Hay que trabajar juntos contra el HLB

Desde esta columna, y a título de ser reiterativos, volvemos a reclamar la acción responsable de todos los factores involucrados en la cadena citrícola de Tucumán, en la lucha contra el HLB y el insecto vector la Diaphorina citri. Responsabilidad y compromiso deben ser las prioridades del trabajo que hay que desplegar sin descansos.

07 Oct 2017
1

›› REPORTE RURAL

Parece que las plagas de Egipto están apareciendo nuevamente en la región del NOA, con la detección de otro nuevo ejemplar cítrico con HLB en el traspatio en la localidad de Ituzaingó, al norte de Corrientes, limítrofe a Misiones, provincia que se encuentra en contingencia y cuarentena dispuesto por las autoridades del Senasa.

El HLB, las langostas y la polilla de los cítricos son las plagas y enfermedades que están apareciendo en el Norte del país complicando diversas actividades productivas y, por lo tanto, llevándose todas las portadas de los medios de comunicación del país.

Todos estos fenómenos biológicos que se vienen dando obligaron a que las autoridades fitosanitarias nacionales y provinciales se pongan en la tarea de enfrentar, con diferentes herramientas, las emergencias que se dan en cítricos, vides y diferentes cultivos y predios que afectan actualmente las mangas de langostas.

En estas tres importantes apariciones de plagas y enfermedades detectadas, es importante destaca que la única forma de tener éxito en prevenir más infestaciones y controlar los focos que van apareciendo es con el trabajo en conjunto de todos los sectores involucrados, ya que si cada uno hace lo que puede seguramente llegaremos al fracaso.

Por suerte, todo parece indicar que para enfrentar estas calamidades los sectores están reuniéndose y planificando diferentes estrategias, en conjunto, para lograr mitigar los efectos ya causados, pero sobre todo para prevenir que las plagas y enfermedades prosperen y avancen aún más en las zonas afectadas, o pero aun colonicen las que todavía se encuentran libres de estos flagelos.

En nuestra edición de hoy se presentan diferentes informaciones sobre el trabajo en conjunto que se está realizando en contra del HLB, actividades que sin duda requieren del esfuerzo intelectual, físico y económico para lograr controlar los focos detectados en las provincias hoy afectadas por el vector, y/o la enfermedad, y para lograr que el insecto y la bacteria afecten las zonas todavía libres.

Lo bueno es que todos los que actualmente se encuentran trabajando en prevenir y controlar las apariciones del vector y la bacteria, son conscientes de que todo lo que se pueda hacer nunca será suficiente para evitar que el vector o la enfermedad desembarquen en las zonas libres, por el tipo de enfermedad y por la movilidad que posee el insecto transmisor.

Las ornamentales

Es importante destacar que todos los focos que se vienen detectando se están dando en plantas de traspatio ornamentales, y en algunos casos cítricas, diseminadas seguramente en casi todas las ciudades y pueblos del país. Salvo en Misiones que la enfermedad y el insecto detectados ya se encuentran en plantaciones comerciales.

Todos entienden que la lucha debe ser sin cuartel, ya que el panorama en cuanto al avance del HLB en el mundo y en nuestro país es grave, y todo lo que hicieron en países como Brasil, México y EEUU, entre los más importantes, de nada sirvió para evitar su ingreso y propagación.

Preocupa muchísimo que en el NEA avance y que ahora en Chaco, Formosa y Santiago del Estero la enfermedad apareció en plantas de traspatio.

No hay dudas de que los trabajos de contingencia en las zonas afectadas y de monitoreo, en aquellas zonas potencialmente a seguir siendo afectadas, deben seguir haciéndose para tener la certeza de que no hay más plantas de Murraya Paniculata y cítricos enfermas, y si las hay, poder controlar su vector y erradicar las enfermas.

Es importante que todas las Murraya que están plantadas en el traspatio de casas de todo el país sean erradicadas, por la preferencia que tiene el insecto vector por esas plantas, por lo que es mucho lo que se debe trabajar para erradicarlas, con mucha información para que el público, en general, no las compre ni las multipliquen.

Productores

En lo referente al sector privado, se debe seguir trabajando con la finalidad de inculcar la necesidad de monitorear las fincas de manera permanente, y con procedimientos recomendados por los técnicos del INTA, del Senasa y de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) de Tucumán.

Es esperable que el sector acompañe todo lo que se disponga en las reuniones conjuntas entre quienes hoy trabajan contra esta temible enfermedad.

Obligatoriedad

Las normas fitosanitarias existen, deben ser aplicadas, pero sobre todo cumplidas por todos los productores.

No debemos olvidarnos de las plantas cítricas de traspatio y de todas las calles y plazas de nuestra provincia, que pueden ser, algún día, contagiadas por la enfermedad y ser una fuente de inoculo muy grande. Por lo que deben ser también monitoreadas y que ingresen a un plan fitosanitario acorde al lugar en la que se encuentran, para que el vector, si aparece, no prospere.

Todos debemos entender que sin la participación responsable de productores, empacadores, comercializadores, organismos provinciales, el Estado Nacional y los gobiernos provinciales y municipales, pero por sobre todo los ciudadanos, nada es posible para evitar que la enfermedad siga apareciendo y se propague.

Comentarios