La desilusión tiene cara de "Flaco"

Puppio, Feerico Mesón, Tomsic, Zalazar, 
Navarro Velázquez, Zumaeta, Paz Aparicio, Rivadeo,
Kovacevich, Álvarez Mazzoco, Rodríguez, 
, Alcorta, Martín.
Puppio, Feerico Mesón, Tomsic, Zalazar, Navarro Velázquez, Zumaeta, Paz Aparicio, Rivadeo, Kovacevich, Álvarez Mazzoco, Rodríguez, , Alcorta, Martín.
29 Abril 2012
Hace frío, llueve. Mejor no dar vueltas: vamos al grano. Es casi la medianoche del jueves, refugiados en un bar un grupo de la promo 98 del Belgrano ya se tomó un par de cervezas para ir aflojando la memoria. Muy cumplidos traen a la cita álbumes de fotos.

Para ellos juntarse no es una novedad, ya que durante estos 14 años no dejaron de verse y hace siete que se cuentan todo por mail. "Tenemos dos juntadas importantes al año: una con las novias y familias de cada uno y otra sola con los vagos". Algunos también trabajan juntos.

Son varias las aventuras, pero la que prefieren es la de aquella vez en Lules, "la megálopolis del Flaco". Cuando llegaron dispuestos a divertirse a bordo del camión del padre de Leo. "La idea era perfecta. Allí nos esperaría un boliche lleno de minas", cuentan. Pero cuando llegaron se dieron con que el boliche no era tal, sino que se trataba de una casa casi en demolición con un tipo con micrófono que hacía de DJ. Las chicas sólo ocupaban el 1,3% del total de la población bolichera y los luleños no estaban dispuestos a compartirlas.

Quebrados, abandonaron el lugar y descargaron la ira tirando piedras hacia una vieja estación del tren. "De repente se enciende una luz, se abre una ventana y aparece un hombre con una escopeta. En medio minuto la masa agitadora se disolvió para esconderse", relatan.

Parece que les quedó corta la entrevista porque mientras escribo esto llega a mi correo: "Anécdota 1" y "anécdota 2". Justo a tiempo. El lugar -cuenta su autor- la casa de Bonilla. Medio curso en el agua, hacía calor y 'Bombillín' ofreció generosamente su pileta. De repente alguien detectó voces femeninas en las cercanías. Leo acercó una escalera y se apresuro a subirla. Lo que descubrió fue a las vecinas haciendo topless. De a uno, todos nos turnamos para subir. Cuando le tocó el turno a "Cachín" una mano lo agarró de los pelos. "Conclusión: Cachín, fuiste el único que no vio ni la sombra de una teta y encima te mechoniaron". (Nota del autor: suponemos que no se trata del mismo día que fue tomada la fotografía que corresponde al texto, ya que no hay tal aspecto adolescente). Bueno, volvamos al bar el jueves por la noche.

Todos coinciden en que el colegio los marcó para siempre y forjó una amistad profunda. Pero aseguran que "el fenómeno de la mujeres" todavía les genera dudas. "Era increíble, pero a la salida nos esperaban montones de chicas de distintos colegios", dice uno con seriedad. "¡Andá!", rebaten los demás.

Comentarios