Un juez elevó a juicio oral la causa por la muerte de Diego Maradona: los ocho acusados

El debate se desarrollaría entre fines de 2023 y principios de 2024.

DIEGO ARMANDO MARADONA. Al momento de su deceso era DT de Gimnasia de La Plata. Foto de Télam DIEGO ARMANDO MARADONA. Al momento de su deceso era DT de Gimnasia de La Plata. Foto de Télam
22 Junio 2022

Las circunstancias en que falleció el astro futbolístico Diego Armando Maradona, así como los eventuales responsables por su deceso, serán ventiladas en un debate oral y público.

El juez de Garantías, Orlando Díaz, firmó la elevación a juicio de la causa, en la que figuran los nombres de ocho acusados. Se espera que el proceso comience entre finales del 2023 y principios del 2024, y dure varios meses.

Los imputados son: el neurocirujano Leopoldo Luciano Luque, la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz, Nancy Edith Forlini, los enfermeros Gisella Dahiana Madrid y Ricardo Omar Almirón, su jefe Mariano Perroni y el médico clínico Pedro Pablo Di Spagna.

Todos están acusados del delito de homicidio con dolo eventual, un delito que prevé una pena de entre ocho y 25 años, consignó el sitio Infobae.

En el inicio del pedido de elevación a juicio presentado en abril, los fiscales Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, que investigaron los últimos días del Diez, plantearon la existencia de un “cúmulo de conductas penalmente relevantes” que “condujeron” a Maradona a su “triste fallecimiento”.

“La prueba conducía, inicialmente, a mostrar la responsabilidad de los doctores Luque y Cosachov, con injerencia directa en el resultado muerte, permitieron dar andamiaje a otras pruebas. Eso condujo a detectar la responsabilidad de Díaz como integrante del cuerpo médico tratante, de los responsables de las empresas que coordinaron la fallida internación domiciliaria (Forlini y Perroni), de los enfermos presentes en el momento más crítico (Almirón y Madrid) y del médico clínico designado para esa temeraria internación domiciliaria (Di Spagna)”, escribieron los investigadores.

Luego, en el documento, los fiscales hicieron una mención especial a la injerencia de la famosa “junta médica”, que reunió a veinte profesionales de la salud que analizaron la situación médica de Diego, con su autopsia realizada en la Morgue de San Fernando y su historia clínica completa: “La junta interdisciplinaria, desarrollada con un sinnúmero de peritos de alto prestigio de diversas especialidades derivó en, sobre todas las cosas, las responsabilidades penales que están a la vista. Diecisiete de veintidós peritos, que contaron con la totalidad del material que era necesario para ese estudio, elaboraron esas conclusiones inequívocas”.

Además, en las primeras páginas, los fiscales redactaron una conclusión antes de desmenuzar cada una de las pruebas: “Nos encontramos hoy a poco más de un año de su muerte con certezas, y en condiciones de afirmar, que las personas que hoy, en éste requerimiento se mencionan, han tenido responsabilidad penal en el fallecimiento de Diego Armando Maradona”.

En el resto del escrito, los fiscales realizaron un resumen de los distintos chats y audios que constan en el expediente. Muchos de los cuales fueron expuestos por Infobae en el documental “La muerte de Maradona”. Además, valoraron cada una de las declaraciones indagatorias que realizaron los imputados y de las testimoniales que se sumaron a la causa.

Lo redactado por los investigadores de San Isidro es particularmente duro con los profesionales de la salud acusados. “Los imputados no son otros que los que deben estar sentados en el banquillo. Deben responder por aquel cúmulo de acciones y omisiones notoriamente burdas que incrementaron de manera elocuente el riesgo permitido concretando el fatal desenlace del mayor ídolo del fútbol mundial que, a todas luces, hubiese podido evitarse. Las omisiones de actos específicos que debían ejecutar colocaron a la víctima en una situación de desamparo pocas veces vista librándolo a su suerte”, insistieron los investigadores.

Diego Armando Maradona falleció el 25 de noviembre de 2020, poco después de haber sido sometido a una cirugía por un hematoma subdural. Según los informes médicos, sufrió un paro cardiorrespiratorio mientras se encontraba en recuperación en una residencia ubicada en Dique Luján, partido de Tigre. 

Comentarios