Clases presenciales: qué pasa en otros países

Miles de niños no alcanzarán el nivel mínimo en lectura y piden evitar una catástrofe generacional. La situación en Tucumán.

MINISTRO DE EDUCACIÓN. Juan Pablo Lichtmajer, en una escuela secundaria. FOTO MINISTERIO DE EDUCACIÓN. MINISTRO DE EDUCACIÓN. Juan Pablo Lichtmajer, en una escuela secundaria. FOTO MINISTERIO DE EDUCACIÓN.
03 Mayo 2021

Mientras en Buenos Aires se debate por la presencialidad o no en las aulas y en Tucumán el fantasma de un cierre parece cernirse conforme aumentan los contagios de la covid-19, la  Organización de las Naciones Unidas para la Educación, conocida como Unesco, ha dado a conocer un monitoreo efectuado en 156 países, que revela -primero- que el debate por la modalidad de enseñanza enfrenta posturas en el mundo entero y -segundo- que casi la mitad de las escuelas ha logrado abrir sus puertas (y mantenerlas así).

De acuerdo a ese relevamiento, el 48 % de las escuelas tienen clases presenciales, el 38 % están parcialmente con un sistema bimodal y el 12 % se encuentran cerradas. "Un año después del inicio de la pandemia, casi la mitad de los niños del planeta siguen afectados por el cierre parcial o total de sus escuelas, y más de otros 100 millones de niños no alcanzarán el nivel mínimo en lectura. Dar prioridad a la recuperación de la educación es esencial para evitar una catástrofe generacional", insta el organismo, que prefiere mirar el vaso medio vacío y en consecuencia ocuparse de aquellos alumnos que quedaron afuera del sistema.

El informe "Análisis del cierre de las escuelas" pone de relieve que 14 países del mundo permanecieron cerrados en gran medida desde marzo de 2020 hasta febrero de 2021. Dos terceras partes de esos países se encuentran en América Latina y el Caribe, y casi 98 millones de niños en edad de asistir a la escuela resultaron afectados. De los 14 países, las escuelas de Panamá son las que más días permanecieron cerradas, seguidas de las de El Salvador, Bangladesh y Bolivia.

Clases presenciales: qué pasa en otros países

"No podemos permitir que, por segundo año consecutivo, estos niños sigan sin poder asistir o que la presencialidad siga siendo limitada. No debemos escatimar esfuerzos para darles prioridad a los planes de apertura", pidió Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

En Argentina, actualmente y pese a la insistencia del presidente Aníbal Fernández, la Ciudad de Buenos Aires y Mendoza continuarán con el dictado de clases presenciales. La provincia de Buenos Aires y dos departamentos de Santa Fe, en cambio, suspenderán de momento la concurrencia. Esto ocurre en los lugares catalogados como de alto riesgo epidemiológico.

Mientras tanto, en el resto del planeta la situación es dispar. Con cifras récord de casos y muertes que se superan cada día, en Brasil la mayoría de las escuelas permanecen cerradas, por ejemplo. San Pablo, el estado más poblado y más rico, permitió el regreso a las clases presenciales y no obligatorias.

En Uruguay, el presidente Luis Lacalle Pou determinó este año suspender las clases presenciales a partir del 23 de marzo. La medida rige hasta esta semana.

Ante el aumento de los contagios, en Chile el gobierno estableció cuarentenas según riesgo epidemiológico. Así las cosas, alrededor de la mitad de los establecimientos tuvieron que cerrar después de retomar la presencialidad en marzo.

El presidente Emmanuel Macron anunció el 31 de marzo la ampliación de las restricciones ya vigentes en 19 departamentos de Francia al resto del territorio. El nuevo confinamiento llevó así al cierre de los centros escolares hasta el 26 de abril, cuando retornó la educación primaria. Esta semana evaluarán si los secundarios continuarán con enseñanza virtual o volverán a las aulas.

El gobierno de Angela Merkel propuso una nueva ley de protección contra infecciones, que aún debe ser aprobada por ambas cámaras del Parlamento. Establece que los colegios mantendrán las clases presenciales hasta los 200 casos por cada 100.000 habitantes en siete día. Actualmente Alemania tiene sus guarderías y enseñanzas inicial y primaria abiertas.

La experiencia 2020

En agosto de 2020, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Unesco habían prestado ya un informe en el que se señalaba que el año pasado más de 190 países en el mundo cerraron las actividades presenciales.

MINISTRO DE EDUCACIÓN. Juan Pablo Lichtmajer, en una escuela secundaria. FOTO MINISTERIO DE EDUCACIÓN. MINISTRO DE EDUCACIÓN. Juan Pablo Lichtmajer, en una escuela secundaria. FOTO MINISTERIO DE EDUCACIÓN.

Según este documento, en América Latina y el Caribe las escuelas estuvieron completamente cerradas hasta cinco meses en promedio. Dado que la provincia de San Juan, en nuestro país, inició sus clases el 10 de agosto de aquel entonces, Argentina se ubicó en ese promedio.

En tanto, ese informe revelaba también que en varias naciones se abrieron las escuelas en ciertas provincias y en otras -con mayor población y circulación del virus- sucedió lo contrario. Si se contabilizan estos cierres parciales a nivel nacional, la Argentina superó el promedio de América Latina, con ocho meses. Así lo reveló recientemente el sitio de verificación de discursos Chequeado.com.

En Tucumán, por ahora la presencialidad es una realidad y es de esperar que continúe así, a juzgar por los dichos del titular del área de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, quien la semana pasada aseguró a este diario que se "estaba trabajando" en dos frentes principales: vacunación de docentes y aplicación de protocolos de cuidados.

Comentarios