El Gobierno tiene un ojo en las Lebac y el otro en el dólar

A la espera del primer desembolso del FMI. El equipo económico intentará estabilizar el tipo de cambio (en torno de los $ 28), mientras busca rescatar parte de las Lebac. El miércoles llegará la primera remesa (U$S 15.000 millones) del crédito “stand-by” otorgado por el Fondo Monetario Internacional.

18 Jun 2018
1

PROGRAMA. Christine Lagarde, del FMI, recibió la semana pasada, la Carta de Intención y Memorandum de Políticas Económicas del gobierno nacional.

Estabilizar el valor del dólar. Reducir, de manera constante, el stock de Letras del Banco Central (Lebac). Brindar señales más claras acerca de hacia dónde irá el modelo económico y aguardar una recalificación del país, a mercado emergente. En el medio, de este escenario, la gestión del presidente Mauricio Macri esperará los dólares que el Fondo Monetario Internacional (FMI) comenzará a girar a partir del miércoles. Por todas esas definiciones, esta será una “súpersemana”, como la denominó el mercado.

El miércoles se producirá el desembolso de U$S 15.000 millones de los U$S 50.000 millones que el FMI le otorgó a la Argentina como crédito “stand-by” para encarrilar el rumbo económico. La mitad de esa remesa podrá ser utilizada por el Gobierno nacional para venderlas en el mercado, en un mecanismo de apoyo presupuestario. Con esa herramienta, el equipo económico nacional cree que se puede darle cierta tranquilidad al tipo de cambio y evitar futuras crisis.

Macri pone a prueba la renovación de su gabinete económico con la colocación de bonos

“Hoy el escenario más positivo es aquel en el cuál la nueva conducción del Banco Central (a cargo de Luis Caputo), junto con los U$S 7.500 millones que ingresará al país por el primer desembolso del FMI para calmar al mercado cambiario, y estabilizar su valor en un rango de 26-28 pesos”, indica Invecq Consultora Económica. Según esa entidad, una vez que se logre eso, el Gobierno tendrá que ocuparse de que el traslado a precios no sea tan elevado como en otras ocasiones. “Esto permitiría terminar el año en línea con la cota superior presentada en el acuerdo con el FMI (32% de inflación) y obtener un tipo de cambio real algo más competitivo que el de principios de 2018”, señala en su reporte semanal.

“Si se logran estos prerequisitos, la tarea es volver a empezar, con un programa de estabilización, con algunos aspectos más favorables que antes (precios de tarifas, y tipo de cambio real) y con otros que están peores (nivel de deuda pública, sensibilidad del mercado y condiciones financieras internacionales)”, advierte Invecq.

Manzur y Urtubey dicen que es difícil la situación del país

El dólar minorista cerró la semana anterior con una suba 41 centavos, a $ 28,85 para la venta. Así alcanzó un nuevo máximo tras acumular un avance de más de 11% a lo largo de la última semana.

El interés en torno a la evolución del dólar se potenció tras la decisión tomada durante la víspera por el presidente Macri de designar al ex ministro de Finanzas (Caputo) como nuevo titular del Banco Central, en reemplazo de Federico Sturzenegger. “Lo primero que hay que hacer es tratar de frenar la crisis cambiaria”, reconoció ayer el flamante ministro de Producción, Dante Sica (ver página 6). En el mismo sentido, el propio Caputo había recibido, la semana pasada, la sugerencia de un grupo de banqueros para que el Gobierno fije o estabilice el tipo de cambio, al menos, durante 90 días.

Bajas liquidaciones

Los analistas estiman que, sin intervención del Banco Central, la divisa seguiría en ascenso. Esto se debe a que la demanda no se encuentra abastecida debido al bajo nivel de liquidaciones de parte del sector agroexportador producto de la sequía. Restarían ingresos al país por unos US$ 8.000 millones, según los cálculos que maneja el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne.

La oposición divide opiniones respecto de los cambios

La otra estrategia que se profundizará esta semana es la reducción del stock de Lebac. Según un informe del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (Ieral), el stock de esas Letras ya es mayor que la base monetaria y tiene vencimientos muy grandes en el corto plazo.

Mañana vencen $ 534.000 millones, lo que representa cerca de la mitad de la base monetaria.

“Tal es el tamaño del problema que, desde el 22 de mayo de este año, el BCRA vendió U$S 4.400 millones al mismo tiempo que bajaba el stock de Lebac en unos U$S 3.300 millones y viene haciendo lo posible para disminuirlo”, dice el reporte de la entidad que depende de la Fundación Mediterránea.

La compra de Lebac de los últimos días para que el vencimiento de esta semana no implique tasas muy altas o efectos monetarios expansivos, es lo que está introduciendo, de hecho, la inestabilidad cambiaria de estos días, advierte. Mayor oferta de pesos que no son aceptados, hacen subir el tipo de cambio.

Los analistas consideran que el Gobierno no tendría grandes obstáculos para renovar los vencimientos de esas Letras, ya que la mitad está en poder de bancos y otro porcentaje importante en manos de compañías aseguradoras que, en principio, no tendrían intenciones de dolarizar más sus carteras. Entre tanto, el Banco Central tenga que emitir dinero para rescatarlas, el dólar seguirá subiendo en los últimos días o, alternativamente, las reservas internacionales seguirán bajando, observa el Ieral.

Comentarios