Langostas: alertas por una posible aparición

En el NOA, las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy, Santiago del Estero Catamarca y La Rioja vienen sufriendo, en distinto grado, la presencia de esta plaga milenaria y están preocupados de lo que realmente pudiera pasar en el futuro. Fue así que asistieron funcionarios y productores al Taller sobre Langostas y Tucuras que organizó el Senasa.

03 Mar 2018 Por Gustavo Frías Silva
1

Esta semana, nuevamente los productores de la región tuvieron la posibilidad de participar de un nuevo taller de langosta y poder conocer, en realidad, cuál es la situación actual de esta plaga que viene trayendo ciertos dolores de cabeza a los productores de todo el país.

En el NOA, las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy, Santiago del Estero Catamarca y La Rioja vienen sufriendo, en distinto grado, la presencia de esta plaga milenaria y están preocupados de lo que realmente pudiera pasar en el futuro.

En la sede del Senasa Regional NOA Sur estuvo un número no muy grande de productores, pero sí se vieron representantes de las agremiaciones que los nuclean, sumados a productores de Rosario de la Frontera y de Santiago del Estero, que sí participaron, y pudieron escuchar del coordinador del Programa Nacional de Langostas y Tucuras, Héctor Medina, cuál es la situación actual de la plaga.

Seguramente, y de acuerdo a lo informado por los técnicos del Senasa que dieron un informe de situación, la cierta tranquilidad y mediana actividad que se observa en algunas zonas de la región que estuvieron complicadas por la proliferación de langostas, hizo que el interés de los productores no estuviera enfocado en esta problemática, sino en otras cosas más importantes como la finalización de la actual siembra de granos y la falta de humedad que estaban afrontando antes de las últimas lluvias.

Como dicen los que conocen la biología de estos insectos, no se deben descuidar ciertos trabajos que se deben hacer para que la sorpresa no sea grande, si es que existiera nuevamente una explosión demográfica de esta plaga, y es esto lo que los productores deben tomar conciencia en este momento.

La presencia de langostas (Schistocerca americana) que fueron detectadas en diferentes zonas del país y de la cual se informa en este Suplemento Rural, mantiene en alerta a las autoridades fitosanitarias nacionales y provinciales, buscando la forma seguir con los monitoreos y controles necesarios a medida que la plaga aparezca.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) ejecuta actualmente el Programa Nacional de Langostas y Tucuras, por el cual se realizan regularmente monitoreos y tareas de control, sobre la base de relevamientos habituales en las zonas donde habitan estos insectos, a partir de comunicaciones de productores, pobladores locales y de otras instituciones. Este programa permite al articulación entre el sector privado y todos los organismos e instituciones del Estado, para lograr un adecuado monitoreo y control de la plaga.

Esta articulación está cumpliendo con el objetivo central de prevenir impactos de las mangas en los cultivos y aprovechar los recursos humanos y materiales aportados por instituciones nacionales, provinciales, municipales y de productores para profundizar las tareas de monitoreo y control.

Actualmente, la reglamentación vigente, como el Decreto-Ley N° 6.704, en su artículo 6°, indica que los propietarios de los inmuebles que están afectados por la plaga deberán controlarla con personal y elementos suficientes en toda la extensión de su propiedad, y realizarlo desde el momento de la aparición de los insectos y continuar su control hasta lograr un adecuado control a juicio de los organismos sanitarios. También se especifica que los organismos de control fitosanitario deben brindar toda la colaboración que sea solicitada, por lo que la responsabilidad de su control es de todos.

Los controles que hoy están realizando los productores y el personal de los entes de control chocan, muchas veces, con la movilidad de la plaga y en los sitios donde desciende o se mueve, ya que muchas veces se las pierde de vista y otras veces es difícil o imposible llegar a esos lugares para saber de su existencia y posterior control.

A pesar de la calma que actualmente se observa, que muchas veces antecede a una tormenta, con el comportamiento de la plaga no se deben escatimar recursos para estar alertas y preparados para evitar daños mayores, y para ello el trabajo mancomunado y coordinado entre los organismos del Estado, conjuntamente con los productores y pobladores de esas zonas, es importantísimo para detectar los focos y su posterior control.

Las autoridades deben seguir informando y solicitar la colaboración de todos los factores del Estado y del sector privado, para ayudar en el control de la langosta y evitar que las mangas nuevas que se puedan llegar a formar, o los nuevos nacimientos que se pudieran dar, asolen a las producciones del lugar y de otras zonas más alejadas que pudiesen llegar con gran movilidad.

El tiempo pasa, las langostas podrían seguir naciendo y creciendo en número si los monitoreos y controles no son efectivos y coordinados, por lo que la toma de decisiones es siempre urgente.

Comentarios