Un equipo buscará cómo solucionar el drama del agua

Reeditarán la comisión de Emergencia Hídrica.

23 Ene 2020 Por Luis María Ruiz
1

POSTAL DE 2018. Viviendas ubicadas en Ranchillos, al este de la provincia, quedaron cubiertas por el agua. El temporal obligó a la evacuación de los vecinos.

El primer informe llevó dos años de trabajo interdisciplinario. El resultado fueron seis carpetas repletas de datos, gráficos y propuestas para resolver las inundaciones en el sur tucumano -en particular, por las crecidas de los ríos Marapa y San Francisco-; además de lineamientos para elaborar un plan hídrico estratégico en la provincia. Pese al minucioso compendio de ideas, este verano quedó en claro que las tormentas son un riesgo constante para los tucumanos. Por eso, en la Legislatura están a favor de reeditar aquel equipo dedicado a buscarle soluciones al drama del agua: la comisión especial de Emergencia Hídrica (CEEH).

El vicegobernador Osvaldo Jaldo, en ejercicio del Ejecutivo por la licencia del gobernador Juan Manzur, le confirmó a LA GACETA que los proyectos presentados por legisladores para restituir la CEEH “forman parte de los asuntos prioritarios” para la Legislatura. “La experiencia que hemos tenido con la primera comisión especial ha sido muy buena, positiva, con resultados concretos. Como presidente (de la Cámara provincial) estoy dispuesto a que se apoye financiera y operativamente una prórroga, o la creación de una nueva comisión especial, si correspondiere, para terminar con el estudio de las cuencas hídricas de toda la provincia”, manifestó el vicegobernador.

¿A qué se refería Jaldo con el apoyo financiero? La labor, si bien está enmarcada en una serie de convenios con los ámbitos pertinentes de la Universidad Nacional de Tucumán -con la participación de diversas entidades públicas y de la sociedad civil-, involucró la participación de decenas de expertos y la formulación de estudios y de diseños para cada caso. Según se desprende de los acuerdos 935/18, 5.650/18 y 5.142/19 dictados por el Tribunal de Cuentas, la Legislatura aportó por esos servicios un total de $6,57 millones, que formaban parte de los “ahorros” generados por la Ley de Excedentes Financieros. “La decisión del Poder Legislativo es seguir trabajando con este tema”, ratificó el vicegobernador a LA GACETA.

Tras el caos en el sur

La comisión especial de Emergencia Hídrica fue creada en 2017, con la meta central de desarrollar un plan estratégico para todo Tucumán. La idea fue impulsada por el ex legislador radical Fernando Valdez, a partir de las graves inundaciones que habían afectado, sobre todo, al sur de la provincia.

En principio, a partir de una resolución firmada por Jaldo y ratificada por el cuerpo colegiado, se firmó un acuerdo con la Universidad Nacional de Tucumán. Luego se puso en marcha un equipo integrado por representantes de la Legislatura (Valdez, Luis Morghenstein -hoy en el Ersept-, Raúl Albarracín y Eduardo Cobos fueron los miembros titulares) y de la casa de altos estudios (el equipo comenzó encabezado por la especialista Margarita Hidalgo, quien fue sucedida por Mateo Martínez). A ellos se sumaron invitados de distintos ámbitos: Defensa Civil, Secretaría de Planeamiento, Siprosa, Ministerio del Interior, Estación Obispo Colombres, entre otras áreas del Gobierno provincial; la UTN-Regional Tucumán, la Universidad de Catamarca y las facultades de Medicina y de Agronomía y Zootecnia, entre otras; el Plan Belgrano; y la Sociedad Rural de Tucumán son algunas de las instituciones que aparecen en el informe oficial.

Según las conclusiones del estudio, la Legislatura se hizo cargo de la logística financiera y administrativa de la labor. Mientras tanto, la UNT “asumió la asistencia técnica de la comisión”, y abocó a sus profesionales “tanto el diagnóstico de situación, como las posibilidades de solución y prospección de las obras ya en curso y las que habrían de ejecutarse”.

Desde un principio, el equipo estuvo de acuerdo en que el drama del agua no se limita a las inundaciones, sino que incluye, por ejemplo, la escasez de ese recurso en distintos lugares de Tucumán.

“El agua constituye una problemática crítica para las sociedades, los estados y sus economías. Es un recurso vulnerable y finito, a la vez que alimento y vida”, consignó la comisión especial al finalizar la tarea. Advirtió además que el manejo de este recurso “exige, entre otros considerandos, complementar políticas de gestión y conservación, encaminándose hacia una necesaria actualización del ordenamiento territorial, con programas de educación en el uso del agua”. En concreto, el comité de expertos propuso dos modelos de intervención, que quedaron plasmados en una serie de informes (se los puede bajar en este sitio). Por un lado, se elaboró un “plan de contingencia” para La Madrid, que contó con un estudio de la cuenca Marapa-San Francisco. Además, se fijaron pautas para la elaboración de un plan hídrico para la provincia, aunque no hubo margen para revisar, cuenca por cuenca, región por región, cuáles serían las obras necesarias y las posibilidades de financiamiento. Ese será el próximo desafío de la comisión especial.

Comentarios