 10.30 comenzó a llegar del primer contingente de simpatizantes "santos". Entre ellos estaban César Vargas y su esposa Ana Lucía Soria, que tenía en sus brazos a su hijo Santiago, de sólo 11 meses, ataviado con la indumentaria roja y blanca. "Vinimos de Colombres (Cruz Alta); no queríamos perdernos la ocasión de agradecerles a estos muchachos la satisfacción que tenemos porque San Martín volverá a jugar con los mejores equipos del país", dijo César tras acomodarle el gorrito a su hijo.
Cualquier tipo de medio de movilidad imaginable fue utilizado para llegar hasta Cebil Pozo. El clima se tornó más festivo cuando la gente ingresó al hall principal del aeropuerto para exteriorizar su alegría.Cuando la muchedumbre se enteró de que los jugadores directamente iban a subir al micro que los esperaba al borde de la pista, buscó el modo de escapar a la vigilancia policial, pero no tuvo éxito.
A las 12.35 el avión aterrizó. A continuación la delegación bajó y, como estaba planificado, subió al micro. A partir de ese momento, la salida del aeropuerto fue un caos, pues los jugadores, para tratar de responder a las muestras de cariño, se subieron al techo del vehículo que los transportaba. Así, a paso de hombre, comenzaron a avanzar con destino a la capital.
Los futbolistas vieron más tarde que en la autopista Presidente Perón miles de personas los esperaban para vitorearlos. La caravana ingresó a la capital por avenida Gobernador del Campo, para luego tomar por las avenidas Soldati, Brígido Terán y Roca. Finalmente, transitó por calle Pellegrini para arribar recién a las 16.55 al estadio de La Ciudadela.
El grupo entró a La Ciudadela varias horas después de haber partido desde la estación aérea, distante sólo 20 kilómetros.

Otro momento especial
Uno de los que más contentos estaba a su llegada a Tucumán fue René "Gallo" Juárez, el gerente del departamento fútbol de la entidad de La Ciudadela. "Es el tercer ascenso que conseguí con San Martín. A esto, debo agregarles los que logré en mi época de jugador en Atlético Ledesma, de Jujuy. Son los momentos lindos que nos da la vida", destacó.

Comentarios