El monitoreo permanente en la región es la principal arma de lucha contra las langostas

Se dictó un taller 
de capacitación e información en la sede Tucumán del Senasa. Trabajo público-privado.

03 Mar 2018
1

INFORME. José Luque (izquierda) sigue con atención las explicaciones de Héctor Medina, coordinador del Programa Nacional contra Langostas y Tucuras.

Es importante que todos los que estamos trabajando, tanto funcionarios del Estado como productores particulares, en monitorear y controlar los focos de langostas que se vienen dando en la región, tengamos a mano el Manual de Recomendaciones que realizamos en el Senasa como una herramienta de consulta permanente, para poder evacuar las dudas que tengamos y actuar en consecuencia. Así lo dijo Héctor Medina, coordinador nacional del Programa de Langostas y Tucuras del Senasa, quien brindó una charla el miércoles en Tucumán. Participaron del encuentro técnicos y funcionarios del Estado nacional y de Tucumán y productores de nuestra provincia, Salta y Catamarca. Además, dirigentes de la Sociedad Rural de Tucumán y de Apronor.

“Estamos en emergencia permanente, la plaga está en baja poblacional, se redujo lentamente, pero no desaparecerá de un día para el otro. La plaga está presente, no la vemos, pero debemos estar en alerta permanente”, sintetizó.

La langosta, durante enero pasado, tuvo una presencia muy fuerte en el NOA con focos que aparecieron tanto de “ninfas” como de “adultos”.

Detecciones

“En el centro de Córdoba también estuvo movido. Aparecieron en La Rioja y Catamarca y se dieron focos importantes en la zona tripartita de Santiago del Estero, Chaco y norte de Santa Fe. En esta región la langosta se dio por migraciones desde el Paraguay”, describió. “Esta aparición de focos que se dio durante enero, fue en algunas zonas sorpresivas porque no se las esperaba”, agregó.

Durante febrero, la situación cambió y la plaga en general disminuyó, pero aparecen “tucuras” de diverso tipo como la “quebrachera” y la “rayada”.

Durante este mes, como dijimos bajó en casi todos lados, pero hubo mucho movimiento en la zona limítrofe de Catamarca y La Rioja en el monte allí presente.

Medina dijo durante su disertación que es necesario realizar acciones preventivas de manera permanente para no tener sorpresas. Este es un criterio muy afianzado en todo el mundo y permitió que los ciclos de la langosta estuviesen más espaciados en el tiempo. “Es importante monitorear de manera permanente y nunca aflojar este procedimiento durante el invierno”, insistió.

“Tienen que usar todo el conocimiento científico para combatir a las langostas, sólo que se deben organizar todas las actividades para lograr tener un monitoreo que refleje la realidad y que se pueda controlar en consecuencia”, dijo.

“Los productores, los organismos de control y de investigación no deben dejar de accionar y no descuidarse. Hay que mantener la vigilancia de manera permanente. Bolivia y Paraguay lo hicieron, se descuidaron y la langosta los pasó por encima, por lo que debieron salir a buscar ayuda con nuestro país para poder controlarlas”, señaló el especialista. “Hoy estamos trabajando de manera conjunta y asesorándolos para poder realizar controles exitosos en monitoreos, en controles y en el manejo de información con sistemas informáticos”, agregó. En nuestro país, y después de un par de años que sucedió la explosión de langostas, se pudo sacar la emergencia.

Se pide un control obligatorio de focos en propiedades privadas, se cambió el programa inicial para ampliar a ‘tucuras’ y se dieron autorizaciones excepcionales para usar nuevos productos de control, mencionó. Todos debemos entender que la langosta no respeta límites y se presenta en zonas donde el productor no puede controlarla, por lo que se debe realizar una intervención articulada entre sector privado, Nación, provincia, municipios y comunas, para lograr bajar la densidad poblacional de esta plaga milenaria.

Comentarios