La nena trans de seis años tendrá su DNI de mujer

El Gobierno de la provincia de Buenos Aires autorizó la rectificación. Un caso sin precedentes en el mundo. La importancia del documento adecuado.

26 Septiembre 2013
Tantos meses caminados, tantas puertas golpeadas (incluso la del despacho de la Presidenta), tanto llanto y oídos dispuestos a escuchar su historia llegaron finalmente a buen puerto. El Gobierno bonaerense decidió ayer que rectificará el DNI de "Lulú", la nena de seis años que nació con genitales masculinos pero que desde los 18 meses de edad se autopercibe como mujer. Este es el primer caso a nivel mundial en el que una transexual de tan corta edad consigue la adecuación de su identidad legal a su género autopercibido.

La historia tomó notoriedad ya que, desde fines del año pasado, la mamá de la nena, Gabriela, está realizando los trámites para el cambio de DNI. Incluso llegó a escribirle cartas a la presidenta, Cristina Fernandez de Kirchner y al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, pidiéndoles ayuda para rectificar el DNI ya que tanto la Asesoría de Incapaces del Tribunal de Morón como el Registro de las Personas se negaron a aplicar la Ley de Identidad de Género teniendo en cuenta que se trata de una menor prepúber. "Esta decisión que tomamos (de rectificar el DNI) está amparada en la Ley de Género y en la Convención Internacional de los Derechos del Niño, que en la Argentina tienen rango constitucional", destacó ayer el jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez.

Lulú y Manuel
"Lulú" nació con genitales masculinos y tiene un hermano mellizo que no presentó manifestaciones de transexualidad. En una entrevista con radio La Retaguardia y publicada por el periódico local Contrapunto, la mamá explicó cuál es la importancia del DNI para su hija. "Al aceptar que mi hijo no era el hijo que había parido sino que era una nena, acepté su identidad y me puse a su lado para ayudarla. Fue pasando el tiempo y Lulú fue afirmándose cada vez más y ya no tenía apariencia de varoncito; entonces las cosas se fueron complicando. Yo entiendo que hay que dar una identidad legal porque hoy Lulú no existe, existe Manuel... Pero yo la llevo a una guardia con el mentón lastimado, por ejemplo, y primero hay que pasar por la secretaria que ve que el documento dice Manuel y hay una nena para atender. Si llegás al médico, él, en lugar de ver qué problema de salud la trajo a la guardia, te cuestiona '¿pero cómo es una nena si acá dice Manuel?' Dejan de lado automáticamente su problema de salud, ya sea que tenga un broncoespasmo o que tenga que ponerle una vacuna... la mayoría de los profesionales no tiene la capacidad de entender el psicodiagnóstico, que es trastorno de la identidad sexual del niño, no quieren comprender", expresó la mamá.

Gabriela emprendió una lucha incansable para lograr que su hija sea una persona "insertada plenamente en la sociedad", como expresó en la carta a la Presidenta. En este camino recurrió al Inadi, a la Comunidad Homosexual Argentina y también a la cooperativa de salud mental Atico. El presidente de esta última, Alfredo Grande, dialogó ayer con LA GACETA. "El DNI es importante para cualquier persona porque, imagínese que en el mío, en vez de decir Alfredo Grande, dijera Alicia Rodríguez. Lo destacable de este caso es que hay una mamá que escuchó la necesidad de su hija y luchó por su identidad, para que su identidad no sea distorsionada por un documento oficial", señaló el psiquiatra, psicoanalista y escritor.

Lulú también tuvo que atravesar problemas cuando comenzó el jardín. Algunos padres y docentes se vieron desconcertados cuando ella llegó con su pollera y sus colitas y su DNI de varón. Si el compromiso de las autoridades se cumple, el año que viene podrá comenzar el primer grado como con su documento de nena y con su nuevo nombre. Respecto de las demoras que tuvo para llegar a este final -o comienzo- feliz, Grande expresó: "no creo que las autoridades hayan tenido mala voluntad, pero eligieron el criterio de la legalidad y nosotros el de la legitimidad. Esto es un avance para desterrar prejuicios y mandatos que señalan a la anatomía como la única manera de hablar de identidad", finalizó el especialista.

Comentarios