Macri logró el aval político para la reforma fiscal

Ayer se alcanzó un consenso “histórico”, por el cual las provincias y la Nación acordaron pautas en la distribución de recursos y se comprometieron a reducir gastos e impuestos. “Este es un gran paso hacia adelante y es para cumplirlo”, celebró el jefe del Estado. Sólo San Luis quedó afuera del Pacto

17 Nov 2017
1

EL MOMENTO FINAL. Luego de largas negociaciones, Macri y los representantes de 23 provincias sellaron en la Casa Rosada los puntos del Pacto Fiscal. dyn

BUENOS AIRES.- Tras varias jornadas de negociaciones -en persona y por teléfono- la gran mayoría de los gobernadores firmaron ayer el llamado “acuerdo fiscal” con el presidente, Mauricio Macri. La única excepción fue San Luis, que mantiene una relación distante con la Casa Rosada.

“Estamos convencidos de estar dando un gran paso adelante”, expresó el titular del Ejecutivo Nacional en un breve discurso que pronunció en el salón Eva Perón la Casa Rosada, donde se selló el pacto federal.

Macri valoró el esfuerzo de los mandatarios y subrayó que el Estado podrá reducir sistemáticamente el déficit fiscal, que actualmente supera el 4% del Producto Bruto Interno (PBI). Resaltó además que esta nueva manera de concebir la administración del sector público generará estímulos para la inversión y el desarrollo de más obras públicas, porque “cada vez que reduzcamos gastos corrientes vamos a tener más capacidad de invertir”.

Según el acuerdo, el Gobierno y las provincias se comprometieron a reducir impuestos y gastos, a avanzar con propuestas en el Congreso y también a poner fin a las demandas judiciales entabladas en las últimas décadas.

Sin “aprietes”

Tras la firma, hubo una conferencia de prensa de la que participaron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; y los ministros del Interior y de Hacienda, Rogelio Frigerio y Nicolás Dujovne, respectivamente. Como voceros del grupo de 23 gobernadores estuvieron los de las provincias de los extremos norte y sur del territorio nacional, Gerardo Morales (Jujuy) y Rosana Bertone (Tierra del Fuego). Casualmente, ambos de diferentes signos políticos. Todos los protagonistas coincidieron en un calificativo para el acuerdo: “histórico”.

Peña apuntó a la “grandeza y responsabilidad” de los mandatarios que actuaron “sin desconfianza y sin aprietes”, luego de señalar que el acuerdo marca un antes y un después para la democracia. Dujovne aludió al pacto en término de ganancias: “gana el país y ganan especialmente las posibilidades de que Argentina pueda crecer, generar más empleo y bajar el índice de pobreza”. Valoró que no se trató de “un toma y daca” en el que uno cedía y otro ganaba, sino que siempre el Gobierno se puso “en los pies de los gobernadores” para tomar decisiones de acuerdo a las posibilidades de cada uno.

Frigerio destacó la actitud de la provincia de Buenos Aires, que se comprometió a dar de baja el reclamo en la Justicia por el Fondo del Conurbano y que, como contraprestación, alcanzará un camino gradual hasta llegar a lo que dice la ley: que la provincia reciba el 10% del impuesto a las Ganancias.

Agregó que el acuerdo en materia de régimen previsional incluye una fórmula de movilidad que se ajusta trimestralmente, con aumentos que estarán por encima del índice de inflación.

Morales (Cambiemos) consignó que los mandatarios estaban muy conformes. “No creí que pudiéramos llegar a lograr este acuerdo; el Gobierno tuvo la predisposición de escucharnos”, remarcó el jujeño. La gobernadora de Tierra del Fuego, la peronista Bertone, apuntó que “es la primera vez que las provincias firman un pacto fiscal en el que no se resigna federalismo” y donde las provincias sienten “que no perdemos”.

El vicegobernador de San Luis, Carlos Ponce, explicó que no se sumaron al acuerdo por considerar insuficiente la propuesta y porque deben analizarla con la Fiscalía de Estado. “Era un tema complicado para San Luis; entendiendo que tenemos dos juicios con sentencia firme, que representan alrededor de $18.000 millones, y otros sin sentencia. En total, representan $32.000 millones”, señaló Ponce. El vicegobernador -reemplazó al mandatario Alberto Rodríguez Saá, que está de licencia- consideró que no tenía facultades para aceptar el pacto. De todas maneras, seguirían en conversaciones con Frigerio.

Tras el triunfo electoral de Cambiemos en el ámbito nacional, Macri llamó a la dirigencia a discutir y alcanzar “consensos básicos” para el país. Sucedió durante un acto en el Centro Cultural Kirchner (CCK), al que concurrieron gobernadores, funcionarios, parlamentarios, sindicalistas y representantes de la Justicia.

El Gobierno entregó a los mandatarios un borrador con cuatro ejes. El pedido por la Ley de Responsabilidad Fiscal; para la reforma tributaria; para que los estados provinciales desistan de los juicios por fondos contra el Nacional (los reclamos suman $ 340.000 millones) y para que se resuelva el conflicto por el Fondo del Conurbano. Tras reuniones complejas, finalmente se aprobó al acuerdo. (Especial)

Comentarios