¿Se nace o se hace transexual? Un debate que sigue abierto

Una psicóloga trans opina sobre el caso de "Lulú". Inteligencia y valentía.

25 Septiembre 2013
El caso de "Lulú", la nena de seis años que nació varón pero que desde los 18 meses se identifica como mujer, alimenta un debate todavía abierto acerca de las razones que definen a una persona como transexual. Al menos dos particularidades hacen que el caso cobre especial interés: por un lado la certeza y la seguridad de la nena respecto a su identidad de género a pesar de su corta edad y, por el otro, que su hermano mellizo que no presenta manifestaciones de transexualismo. La pregunta que vuelve a aparecer, entonces, es si una persona nace transexual o bien "se hace" por cuestiones que tienen que ver con su entorno.

"El debate sigue abierto. Tanto desde la biología como desde la psicología se ha intentado explicar el transexualismo, pero no se puede decir que haya una verdad científica al respecto", explicó Julieta Molina, una psicóloga transexual que trabaja en la biblioteca popular Crisálida.

"Las últimas investigaciones desde el punto de vista biológico tienen la hipótesis de que el transexualismo se origina en el útero cuando la hormona testosterona (en el caso de los varones) no llega a fijarse en la cámara del núcleo estriado del hipotálamo. Desde el punto de vista de la psicología, en tanto, seguimos apuntando a la historia vincular de cada persona, a su entorno familiar y social", señaló. Molina celebró la actitud de los padres de "Lulú" que, lejos de mirar hacia otro lado o tratar de negar la realidad, le brindaron todo el apoyo. "Valoro y aplaudo a esa madre, su decisión es muy inteligente y valiente", opinó la psicóloga a quien el caso le recuerda su propia historia de vida.

"En mi caso particular, yo me siento mujer desde los tres o cuatro años. Siempre supe lo que sentía, nunca lo dudé. Pero del sentirse al ser hay una distancia muy grande, porque se presenta un conflicto que en realidad no es con una misma, sino con los otros. Yo me asumí mujer recién a los 20 años y por suerte tuve el apoyo de mi familia. Hoy, gracias a la Ley de Identidad de Género, afortunadamente, las cosas están cambiando", concluyó la especialista.

Comentarios