El mal de los cerdos que amenaza al mundo

Se trata de la peste porcina africana.

18 Ene 2020
1

Bettie, una perra beagle de la Aduana y Protección Fronteriza de Estados Unidos, percibió el olor a cerdo en una mujer que llegaba de China al Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago. Pronto la adiestradora del perro descubrió y confiscó un sándwich de jamón en el bolso de la pasajera de un vuelo de China Eastern Airlines proveniente de Shanghái. ¿El peligro? Que la comida pueda estar contaminada con la peste porcina africana y propague la enfermedad.

China ha perdido millones de chanchos por el brote del mal, que ha elevado los precios de la carne de cerdo a un récord, obligándola a importar con un alto costo y agitando los mercados mundiales del producto.

Bettie es parte de un equipo especialmente entrenado de beagles en aeropuertos de Estados Unidos que ha crecido, en el marco de un esfuerzo mayor para proteger al sector porcino de una enfermedad que ha diezmado la piara de China, la más grande del mundo. Gobiernos en muchos lugares están apuntalando sus defensas mientras la enfermedad traspasa las fronteras de China, según reportes de nueve países. La peste porcina africana se ha extendido al sudeste asiático y al este de Europa, con casos en Vietnam, Camboya, Laos, Corea, Myanmar, Filipinas, Polonia, Bélgica y Bulgaria. Esos países y otros que hasta ahora han evitado la epidemia están tomando medidas enérgicas en aduanas, aumentando los controles de carga y prohibiendo las importaciones de carne.

Pérdidas incalculables

Los países productores de carne de cerdo pueden perder miles de millones de dólares si la enfermedad infecta sus criaderos porque los brotes devastan las granjas y cierran los mercados de exportación. La peste porcina africana no amenaza a los humanos.

Washington está disponiendo perros en aeropuertos y puertos, realizando simulacros de respuesta a brotes y agregando capacidad para evaluar a los cerdos. Francia y Alemania están matando a cientos de miles de jabalíes que podrían transmitir la enfermedad. Francia también erigió 132 kilómetros de cercos para evitar al jabalí y está planeando normas sanitarias más estrictas para la cría de cerdos. “Ciertamente es la mayor amenaza para la cría comercial que hemos visto, y posiblemente la mayor amenaza para cualquier especie comercial de ganado que hayamos visto”, dijo Mark Schipp, director veterinario de Australia. (Reuters)

Comentarios