Un nene de seis años pide el cambio de sexo en su DNI

Nació varón, pero desde que tiene 18 meses se siente y actúa como nena. Los padres luchan por que se haga respetar su derecho a la identidad.

26 Sep 2013
2

"Lulú" no es su nombre real, pero es la forma en que comenzó a conocerla todo el país. Su historia, por singular y delicada, se difundió en todos los medios y la resolución de su caso podría sentar un precedente histórico en el campo de la identidad sexual. Y es que "Lulú", a sus escasos seis años de edad, ya sabe que su cuerpo de varón está a años luz de distancia de su mente de mujer. Ella no quiere jugar con autitos ni con pelotas, como sí lo hace su hermano gemelo. Lulú quiere ser una princesa y su mamá, Gabriela, está removiendo cielo y tierra para que se reasigne el sexo en su DNI.

"Cuando empezó a hablar, me decía: 'Yo nena, yo princesa'. Quería tener el cabello largo y para simularlo se ponía trapos en la cabeza, pedía que le compraran muñecas. Me pedía mis polleras, mi ropa y se las quería poner. Pensé que era un juego. Hasta que vi un documental de National Geographic de una nena transgénero de Estados Unidos. Era la historia de mi hijo. Ahí entendí que era una nena trans, que su identidad era la de una nena", contó la madre al diario Clarín.

Si la Ley de Identidad de Género se venía aplicando con rapidez y eficacia para las personas transexuales que deseaban cambiar el DNI y adoptar una nueva identidad, el caso de "Lulú" sacudió el Registro de las Personas de la provincia de Buenos Aires. Cuando llegó el formulario y vieron que tenía apenas seis años, las autoridades decidieron que al caso lo resuelva la Justicia.

El pedido fue denegado tres veces. Primero lo hizo el asesor de Incapaces del Tribunal de Morón en septiembre de 2012 y luego el Registro de las Personas de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Claudia Corrado, en diciembre. La Asesoría General de Gobierno bonaerense también desaconsejó hacer lugar al requerimiento. "Como se trata del primer caso y el único de un menor de edad impúber, la situación debe resolverse en el ámbito judicial, tal como acordamos con los padres", dijo Corrado en diálogo con Télam.

Según las declaraciones de los padres, "Lulú" es absolutamente consciente de su situación y está segura de que quiere su nuevo DNI como mujer. Sin embargo, las autoridades optaron por la cautela debido a su corta edad. Pero existen opiniones que señalan que la Ley debe ser aplicada.

"Es importante que tanto los funcionarios públicos y los operadores judiciales comprendan cabalmente que la Ley de Identidad de Género entiende que el niño/niña es un sujeto de derecho y no un objeto de derecho y que como tal, puede requerir que se efectivicen sus derechos reconocidos por la ley en cuestión, por los tratados internacionales, en especial la Convención de los Derechos del Niño, instrumento que posee jerarquía constitucional", señaló Augusto Moeykens, vicepresidente de Acción por los Derechos del Noroeste y profesor de la cátedra de Criminología de la Facultad de Derecho de la UNT.

"Lo importante de este caso es que por buenaventura la niña cuenta con el apoyo de su familia, ya que por lo general los ñinos/as que enfrentan estas situaciones no cuentan con el apoyo de sus familiares y son sometidos a comportarse adecuándose a los mandatos sociales del género", concluyó el abogado.

Un caso singular
Shiloh, la hija de Jolie y Pitt, quiere ser varón

Mucho se viene diciendo acerca del look masculino de Shiloh Jolie Pitt, la primera hija biológica de Brad y Angelina. La niña, al parecer, está forjando su personalidad como varón. Incluso, en su círculo íntimo la llaman Shax. La transformación de su apariencia fue veloz, y tuvo el apoyo de sus padres. Según contó Jolie a la revista Vanity Fair, Shiloh quería vestirse tal como sus hermanos mayores (Maddox y Pax) y tener actividades propias de niños, como jugar con espadas, dinosaurios y automóviles en lugar de elegir las clásicas muñecas.

Después de pedir ropa de varón, Shiloh les dijo a sus papás que quería cortarse el pelo corto. Finalmente, les pidió que no la llamen más como a una nena.

"Le gusta vestirse como un chico, parece como si ella quisiera ser un chico. Así que tuvimos que cortarle el cabello. Ella quiere usar todo como si fuera un varón, se siente como uno de sus hermanos", confesó la esposa de Brad Pitt a la publicación.

Sin embargo, Angelina admite que esto no le preocupa, pues ella misma era como Shiloh, cuando era una niña, dijo.

Pero aunque Brad y Angelina están abiertos a comprender las necesidades de su hija, quien no está para nada conforme con el asunto es Jane, la madre del actor. En varias oportunidades, Jolie se mostró furiosa con su suegra, ya que insiste en regalarle a su nieta vestidos de niña, sin contemplar el deseo de ella.

Comentarios