Vargas Aignasse: "estimamos que el motoarrebato bajará un 30%"

El vicepresidente primero de la Legislatura confía en que hoy se aprobará la ley contra los motochorros.

27 May 2020

El vicepresidente primero de la Legislatura, Gerónimo Vargas Aignasse (Justicialista de Todos), se mostró confiado en que sus pares apoyarán su proyecto de ley contra el motoarrebato. 

En una entrevista con Buen Día, que se emite por LG Play, el dirigente manzurista anticipó que este "nuevo diseño de la política criminal en Tucumán" será una "herramienta importante en la búsqueda de reducir el delito" del motoarrebato.

"Vamos a comenzar con 40 controles (viales) cada ocho horas, y estimamos que un 30% tiene que bajar el delito. En los primeros 30 días vamos a notar el cambio", afirmó el titular de la comisión de Seguridad de la Legislatura. Aclaró que, para evaluar el impacto de las disposiciones, se harán evaluaciones periódicas. 

Vargas Aignasse negó que la normativa, a través de la cual impondrán requisitos más estrictos para la circulación en moto, implique una vulneración a derechos individuales.

"Estamos en emergencia en materia de seguridad, y proponemos que dos adultos mayores no puedan circular en moto salvo que tengan un permiso expedido por la policía o razones de fuerza mayor", explicó. Y añadió: "que (esos usuarios) justifiquen que están usando esa moto como medio de transporte"

Detalló que en Tucumán hubo 30.000 motoarrebatos en 2019, aunque sólo se denunciaron el 20% de los casos. Y aseveró que el 98% de esos hechos fueron perpetrados por adultos.

"(La moto) se convirtió en una herramienta al servicio del delito que roba y mata", argumentó.

Vargas Aignasse afirmó que los usuarios deberán ajustarse a las reglas para poder circular. "Si alguien utiliza la moto para llevar a otra persona al trabajo, a estudiar, y tiene el objetivo de usarlo como medio de transporte, va a tener sus papeles en orden y circulará libremente. Ahora, alguien que tiene otro fin, vamos a estar encima de ese sujeto", insistió.

Además, negó que la normativa les imponga a las estaciones de servicio facultades de control. "El proyecto propone que las estaciones de servicio omitan vender (a quienes no lleven casco)", aseveró. Según Vargas Aignasse, "muchos rubros hacen control de legalidad". "No se puede entrar fumando a un cine o un teatro; un quiosco no puede vender alcohol a un menor. No entiendo por qué (los empresarios de las estaciones de servicio) se niegan a colaborar en un tema tan importante como la inseguridad. No estamos diciendo que pidan cédulas, que sean agentes de tránsito. Si va alguien sin casco, que le digan: no te puedo cargar combustible. Les pedimos una mínima colaboración para frenar la inseguridad en Tucumán", sostuvo.

Comentarios