Una ventana al mundo por la conquista de Atlético

La plaza que los "Decanos" lograron en la Libertadores le genera a la provincia un interesante panorama para mostrarse al mundo, a partir de la masividad del fútbol.

15 Dic 2019

Las oportunidades que genera el deporte para mostrar de manera masiva a Tucumán, para llevar información a otras latitudes de quiénes somos, qué hacemos, y cómo, no son muchas. Ante esta realidad, cuyas raíces se pierden en la profundidad del tiempo, la clasificación de Atlético a una nueva Copa Libertadores nos brinda, a partir de febrero, una ventana a ese mundo que hoy parece haberse empequeñecido por la revolución tecnológica que todo lo acerca, pero que mantiene su tamaño cuando de hacer contacto cara a cara se trata.

En las dos participaciones que tuvo el “Decano” en el mayor torneo de fútbol de clubes del continente -se constituye en el primero y, hasta ahora, en el único en lograrlo-, no fue solamente una institución la que se proyectó fronteras afuera. Una provincia fue detrás de esa representación. En ese sentido, se hizo más que palpable -y por ello inspirador- escuchar en las transmisiones de los medios audiovisuales argentinos y de otros países la referencia constante a Tucumán. Una situación similar se dio en la prensa gráfica, en sus plataformas de papel y digital.

Vale recordar que, en Tucumán y en los últimos años, hubo distintas oportunidades generadas desde el deporte para darnos a conocer. Quizás la mayor proyección se alcanzó con el Rally Dakar, que pasó varias veces por la provincia, que tuvo sus campamentos, sus zonas de enlace y sus áreas de carrera (incluso fue sitio de pernocte y descanso en el vivac del hipódromo, en 2013).

También el hockey generó -desde la inauguración del estadio de Natación y Gimnasia-, un interesante ámbito para colocar a Tucumán en el mapa deportivo mundial, a partir de la participación de seleccionados de otros países. Torneos internacionales de artes marciales y parapente también pueden anotarse en los últimos tiempos en la lista de los que abren ventanas.

Pero la masividad del fútbol genera otro panorama. De ahí la importancia de valorar la conquista de Atlético, un club que en los últimos años dio constantes y sólidas muestras de una conducción deportiva e institucional acorde con la envergadura de las competencias en las que participa.

En este sentido, los números hablan por sí solos. Desde su regreso a Primera en la temporada 2015-2016, el club asumió un protagonismo con escasos antecedentes en el interior del país, en un deporte que no escapa al centralismo que impera en muchos aspectos de las actividades del país. Y lo hizo con los mejores argumentos futbolísticos.

En 2018, el “Decano” incluso se dio el gusto de quedar entre los ocho mejores clubes de la Libertadores, luchando con gigantes del continente. Fue el primer equipo indirectamente afiliado a la AFA en jugar los cuartos de final de la competencia.

Se conoce cuánto el deporte puede contribuir al desarrollo social, físico y mental de quienes lo practican; de qué forma impacta con sus resultados en la población; cómo permite superar barreras y abrir caminos cuyos alcances son infinitos. Pero hay otros elementos superlativos entre sus aportes. Uno de ellos es, justamente, mostrar el lugar de origen del individuo o del club que sobresale sobre el resto.

Tucumán tiene por delante un nuevo desafío, de la mano de uno de sus clubes más populares. A la luz de los antecedentes, la proyección que puede lograr la provincia excede largamente lo deportivo y alimenta otros campos, como el turístico, el comercial, incluso el cultural. Sacar buen provecho de esto es tarea de todos.

Comentarios