“No despedimos ni suspendimos a nadie y abrimos concesionarias”

Daniel Herrero, el titular de Toyota Argentina visitó una concesionaria en Concepción.

08 Dic 2019 Por Martín Dzienczarski

Tucumán, para Toyota, significa arriba del promedio. Lo explica Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, en su visita a la provincia para la inauguración de su segunda concesionaria tucumana, esta vez, en Concepción: “la participación de mercado de Tucumán está por encima de la media. Eso es muy bueno. En números, calculá que nosotros tenemos una participación de mercado de alrededor del 13% en Argentina y en Tucumán estamos casi en el 17%. Eso es muy bueno”.

En la charla con LA GACETA, primera asignatura del sábado, antes del desayuno y de partir al aeropuerto para retornar a Buenos Aires, Herrero detalla cómo hizo Toyota para no suspender ni despedir en un contexto de crisis para el sector, con una caída del 50% en el mercado local. También marcó algunas falencias del rubro. “Hace 10 años que reclamo porque en el país no tenemos una fábrica de cinturones de seguridad. Si hablamos de la producción de este año, que fue la peor de todas en la historia reciente, de 350.000 autos, a cinco cinturones por unidad, hablamos de que nadie quiere venir a fabricar en Argentina un millón y medio de cinturones de seguridad. Un elemento de seguridad que no tuvo modificaciones en más de 20 años. Es una muestra. No podemos hacer todo y ser competitivos, pero sí podemos elegir qué debemos producir y cómo ser competitivos en eso”, ejemplificó el presidente de la automotriz.

la gaceta / foto de Analía Jaramillo

- ¿Cuál es la expectativa por la apertura de esta nueva concesionaria en Tucumán?

- La verdad que es muy buena porque entendemos que podemos seguir creciendo. Se trata de un concesionario que arrancó en el 97 y que ahora, cuando muchos dicen ‘vamos a esperar’, se apuesta a generar puestos de trabajo y a estar cerca de los clientes. Indudablemente te hace generar una expectativa de crecimiento.

- ¿Cuál es el potencial del mercado tucumano?

- Hay un gran potencial si uno ve cómo fue la evolución del mercado. La participación de mercado de Tucumán está por encima de la media en el caso de Toyota. Eso es muy bueno. En números calculá que nosotros tenemos una participación de mercado de alrededor del 13% en Argentina y en Tucumán estamos casi en el 17%.

- ¿Esto destaca a nivel regional a Tucumán?

- Sí, creo que hay algún potencial más allá de las coyunturas del momento. Tiene un potencial de crecimiento, por eso es la idea de abrir en Concepción, que es una ciudad importante. La idea es que a través de esta segunda concesionaria y de un servicio móvil poder atender a toda la gente de Tucumán. Buscamos estar más cerca del cliente.

- En una entrevista de 2018 había dicho que Toyota era una “mosca blanca” en la industria, ¿mantiene la metáfora?

- Somos número 1 en producción, somos número 1 en exportaciones, este año vamos a ser récord de exportaciones. No suspendimos ni despedimos a nadie y estamos inaugurando concesionarias nuevas. El proyecto que nosotros consideramos sustentable no se podía dedicar solamente al mercado doméstico, por este tipo de coyunturas en Latinoamérica. Hacer un vehículo competitivo y exportar a Latinoamérica nos permitió, con una caída del mercado doméstico del 50%, dedicar nuestra producción a la exportación. Al tener un condimento de exportación de alrededor del 80% de lo que producimos, nos permite tener una política de precios distinta en el mercado doméstico. Esperábamos crecer alrededor del 10% de participación del mercado y el resultado de hoy nos lleva al 13% o 14%.

- ¿Cuánto afectó al sector la crisis económica?

- Cuando vemos el mercado doméstico terminará el año con 350.000 autos, lo que representa más o menos el 50% del mercado del año anterior. Un 50% de caída es imposible de manejar si uno no tiene otras canastas en donde poner la exportación, que es el caso nuestro. Cuando vimos que el mercado argentino se caía empezamos a buscar de hacer nuevos negocios en Perú y en Colombia, por ejemplo. Fuimos creciendo en esos destinos para compensar lo que perdíamos en el mercado doméstico.

- ¿Cómo calificaría la gestión de Mauricio Macri en términos de política de industria?

- Creo que nos faltó un poquito de trabajo en lo que es el desarrollo de la industria y en especial creo que quien más sufrió fue el integrante de la cadena de valor industrial, llámese Pymes, ahí nos faltó -a nuestro modo de ver- un apoyo a todo ese desarrollo de pequeñas y medianas industrias que contribuyen al paquete de la industria total. Se presenta hoy una vocación industrial más fuerte, y del lado de Toyota nosotros seguimos exportando, seguimos apostando a la Argentina, entendiendo de que de acá se pueden hacer las cosas. Nosotros desarrollamos la Hilux deportiva, Hilux Gazoo Racing, y ese vehículo a partir de enero se va a comercializar en Japón. Este año le exportamos 700 de esos vehículos a Sudáfrica. Creo que la Argentina tiene un potencial industrial que no hay que desperdiciar. Es difícil competir, sí, no hay ninguna duda. Argentina es un país que tiene impuestos distorsivos, en donde uno cada vez que exporta un vehículo está exportando un 15% de impuestos. Está mal, joroba la competitividad, pero bueno, hay que entender también que las necesidades o el déficit fiscal del país hacen imposible cambiar de un día para el otro esos impuestos. Tenemos que trabajar en el largo plazo para generar más de ese tipo de industrias que exporten y hacer un negocio más sustentable en el tiempo.

- ¿Qué expectativa tiene ahora con la asunción del nuevo gobierno nacional?

- Creo que hay un entendimiento de la importancia de la industria automotriz, que nos compete, y creo que puede haber algunos planes para empezar a trabajar en la cadena de valor. Pensá que somos 6.200 empleados de Toyota en Zárate, pero en la cadena de valor tenemos casi 30.000. Si pudiésemos crecer un poquito más el efecto multiplicador y de generación de empleo en la cadena es muy importante. Es lo que necesita el país.

- ¿Qué medidas hacen falta para fortalecer el sector?

- Creo que más allá de los grandes temas que hay que arreglar como esos impuestos distorsivos o la infraestructura, tenemos que fomentar la generación de empleo a través de políticas de fomento con pequeñas industrias. Obviamente hay que tratar de buscar el financiamiento y el apoyo desde el punto de vista tecnológico, administrativo y de previsibilidad para poder radicar nuevas empresas. Hace 10 años que reclamo porque en el país no tenemos una fábrica de cinturones de seguridad. Estamos hablando de una producción de este año, que fue la peor de todas en la historia reciente, de 350.000 autos. Si calculamos cinco cinturones por unidad, hablamos de que nadie quiere venir a fabricar en Argentina un millón y medio de cinturones de seguridad. Es un pequeño ejemplo de lo que se puede hacer. Los cinturones vienen de Brasil o de Tailandia. Es un elemento que no tiene ninguna tecnología nueva, es el mismo cinturón de hace 20 años al menos. Eso es lo que hay que empezar a trabajar en Argentina. No es que tenemos que hacer todo, porque es imposible en este mundo ser competitivo haciendo todo. Debemos decidir en qué nos vamos a especializar y en eso volvernos competitivos.

- ¿Cómo se puede pensar en la posibilidad de crecimiento industrial con índices de pobreza que rondan el 40%?

- Hay que empezar a hacer cosas un poquito diferentes, donde debe haber una articulación público-privada. Arrancamos en 2018 con una plataforma de movilidad, con la que a través de un móvil se puede alquilar por hora, por día o por un año vehículos. Lo hacemos a través de nuestros concesionarios y en estaciones de servicio. Arrancamos con 50 autos en Buenos Aires y tenemos casi 500 dedicados a la operación en Argentina y vendimos la plataforma en Uruguay, Brasil y estamos negociando con Ecuador y Costa Rica. Hay que hacer negocios nuevos para generar posibilidades. El tema es cómo ayudar desde el punto de vista tecnológico a esos negocios nuevos. En Toyota tenemos un montón de proveedores japoneses, es muy difícil que sin políticas de largo plazo vengan a producir a Argentina, pero ellos sí son proclives a arrancar en sociedades con proveedores locales. Tenemos proveedores locales con convenios tecnológicos con Japón para arrancar la producción de algo nuevo con asesoramiento de una empresa global, pero en el fondo están generando trabajo en el país. Ese es el gran desafío: hacer algo un poquito distinto de lo que hacemos y generar empleo.

- ¿Cuáles son los objetivos para 2020?

- La idea es crecer un poquito más en exportaciones, entendemos que el mercado argentino va a estar igual o un poquito arriba de lo que ha sido este año, no vemos que vaya a volver al millón de unidades por lo que seguiremos trabajando en negocios nuevos. Trabajamos mucho a mejorar los procesos productivos para poder ser aun más competitivos y pensar en agrandar nuestros destinos de exportación y los volúmenes de exportación.

Comentarios