La ironía de llamar a internas cerradas para luego no votar

Todos los partidos políticos están obligados a armar sus propios calendarios electorales. La presentación de listas únicas, que luego se convierten en acoples, evita que los afiliados tengan que ir a sufragar.

15 Mar 2019 Por Juan Manuel Asis
1

SIN LLEGAR A LAS URNAS. En los procesos internos de las estructuras partidarias es común que los afiliados no emitan su voto para elegir candidatos. la gaceta / foto de FLORENCIA ZURITA (archivo)

En Tucumán se convoca a internas partidarias para que no haya elecciones. Parece una ironía, pero sucede. Veamos: en los próximos 25 días deberían realizarse, en teoría, 94 internas cerradas para que se elijan los candidatos con los que cada organización competirá en los comicios provinciales del 9 de junio; a razón de cuatro por día. Sin embargo, la legislación (ley 5.454, de Partidos Políticos) permite que no haya votación si hay lista única.

Dato: nueve partidos han citado a internas cerradas para un mismo día este mes, el 31. Otras 15 organizaciones también han efectuado el llamado llegando con sus procesos hasta el 7 de abril. Es que, según el cronograma electoral, los partidos de Tucumán (94 en total: 26 nacionales y 68 provinciales) tienen plazo hasta el 10 de abril para realizar las internas cerradas para elegir a quienes los representarán el 9 de junio.

Sin embargo, no se observa ninguna campaña proselitista, movilización o “afichada” partidaria. Todo transcurre subterráneamente. Sólo a través del Boletín Oficial (BO) de la Provincia pueden seguirse estos procesos. Esto es porque, si bien las organizaciones están obligadas por ley a establecer un calendario electoral, la presentación de una sola boleta es lo tradicional.

Es lo que seguramente ocurrirá con aquellas nueve organizaciones que llamaron a internas cerradas para el mismo día (Convergencia de Bases para la Victoria, Participación Cívica, Convicción y Compromiso, Movimiento de Inclusión y Organización, Fuerza Republicana, Partido de los Trabajadores, Movimiento de Integración Federal, Acción Regional y Propuesta Popular) y con el resto. Lo facilita el sistema de acoples impuesto constitucionalmente, que convierte a los partidos políticos en meras listas colectoras y en siglas que responden a un dirigente político.

El acople evita y anula la competencia interna, siendo más importante la ascendencia territorial del dirigente político que la vida institucional del partido. El acople, en el fondo, es un acuerdo entre dirigentes para que los candidatos a legisladores -por ejemplo- sumen sus votos a una fórmula gubernamental.

En los próximos días, en el BO se publicarán más calendarios electorales internos, un paso ineludible de las estructuras partidarias porque todas deben ajustarse a este requisito legal, aunque ninguna llegue finalmente a la etapa de la votación a causa de la presencia de las listas únicas; en esencia el único motivo de todos estos procesos.

Una curiosidad, además, es que hay partidos con cronogramas electorales reducidos a sólo 10 días entre la presentación del padrón y el día de los comicios. Otros lo estiran un poco más, a 16 días. Lo apretado de las agendas es consecuencia del adelantamiento de los comicios decidido por el Poder Ejecutivo, que impone procesos electorales ultra rápidos en el casi centenar de partidos reconocidos.

Pero hay más aspectos llamativos: los frentes electorales tendrán 12 días para armar su cronograma electoral interno -entre la fecha en la que deben presentar las alianzas electorales (29 de marzo) y la de realización de internas cerradas (10 de abril)-, para elegir candidatos, situación que les cabría al oficialismo, al alperovichismo y a Cambiemos.

En fin, en los próximos 25 días, todos tienen que tener definidos sus candidatos.

Comentarios