El alperovichismo mostró todo su poder de movilización

Casi 500 de colectivos, contratados por intendentes, legisladores y concejales, trasladaron a 40.000 simpatizantes, según los organizadores

10 Jul 2013

"Fue una gran aparateada". La frase, que fue repetida por alperovichistas y amayistas al final del mitin, resume la masiva movilización que puso en movimiento el oficialismo local para honrar a la presidenta Cristina Fernández, a sólo un mes de las elecciones Primarias del 11 de agosto.

Cerca de medio millar de colectivos fueron contratados para trasladar punteros y militantes políticos al Hipódromo de Tucumán, de acuerdo al cálculo que realizaron los propios dirigentes. La estructura movilizadora fue solventada, en mayor medida, por el Poder Ejecutivo provincial, por los intendentes, legisladores y concejales del oficialismo, a juzgar por la ubicación que cada sector ocupó en el interior del predio. La mayor cantidad de simpatizantes se ubicó sobre las tres tribunas del Hipódromo. En la tarima sur resaltaban con el clásico verde fluorescente las columnas que responden al legislador Carlos "Alito" Assán y al concejal Ernesto Nagle. En tanto que las gradas centrales fueron reservadas para los militantes que portaban carteles con los nombres de los precandidatos a diputado nacional por el Frente de la Victoria, Juan Manzur y Osvaldo Jaldo. Al igual que el año pasado, en la tribuna norte se instalaron los seguidores del intendente de la capital Domingo Amaya y del concejal Germán Alfaro. Para demostrarle a la Presidenta que representan al kirchnerismo más puro de la provincia, los amayistas colgaron un gigantesco pingüino inflado con gas helio. "La patria es el otro", rezaba la frase inscripta en la panza del muñeco. En este último sector, los militantes que responden al legislador ultraalperovichista Guillermo Gassenbauer se ubicaron por delante de las columnas amayistas, hecho que molestó sobremanera a las huestes capitalinas. La puja por ocupar espacios en el predio hípico tendrá -seguramente- su correlato en la pelea real por el poder de la capital en 2015. Previamente, las facciones gassebaueristas se toparon, a la entrada del estadio, con las filas de La Cámpora y las que aportó el intendente alperovichista de Yerba Buena, Daniel Toledo.

La agrupación que conduce Máximo Kirchner a nivel nacional y el legislador Jesús Salim a nivel provincial, no tuvo este año su lugar frente al palco. En los festejos del 9 de Julio del año pasado, los camporistas se habían instalado a sólo pocos metros del escenario. En esta oportunidad, los jóvenes K y militantes de Unidos y Organizados fueron ubicados a un costado, ya que hacia el centro -y a pocos metros de Cristina- fueron ganando espacio los familiares del matrimonio gobernante. El Ateneo de la Militancia que conduce Sara Alperovich y la agrupación "La Profe" que encabeza de la ministra de Educación, Silvia Rojkés, ocuparon esa zona de privilegio. También en el centro, y al lado de la platea reservada para los invitados, fueron ganando terreno los dirigentes que responden a los intendentes Luis Campos (Alberdi), Zacarías Kodher (Banda del Río Salí), Javier Pucharras (Tafí Viejo), Luis Morghenstein (Las Talitas) y César Dip (Lules). Fue llamativa la ausencia de dirigentes que responden al intendente de Famaillá, Juan Enrique Orellana. También se acomodaron cerca del estrado, los dirigentes que responden al interventor de la Caja Popular, Armando Cortalezzi, y al concejal de la capital, José Ramos. El partido Miles, que a nivel nacional conduce el dirigente piquetero Luis D' Elía, ocupó un lugar importante dentro del campo. Desde Buenos Aires, dirigentes de este espacio y también representantes de comunidades africanas en Argentina que responden al polémico dirigente se ubicaron cerca del escenario. "Hace 17 años que vivo en Argentina. Cristina y Néstor fueron los únicos que implementaron políticas de inclusión de las comunidades afro que viven en el país", sostuvo a LA GACETA el marfileño Baltazar Ackhast.

Ayer fue la primera vez que uno de los brazos peronistas de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) se hizo presente en un acto ultra K. Los funcionarios camporistas Mario Leal, Ricardo Zupán y Rodrigo Alderete encabezaron las columnas de docentes y alumnos de la casa de

Juan B. Terán. Un hecho que, seguramente, marcará un antes y un después en la institución que históricamente lideró el radicalismo local.

Comentarios