La censura a “La puta mejor embalsamada”: un escándalo que se multiplica con fuerza - LA GACETA Tucumán

La censura a “La puta mejor embalsamada”: un escándalo que se multiplica con fuerza

El Partido Justicialista publicó y luego borró un tuit institucional.

25 Nov 2021 Por Fabio Ladetto
1

dfdfddfdfdfasdf asdfa sdfasdf

El escándalo por la suspensión de las funciones de “La puta mejor embalsamada” no cesa. Ayer creció exponencialmente en distintos aspectos, con proyección nacional ante las denuncias de censura al grupo cordobés Cortocircuito, realizadas por los mismos artistas que iban a hacer la obra y todo el arco de los teatristas independientes tucumanos.

Los cuestionamientos que derivaron en que no se presente esta creación artística no pasaban del título: autoproclamados defensores de la memoria de Eva Duarte de Perón se activaron en contra de la obra por la palabra “puta”, sin saber (ni interesarse por hacerlo) de qué se trataba el texto escrito por el peronista David Metral. Lejos de la descalificación, su planteo artístico es una reivindicación de la líder política muerta en 1952.

La decisión de la delegación local del Instituto Nacional de Teatro (INT) de levantar la presentación prevista para el martes fue fruto del temor. En un comunicado distribuido el martes, el organismo señaló que “no estaban garantizadas las condiciones mínimas pautadas oportunamente, tanto para los artistas a cargo del espectáculo como para el eventual público asistente”. Puntualmente, se afirmó: “no tener resueltas al día de la fecha la viabilidad de la presentación, ni el trato adecuado a las y los artistas”.

Ese “trato adecuado” era que se garantice la seguridad por parte de la Provincia ante la amenaza expresa de manifestaciones y protestas en la puerta del teatro, antes, durante y luego de las dos funciones a sala llena que estaban previstas. En una nota remitida al Ente Cultural de Tucumán (trabaja en conjunto con el INT para el desarrollo de la Fiesta Provincial del Teatro, en cuyo marco llegaba esta obra), un grupo de mujeres con la firma -entre otras- de Mónica Juárez y Rossana Astorga había anunciado que se iba a movilizar. Y hubo marcga: un puñado de personas estuvo en la noche del martes ante las puertas cerradas del Rosita Ávila con cánticos por Evita.

Hubo otras muestras de repudio a “La puta...”, como el comunicado de la Red de Concejalas de la Provincia en el que, sin que ninguna de sus firmantes hubiese visto la puesta, se aseguró que “demuestra el desprecio sobre los valores culturales, históricos, feministas e ideológicos del movimiento peronista” y se instó “a rever el contenido del título”.

El nivel de conflicto es tan alto que ayer involucró directamente al propio Partido Justicialista local. Al mediodía se conoció un mensaje en Twitter (con su logo pero sin firma) en el que se aclaraba que las voces enojadas no representaban la opinión institucional, que se defendían los valores de libre expresión cultural y que se instaba a concretar las funciones. Tres horas más tarde, el tuit había sido borrado.

Voces en defensa

La comunidad teatral toda salió en respaldo de los colegas cordobeses, con tanta indignación como preocupación ante lo sucedido. En las últimas horas se replicó constantemente en las redes sociales el mensaje de que “artistas y trabajadores del teatro independiente de Tucumán rechaza y repudia todo acto y hecho de censura violando la libertad de expresión y convivencia democrática”. Y Teresita Guardia, en cuyo homenaje se realiza la Fiesta, pidió que no se utilice su nombre en el evento como repudio a la censura, entre decenas de comentarios en similar tono.

La Asociación Argentina de Actores manifestó su “repudio y preocupación” ante la situación, y consideró que “no es admisible en tiempos democráticos este intento de un grupo de funcionarias públicas de prohibir la presentación de una obra artística cuyo título es una ironía y que reivindica la figura histórica de Eva Perón con seriedad, respeto y compromiso”.

El autor Metral sumó su voz. “Este acto de barbarie hacia la cultura no se debe admitir. Menos se puede entender que, sin conocer la obra, se la prohiba porque en el título se usa una metonimia, una interpretación literaria del insulto más propinado a esa gran mujer. Estas bestias cavernarias no saben que en todo el texto se reivindica a Eva y sobre todo a la mujer, que es objeto ayer y hoy, de vejaciones, necrofilia, violación, ocultamiento, cambio de identidad, todos delitos que se reflejaron en el cuerpo inerte de la líder”, escribió el dramaturgo.

Y el propio elenco de “La puta...”, con su directora Julieta Daga a la cabeza, se pronunció: “El título de la obra ‘ofende a las buenas costumbres de algunos sectores de la sociedad tucumana’, reza una nota presentada por afiliados y no afiliados al PJ tucumano. Lo argumentan con criterios que no tienen nada que ver con la mirada artística y resemantizada de nuestra propuesta. Con el título parafraseamos a la derecha antiperonista haciendo una burla de la infamia. En nuestra puesta Eva es aclamada, valorada y amada; las palabras son usadas para potenciar la injusticia cometida, pero como todo arte hay que verlo y vivirlo. No aceptamos tamaño acto de censura en estos tiempos”.

Como corresponde a un bufón (género en el que se desarrolla la obra), se burlaron de las críticas y propusieron rebautizarla “La fruta mejor abrillantada”, con la foto de Evita joven de fondo. Y si algo faltaba, ayer la creación bloqueada en Tucumán se representó en Salta, en el marco de la Fiesta Provincial que se celebra allí. Bueno hubiese sido que algunos censores viajasen a verla, para darse cuenta del grado de su error. Pero el fanático no reflexiona ni piensa.

Mientras tanto, hoy continuará la etapa competitiva local con tres obras y actividades paralelas.

Comentarios