Terminó el referendo en Bolivia y hubo un muerto a causa de los incidentes

Se produjeron manifestaciones en pueblo cercanos a Santa Cruz y se registraron decenas de heridos. El Gobierno de Morales considera ilegal a la consulta y sostiene que se trata de una conspiración de EEUU para dividir al país.

04 May 2008

SANTA CRUZ, Bolivia.- El referendo sobre el estatuto autonómico del departamento boliviano Santa Cruz terminó esta tarde en medio de un clima de tensión y movilización en todo el país que dejó un muerto y decenas de heridos.

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, aseguró que los ciudadanos fueron a votar "en un ambiente festivo", mientras el ministro del Interior, Alfredo Rada, aseguró que la jornada estuvo caracterizada por "enfrentamientos e irregularidades".

A acusa de los incidentes que se registraron en varios pueblos cercanos a Santa Cruz, un anciano murió debido a la inhalación de gases lacrimógenos que fueron lanzados durante enfrentamientos entre partidarios y opositores al gobierno de Evo Morales, en el barrio de Plan 3.000, según difundió la televisión local.

El cuerpo del hombre fue trasladado a la morgue, según confirmaron miembros de la Corte Departamental Electoral. Los reportes de la prensa boliviana indican que hay cerca de treinta heridos, uno de ellos de gravedad, en Santa Cruz.

Los centros de votación que funcionaron durante ocho horas empezaron a hacer un paulatino recuento de votos, informó el presidente de la Corte Electoral Departamental, Mario Orlando Parada, quien estimó que en las próximas horas se podría tener los primeros resultados oficiales.

Más de 900.000 personas estaban habilitadas para votar en este referendo convocado por el gobierno departamental y el poderoso comité cívico que reúne a los más importantes empresarios de la región.

La organización de los comicios estuvieron a cargo de la Corte Electoral Departamental sin el aval de la Corte Nacional Electoral, que consideró ilegal el referendo.

El Plan 3000, un barrio de trabajadores al sur de la ciudad y con mayoría política en favor del presidente Evo Morales, se convirtió en foco de trifulcas entre vecinos a favor y en contra de la consulta autonómica, convocada por el poderoso prefecto del departamento, Rubén Costas.

El gobierno se niega a atribuirle el menor valor jurídico a la consulta, que según encuestas previas a la votación daban al Sí a la autonomía un apoyo del 70% a 75%.

Otros tres departamentos bolivianos realizarán sus propias consultas autonómicas en junio. (AFP-NA-Télam-DPA)

Comentarios