Un punto con gusto a poco para San Martín

Ganaba con comodidad y tenía todo para golear; pero se durmió, cometió errores y dejó crecer a un Quilmes que estaba para el cachetazo.Los goles.

BUENA JUGADA. En el primer tiempo, Federico Jourdan estuvo cerca de marcar el 1-0, tras una gran jugada colectiva. BUENA JUGADA. En el primer tiempo, Federico Jourdan estuvo cerca de marcar el 1-0, tras una gran jugada colectiva. FOTOS DE IGNACIO IZAGUIRRE / ESPECIAL PARA LA GACETA

De no creer. De un triunfazo que parecía seguro a un empate 2-2 con sabor a derrota. San Martín mostró dos caras contrapuestas frente a Quilmes: jugó 60 minutos en gran nivel pero se dejó llevar por delante sobre el final y lo pagó carísimo.

Estaba para golear el “Santo”, estaba para alzarse con una de esas victorias que justifican la chapa de candidato que le endilgan y que a este San Martín versión 2022 parecía caerle como un traje a medida.

Pero en la fresca noche del sur del Gran Buenos Aires, todo se vino abajo en unos pocos minutos, quizá porque el banco de San Martín no pagó los dividendos necesarios. Los cambios debilitaron al equipo de Pablo De Muner, mientras en sentido contrario el “Cervecero” encontró nuevos bríos con los sustitutos.

A priori, quizá un empate a domicilio ante Quilmes, uno de los gigantes de la Primera Nacional, no estaba tan mal. Después de todo, el estadio Centenario le había sido históricamente adverso (en el actual coliseo del “Cervecero”, el “Santo” solo cantó victoria dos veces, en 1988 y 2019).

San Martín ganaba con solvencia, con autoridad, sin dejar dudas. De la mano de la mejor versión de Tino Costa. Con dos golazos que llegaron en los momentos justos, al final del primer tiempo y al comienzo del segundo.

Ambos gritos dejaron groggy a un equipo rocoso pero sin demasiadas luces a la hora de generar juego: la mejor (casi única) arma de Quilmes es jugar a la segunda pelota, intentando aprovechar la potencia de Mariano Pavone y Federico González. O alguna pelota parada.

El triunfo transitorio de la visita era una construcción cimentada en un funcionamiento colectivo confiable y en una mayoría de individualidades que tuvieron brillo propio durante más de una hora.

Incluso la factura de los goles estuvo a tono. Esa genialidad individual de Tino: todos sabían lo que iba a intentar en ese tiro libre desde ángulo cerrado desde el sector derecho y ninguno se lo pudo impedir. Y la genialidad colectiva en la jugada que precedió al golazo de Lucas Diarte (con Tino esta vez de delicioso asistidor).

La ronda que hicieron los jugadores en el centro del campo antes del pitazo inicial de Ramiro López fue todo un símbolo de cómo el plantel “santo” se había tomado esta parada en Quilmes, como una oportunidad de pisar fuerte, de saldar viejas deudas con el “Cervecero”.

Es cierto que desde su posición en la tabla, el anfitrión estaba aún más necesitado. El “que esta noche, cueste lo que cueste…” fue entonado por los hinchas de arranque nomás, para dejar en claro el mensaje, la premura por cortar una racha de cuatro empates consecutivos.

El partido se planteó de entrada con un escenario distinto al habitual para San Martín: con territorio y pelota para el local, y la visita ante el desafío de saber cómo desplegar un Plan B.

Sin embargo, a partir del cuarto de hora, el conjunto tucumano, progresivamente, comenzó a desarrollar el juego que mejor juega y que más le gusta (a De Muner) con la premisa de la pelota siempre al piso y al compañero, en lo posible.

Llegando a los 35 hubo un “toqueteo” infernal de San Martín que mereció ser gol y no lo fue porque Federico Jourdan definió al cuerpo de Martín Perafán.

Por entonces, solo faltaba “punch” para aprovechar ese período favorable en el juego. Pero después llegaron los festejos. San Martín incluso pudo haber consumado una goleada.

De pronto, todo cambió: no lo remató a la hora oportuna y las salidas de Diarte, Valentín Larralde, Costa y Diego Sosa lo fueron desangrando.

A Leandro Benítez, en cambio, las modificaciones le salieron bien. Y Quilmes llegó al empate por su ímpetu, de arremetida, con los tantos de Enzo Acosta y de Pier Barrios, justo un ex y con tiempo cumplido.

Era una noche perfecta, pero en lugar de descorchar champagne, hubo otra vez sopa. Como en noviembre cuando debía ganar para llegar a la final por el ascenso, San Martín tampoco pudo con Quilmes.

Ojalá que solo haya perdido dos puntos y no una porción de sana autoestima.

1 x 1

Darío Sand (6)

Estuvo seguro en todas las intervenciones. Los goles llegaron por pelotas que se desviaron en el camino.

Ulises Abreliano (6)

Si bien comenzó algo dubitativo, se afirmó y comenzó la gran jugada que terminó en el 2-0 del “Santo”.

Hernán Pellerano (6)

Mostró firmeza y voz de mando en su regreso a la titularidad. Le ganó toda la noche a González y Pavone.

Hernán Lopes (6)

Otra vez jugó en un gran nivel. Además marcó un golazo que fue anulado por fuera de juego.

Lucas Diarte (7)

Gran partido del lateral. Firme en la marca y con buena proyección. Marcó un golazo en el 2-0.

Valentín Larralde (6)

Parece el termómetro del equipo. Cuando él está bien, San Martín juega a otra cosa. Su salida envalentonó a un Quilmes que parecía perdido.

Rodrigo Herrera (5)

Alternó buenas y malas. Por ahí se lo nota demasiado solo en el medio. Ayer, pegó de pura impotencia.

Tino Costa (7)

Buen partido. Juega a otra cosa y se nota. Marcó un gol con su sello: gran zurdazo.

Federico Jourdan (6)

Comenzó muy bien, pero se fue apagando. En el segundo tiempo casi no entró en juego.

Juan Miritello (5)

Sólo tuvo un buen pivoteo en la jugada que terminó con el remate en el travesaño de Diego Sosa.

Diego Sosa (5)

Otro que se fue apagando con el correr de los minutos. Sólo el tiro en el travesaño.

Fernando González (6)

Mostró su fortaleza como central. Marcó por abajo y por arriba.

Gustavo Abregú (-)

Error elemental en el primer gol de Quilmes.

Tomás Escalante (-)

No aportó ni en defensa ni en ataque.

Juan Imbert (-)

Sorprende su bajo nivel. No levanta.

Milton Céliz (-)

Uno de los mejores recambios. Le faltó sólo el gol.

RINCÓN "SANTO"

Sentido homenaje de Diarte

El lateral Lucas Diarte salió a la cancha, con un campera “albiceleste” en conmemoración de los 40 años de la Guerra de Malvinas. Esto también, fue en alusión a su padre Raúl, quien fue parte del grupo que trabajó en el portaaviones 25 de Mayo, durante el conflicto bélico de 1982.

Emprendió el regreso

El plantel profesional, luego del partido contra Quilmes, regresó al hotel para pasar la noche. Allí los futbolistas cenaron y se retiraron a sus habitaciones para descansar. Hoy, por la mañana, los dirigidos por Pablo De Muner, abordarán el vuelo que los depositará nuevamente en nuestra provincia.

Un día de descanso

Una vez que el plantel arribe a la provincia, será licenciado hasta el miércoles por la tarde. Allí los futbolistas deberán presentarse en el complejo “Natalio Mirkin” para retomar las prácticas.

Calendario confirmado

Se conoció que el próximo lunes, desde las 21.10, San Martín recibirá a Independiente Rivadavia de Mendoza en La Ciudadela por la fecha 10 de la Primera Nacional. El encuentro será transmitido por TyC Sports.

Belgrano, el único líder

Tras la finalización de la fecha 9, Belgrano terminó como único puntero. Por su parte, Riestra venció a Güemes (SdE), por 1 a 0; mientras que Instituto empató con Mitre 1 a 1.

Comentarios