Medio Oriente: los civiles huyen, aterrados, en medio de los bombardeos - LA GACETA Tucumán

Medio Oriente: los civiles huyen, aterrados, en medio de los bombardeos

Palestinos dejan Gaza por temor a un ataque israelí por tierra. El intercambio de fuego continúa y la cifra de muertos llega a 120, de los que 31 eran niños. Riesgo de guerra civil.

15 May 2021
1

BOMBAS. Humo y fuego se alzan en edificios de la Franja de Gaza. REUTERS

EL CAIRO, Egipto.- Los disparos de cohetes palestinos y bombardeos desde aviones israelíes continuaron sin interrupción en Gaza, durante toda la noche del jueves y parte del día de ayer, luego de que las autoridades israelíes rechazaron una propuesta de tregua.

Egipto está mediando para frenar la escalada bélica que hace llover fuego sobre el territorio palestino de Gaza, un enclave costero donde viven unos 2 millones de personas, ubicado entre el mar Mediterráneo y la frontera este de Israel, confirmaron agencias, desde El Cairo.

Según la cadena alemana “Deutsche Welle”, hubo fuertes bombardeos israelíes después de que las milicias islamitas vinculadas a Hamás lanzaran unos 200 proyectiles contra Israel, ayer a la madrugada. Durante la mañana, bajó la intensidad de las hostilidades, pero no cesó el intercambio de disparos y las sirenas antiaéreas en Israel no pararon de sonar.

El Ejército israelí informó de que había llevado a cabo unas 50 rondas de bombardeos desde tierra y aire en 40 minutos, la mayor ofensiva desde el lunes, que elevó a 120 la cifra de muertos, entre ellos 31 menores y 19 mujeres, según el Ministerio de Sanidad de Gaza.

En Cisjordania (al este de Israel), murió un ciudadano árabe, tras recibir disparos de las fuerzas de ocupación, que lo acusaron de intentar apuñalar a un soldado, informó el Ministerio de Sanidad palestino.

Mientras el Ejército israelí continúa los preparativos para una ofensiva terrestre, grupos de aterrorizados palestinos dejan la zona. La agencia de Naciones Unidas para los refugiados dijo que cientos de personas en el norte de Gaza huyeron hacia escuelas administradas por la ONU, en busca de refugio.

Es lo que hizo Rewaa Marouf: tomó a sus hijos y huyó de la ciudad de Beit Lahiya, cerca de la frontera norte de Gaza con Israel. En medio de los bombardeos, se dirigió a una escuela administrada por la ONU en el campo de refugiados de Jabalia, donde ya había decenas de otras personas apiñadas en el interior. En los caminos se ve a gente que intenta lleegar al sur en autos, carretas tiradas por burros o a pie. Algunos iban tirando carros de mano con sus pertenencias, entre los edificios destruidos por las bombas.

El Ejército israelí dijo que continuará usando la fuerza para detener ataques de Hamás, el partido que gobierna Gaza desde 2007. Israel, Estados Unidos y las naciones europeas consideran a Hamás como un grupo terrorista. Hamás dice que protesta contra la ocupación de tierra palestina y busca una nación independiente.

Ninguna de las partes ha mostrado señales de amainar el conflicto que estalló el lunes, y fuerzas israelíes se han desplegado en la frontera. Para algunos residentes de Gaza, particularmente los del norte, esa fue una señal para huir.

Al interior de Israel, donde viven 1,9 millones de árabes (un 20% de la población) la situación tampoco está calmada. A medida que aumenta la violencia en Gaza, los ciudadanos árabes salen a las calles. Las manifestaciones suelen terminar en disturbios violentos. Las ventanas de las empresas propiedad de árabes han sido destrozadas, mientras que los árabes atacaron sinagogas y comercios.

Muchos de los árabes israelíes que participan en los levantamientos están enojados no solo por los ataques aéreos en curso contra Hamas en Gaza, sino también porque dicen que son tratados como ciudadanos de segunda clase en Israel. (Reuters-Especial)

Comentarios