La Navidad invadió las calles y le va cambiando la cara a la capital

En el microcentro, en las plazas y en las avenidas principales ya se vive el espíritu de fin de año. Dos pesebres gigantes.

02 Dic 2017

Antes, mucho antes de que los tucumanos pudieran -o quisieran- darse cuenta de que el fin de año es un hecho, apareció la base del árbol que se arma en el cruce de las peatonales Muñecas y Mendoza. Listo, ya no quedaba lugar para las dudas: Navidad y Año Nuevo se habían instalado en la ciudad.

“El árbol de Navidad central ha sido renovado por completo. La base ahora es blanca y las estrellas son nuevas, ahora con iluminación led en cada una de ellas, que cambian de color y que le da un estilo diferente. También colocamos luces blancas en los árboles de las plazas, estrellas fugaces en la avenida Mate de Luna, luces en el arco de acceso al parque 9 de Julio... Es una manera de dar un mensaje de optimismo y ambientar la ciudad para un tiempo de renovación”, destacó Elio Ceballos Paz, director del programa de Recuperación de Espacios Públicos de la Municipalidad capitalina.

Algo que llamó la atención por estos días fue una intervención sobre las nuevas pérgolas que se construyeron en los extremos de las cuadras de las peatonal Mendoza. Las estructuras están cubiertas por mallas de material plástico reciclado, hecho a mano por un grupo de tejedoras que se capacitó en esa técnica especialmente para esa obra. Esta semana se desplegó una especie de mediasombra blanca por debajo de ese tejido, lo que hace imposible apreciar el trabajo. Pero no se trata de algo permanente, según los responsables.

“Es parte de la ornamentación navideña, algo que estará solamente hasta unos días después de Reyes Magos (6 de enero). En esa tela van unos colgantes blancos y peltres, hojas y bolas, algo lindo pero discreto. Todavía no está terminado. De ninguna manera se quiere tapar el tejido”, aclaró Ceballos Paz.

En la plaza Independencia, además de las luces y colores navideños, se armó un gran pesebre, al igual que en la Plaza De los Decididos de Tucumán, ubicada en Bolívar y Chacabuco, frente al hospital de Niños. “Muchas de las madres que tienen chicos en el hospital se acercan al pesebre a rezar y pedir por la salud de sus hijos, así que nos pareció importante armarlo ahí”, explicó Ceballos Paz.

Comentarios