San Martín: otro estilo; igual de difícil

Con Osella, “Agro” está invicto y ganó todo como local

LA ÚLTIMA VEZ. Por el campeonato pasado, Agropecuario recibió a San Martín el 5 de julio de 2021. Aquella tarde, el “Santo” lograría imponerse cerca del final del duelo gracias a un gol de Lucas Cano.  Foto de Ornella Nieto - Prensa Agropecuario LA ÚLTIMA VEZ. Por el campeonato pasado, Agropecuario recibió a San Martín el 5 de julio de 2021. Aquella tarde, el “Santo” lograría imponerse cerca del final del duelo gracias a un gol de Lucas Cano. Foto de Ornella Nieto - Prensa Agropecuario
12 Mayo 2022

El 23 de agosto de 2011, Bernardo Grobocopatel fundó el Club Agropecuario Argentino con la idea fija de no pasar desapercibido y de tratar de pisar fuerte en el fútbol nacional. En pocos años, el “Sojero” fue saltando de categoría en categoría hasta llegar a la Primera Nacional, en la que durante las últimas temporadas peleó palmo a palmo y sin achicarse ante los “gigantes”.

“Cuando mi viejo estaba en coma, le prometí que alguna vez Racing iba a jugar por los puntos en Casares. Y no voy a parar hasta lograrlo. El me transmitió el amor por el fútbol y por Racing. Me llevó a la cancha desde los cuatro años, y siempre me acompañó en esta locura”, había dicho hace algunos años, cuando su “Agro” acababa de lograr el ascenso a la principal categoría de ascenso, el mandamás del equipo que mañana recibirá, una vez más, la visita de San Martín.

El Ofelia Rosenzuaig tiene capacidad solamente para 8.000 personas y pocas veces se muestra colmado. Sin embargo, no es un estadio sencillo. En un campo acotado, Agropecuario supo hacerse fuerte. A tal punto, allí cimentó la campaña del año pasado en la que estuvo cerca de clasificarse al Reducido.

“Vamos a jugar un partido muy difícil”, anticipó Pablo De Muner, consciente de que el juego de mañana será casi una batalla.

Luego de un arranque de temporada algo flojo bajo el mando de Federico Hernández, el “Sojero” cambió de entrenador y comenzó a pisar fuerte.

Diego Osella tomó el timón y, desde su llegada, el equipo está invicto. De los últimos ocho partidos, ganó cinco y empató tres. Marcó 12 goles y solamente recibió cuatro. Además, durante ese mismo lapso, en Carlos Casares sumó el 100 por ciento de los puntos que disputó y sólo recibió un gol: el descuento de Independiente Rivadavia, en la victoria 2-1.

El año pasado, bajo la conducción técnica de Manuel Fernández, Agropecuario fue uno de los equipos que mejor fútbol desplegaba en la categoría. Su entrenador, al igual que De Muner, había llegado de la escuela de Defensa y Justicia; por lo que el “Sojero” intentaba replicar el juego que el “Halcón” viene desplegando desde hace muchísimo tiempo.

Con pelota al ras del piso, mucha tenencia de balón, transiciones rápidas y juego asociado, se mantuvo peleando las primeras posiciones durante casi todo el campeonato. Y si no logró meterse en la lucha por los ascensos, fue por un pequeño bache en su rendimiento que tiró el trabajo de todo un año por la borda.

Hernández, el entrenador que tomó la posta tras la partida de Fernández a Ferro antes del inicio de esta temporada, intentó seguir la misma línea pero el plan no prosperó. En las primeras cinco fechas, sólo sumó dos unidades y debió dejar su cargo.

Allí Grobocopatel pateó el tablero y contrató a Osella, un entrenador con un estilo diametralmente opuesto al de sus antecesores. El ex entrenador de Colón, Newell’s y Belgrano, entre otros equipos, apela al juego directo; a tratar de ganar las segundas pelotas y a generar mucho peligros por las bandas.

Desde su asunción, “Agro” juega con un 5-3-2 que le otorgó muy buenos dividendos. No sólo en resultados, sino también en funcionamiento. De esa manera, se transformó en un equipo “rocoso” para defender y explosivo y contundente en los metros finales.

“Es todo lo contrario al equipo del año pasado; pero igual de difícil”, sentenció De Muner en la previa de un partido “bravo” en el que San Martín está obligado a cortarle el envión a un equipo que siempre apunta alto.

Último tramo

La delegación “santa” hizo noche en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y hoy, por la mañana, seguirá viaje. Tiene previsto llegar a la ciudad de 9 de Julio al mediodía.

Ninguna pista

De Muner no dio ningún tipo de indicios de lo que podría ser el equipo para jugar mañana. Como es casi una costumbre, recién lo definirá horas antes del inicio.

Tamaño texto
Comentarios