Las pinturas se imponen de nuevo en el salón

En el MUNT se inaugurará esta noche una nueva edición de la convocatoria de arte contemporáneo.

12 Jul 2012 Por Jorge Figueroa
3

EN SALA CENTRAL. En una de las esquinas pueden apreciarse los trabajos de Marcelo Lazarte, María Aráoz y Pablo Iván Ríos. LA GACETA / FOTOS DE INÉS QUINTEROS ORIO

"La familia", conjunto escultórico instalado en la sala central, se lleva todas las miradas en este nuevo salón del MUNT, que se inaugurará hoy a las 20 en San Martín 1.545. La obra de Eugenia Bulacios Zamora es una escultura blanda y cita expresamente al trabajo que en los 70 realizó Oscar Bony en el Instituto Di Tella (ubicó a una familia obrera real en un costado del espacio, en una dura performance de arte político).

El IX Salón de Arte Contemporáneo de la UNT, empero, sirve como un muestrario de tendencias y estilos distintos, pero también de géneros, entre los que, una vez más, domina la pintura sobre la fotografía, el objeto, la escultura y el dibujo. Un dato que en la edición pasada ya se había podido observar. Véase por caso "Las ánimas del snob", de Hugo Bellagamba; "Celebration", de Roberto Aguilera Vizcarra; y las obras de Marcelo Lazarte, Pablo Iván Ríos y Mané Guantay, entre otros.

Pero la fotografía también tiene mucho que decir: el retrato de la familia Chaile ("Chaile Family' Food"), de Ramón Teves, en el colorido estilo del pop latino es una línea de trabajo que puede advertirse. Otra, la de Diego Aráoz, en la que expone dos viejos carnés del comedor universitario con sus respectivos retratos en "Los comensales". Pero no falta el asexuado desnudo de Belén Romero Gunset, acostada en una calle de Buenos Aires (que no pudo exhibirse en ArteBA); ni la cotidianidad del Mercado del Norte en una apaisada imagen de Matías Zelarayán. Tampoco puede soslayarse "Sombras", de Patricio Ramos Gatti, con una Casa de Gobierno desdibujada por los efectos lumínicos. Y para qué hablar de los engaños a la mirada que frecuentemente plantea en sus obras Javier Soria Vázquez. "Casamiento en Monteros", de Rosalba Mirabella, es otro punto alto de la muestra, con los muñecos que tiene de protagonistas en diferentes series.

Entre los objetos se destaca un conjunto de Emiliano D'Amato Mateo ("¿Podés escuchar lo que flasha este cuerpo de obra?"), en la que el artista linkea con cierto comic y estilo toy (algo que también se observa en la pintura de Pablo Padilla Ruscitto). "Rizoma" es una instalación de Marcos Bauzá; y hay un llamativo pañuelo de Josefina Fajre, construido con la forma geográfica del mapa de la provincia, así como un pitufo de Leonel Marchesi.

En "Arroz con leche", de Guadalupe Rearte, una joven escribe en un pizarrón "que sepa coser, que sepa bordar", pero solo acercándose mucho se puede notar que todas las líneas, el dibujo, en definitiva, está bordado con una manifiesta prolijidad.

Con un puntillismo preciosista José Zamora dibuja los retratos de Perón y de Evita en "Happy couple".

Neoconceptual
La vertiente neoconceptual en el MUNT, sin embargo, debe buscarse en dos obras de Lucrecia Lionti. "Libros" es una biblioteca real, con distintos anaqueles en la que se ubican 36 textos, todos con títulos referidos al arte. Su otro objeto -"Obra vendida"- es una lección de tautología porque tiene solo eso, un carácter descriptivo que no esconde, por otra parte, un dejo de ironía sobre el mercado del arte. "Esta obra con base de color caqui tiene un precio de 10 mil pesos argentinos del año 2012. Sin título, acrílico sobre papel. 14,5 x 20,5 cm", la firma del artista y el puntito rojo (signo de vendida) se pueden ver y leer en este trabajo.

Más de 180 artistas se presentaron este año en el salón, pero un poco más de 80 quedaron seleccionados, lo que hace que por momentos parezca recargado el montaje. Los premios se entregarán el 26.

Comentarios