PATOLOGÍAS DE LA COLUMNA

Hernia discal: una nueva técnica endoscópica soluciona el problema, pero sólo en casos seleccionados

Fue creada hace 15 años y ya llegó al país. Sin embargo, no la usan en todos los centros mundiales de cirugía de columna, afirman neurocirujanos
Compartir
¡QUÉ DOLOR! Actualmente se solucionan todos los problemas por compresión y pinzamiento radicular, canal lumbar estrecho o hernias de disco. LA GACETA / ARCHIVO

En los últimos años los procedimientos quirúrgicos a cielo abierto, es decir las grandes incisiones tradicionales, comenzaron a darle paso a las nuevas técnicas miniinvasivas que requieren pequeñas incisiones en la zona intervenir. Estos métodos tienen por objeto disminuir el tamaño de la herida y el tiempo de recuperación postoperatorio. Por lo general permanecen internados entre 12 y 48 horas.

Recientemente desembarcó en la Argentina una técnica denominada Endospine, utilizada en operaciones de columna. Fue desarrollada hace 15 años por el médico francés Jean Destandau, miembro de la Sociedad Internacional de Cirugía de Columna, quien ya concretó más de 7.000 cirugías de este tipo.

El procedimiento consiste en realizar una incisión muy pequeña a través de la cual se introduce una cámara que posibilita tener una buena visualización de la zona a operar en una pantalla de televisión de 30 o 40 pulgadas.

Menos dolorosa

El médico argentino que está utilizando este procedimiento quirúrgico es el doctor Cristian Fuster, jefe de la Clínica de Dolor del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco), coordinador del Servicio de Neurocirugía del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro, y miembro del servicio de Neurocirugía del Hospital Austral. "Al igual que ocurre con cualquier técnica de estas características, la cirugía es menos dolorosa porque hay menor trauma muscular y menor incisión de piel. "La recuperación postoperatoria es casi inmediata. Una vez despiertos de la anestesia, a las dos o tres horas pueden comenzar a caminar, y a dos o tres días pueden empezar a trabajar y a hasta hacer algún tipo de actividad física", detalló Fuster.

Aplicaciones

Por lo general se la aplica en todas las personas que sufren dolor lumbar o ciático, para las que tienen hernia de disco y canal lumbar estrecho, o bien compresión y pinzamiento radicular. Concretamente: puede ser utilizada en todos los pacientes que no respondan a los tratamientos kinesiológicos, analgésicos y otras formas no quirúrgicas de tratar estas enfermedades.

"Actualmente, existen diversas técnicas denominadas endoscópicas o percutáneas endoscópicas, pero no todas son iguales. Con Endospine, los neurocirujanos tenemos la posibilidad de ver en directo, a través de una cámara y sobre una pantalla, la anatomía de la columna. Las principales ventajas, entonces, son la posibilidad de ver con gran aumento el sector donde se trabaja y -gracias a la forma del endoscopio- no perdemos jamás de vista la punta de los instrumentos. Esto quiere decir que tenemos el control permanente del acto quirúrgico, sin la necesidad de contar con apoyo externo, como puede ser un equipo de rayos o un microscopio", detalló el especialista.

"Son experimentales"

Por su parte, el médico Alejo Vernengo Lezica, especialista en columna y consultor del Hospital de Niños de San Isidro, al ser consultado por la agencia Pro-Salud News refirió: "actualmente, hay muchas técnicas endoscópicas que se usan para la columna -sobre todo para hernia de disco- pero que todavía son experimentales, es decir, no constituyen el gold standard. Muchos de estos métodos deben ser aplicados en una mayor cantidad de pacientes para demostrar que efectivamente representan una gran ventaja? respecto a los métodos a cielo abierto".

El neurocirujano tucumano, José Goldman, no opina lo mismo que Vernengo Lezica. "No se puede decir a esta altura -subrayó a LA GACETA- que la aplicación del procedimiento quirúrgico en cuestión sea experimental. La técnica endoscópica se encuentra dentro del grupo de técnicas mínimamente invasivas e incluso percutáneas. En general, la nueva tendencia en todas las áreas de la cirugía son incisiones más pequeñas, menos complicaciones, menos tiempo de internación. Yo aplico la neuroendoscopía, aunque específicamente en columna no tengo experiencia en Tucumán. Sí en Israel, donde cada vez se la utiliza más para resolver procedimientos muy complejos, que nunca hemos imaginado resolverlos de esta manera".

Goldman recordó que siempre existe la posibilidad de convertir el procedimiento endoscópico en una cirugía abierta (como ocurre en las cirugías de vesícula, por ejemplo). Es decir, comenzar con una pequeña incisión y terminar a cielo abierto porque no se puede solucionar el problema de la otra manera.

Para casos específicos

En su opinión, los resultados son muy buenos en casos seleccionados y con cirujanos entrenados. También destacó que el instrumental es muy especifico, caro y no se practica en todos los centros de salud. "Repito: no se puede decir que la técnica está en fase experimental. Se la viene usando hace años y su indicación se va extendiendo debido a los buenos resultados obtenidos, como ocurre con la mayoría de las técnicas mínimamente invasivas. Pero no sirve para todos los pacientes o casos. Es una alternativa válida, pero para casos seleccionados", advirtió.

Es útil en cavidades

Otro neurocirujano tucumano, Álvaro Campero -que obtuvo varios premios internacionales por sus trabajos de investigación y por las técnicas que creó para operar tumores en el cerebro- coincidió en líneas generales con las expresiones de Goldman, aunque fue muy cauto al referirse al procedimiento quirúrgico de marras (técnica Endospine).

"Debemos reconocer que la endoscopía es actualmente un método muy utilizado en medicina, pero resulta realmente útil en lugares con cavidades como el peritoneo, el tórax y los ventrículos del cerebro, por ejemplo. En la columna, si bien se la emplea desde hace varios años, no demostró ser mejor que las técnicas clásicas", sentenció el especialista.

Al igual que Goldman, Campero aseguró que la mayoría de los centros importantes de cirugía de columna del mundo no la utilizan. "Así lo corroboré personalmente en mis múltiples viajes y participación en congresos internacionales. En Tucumán operamos las hernias de disco lumbares con microscopio. Solucionamos el problema en muy poco tiempo y el posoperatorio es rápido. La incisión en piel es de 2 cm; la cirugía dura 50 minutos y a las 12 horas se le da el alta al paciente", detalló Campero.

Necesita aval científico

El neurocirujano comentó que el 24 de diciembre último, a las 10 de la mañana, operó una chica con una hernia discal y las 8 de la noche regresó a su casa caminando lo más bien. "Muchas veces se difunde una nueva técnica por cuestiones de marketing ¡Cuidado con esto! Se puede asegurar que una técnica es efectiva para resolver determinados problemas cuando cuenta con aval científico. Antes, no. Es poco serio. Personalmente no le encuentro mucho sentido", reflexionó Campero.

Más como esto