"La discriminación es una realidad común"

Brenda Asnicar, que interpreta a Antonella, aseguró que el mensaje de Patito es muy claro: la verdadera belleza está en la persona. El afecto de los fans.

“NUNCA FUI MALA”. La actriz aseguró que disfruta haciendo el personaje. LA GACETA “NUNCA FUI MALA”. La actriz aseguró que disfruta haciendo el personaje. LA GACETA
09 Marzo 2008
Ella es la úni­ca, la di­vi­na, la “ma­la”... y, por cier­to, le en­can­ta. Con un to­no un po­co más gra­ve que su com­pa­ñe­ra de elen­co, Lau­ra Es­qui­vel, pe­ro to­da­vía con un de­jo de co­le­gia­la que aca­ba de em­pe­zar las cla­ses, Bren­da As­ni­car, de 16 años (aun­que pa­re­ce más grande), se dis­pu­so a man­te­ner una char­la te­le­fó­ni­ca con LA GA­CE­TA con la mis­ma bue­na on­da que su ri­val en la fic­ción.
Con­sa­gra­da en 2007 co­mo la mal­va­da de “Pa­ti­to Feo”, Bren­da se ga­nó un lu­gar en las men­tes y en los co­ra­zo­nes de mi­les de fa­ná­ti­cos de la ti­ra. Por si es­to fue­ra po­co, de­sem­pe­ñó su pa­pel con tan­ta de­sen­vol­tu­ra y sim­pa­tía que su ac­tua­ción le va­lió una no­mi­na­ción al Mar­tín Fie­rro co­mo “Re­ve­la­ción Fe­me­ni­na”, ter­na que com­par­tió con Lau­ra Es­qui­vel y Vio­le­ta Ur­tiz­be­rea, quien fi­nal­men­te ga­nó por su pa­pel en “La­lo­la”.
“La se­rie lle­va a la te­le una rea­li­dad que pa­sa muy se­gui­do, vis­ta un po­co des­de el hu­mor. To­dos he­mos su­fri­do al­gu­na vez la dis­cri­mi­na­ción en el co­le­gio. A mí me pa­só mu­cho de chi­ca... y  me si­gue pa­san­do. To­da­vía so­mos chi­cos, ¿no? Re­cuer­do que mu­chas ve­ces la pa­sé mal en la es­cue­la; los chi­cos ha­cen mu­cha di­fe­ren­cia y no se dan cuen­ta de que lo que real­men­te im­por­ta es lo de aden­tro. Son eta­pas de la vi­da, creo que des­pués uno se va dan­do cuen­ta... ¿a vos no te pa­só? El men­sa­je que de­ja ‘Pa­ti­to’ es cla­ro: la ver­da­de­ra be­lle­za es­tá en la per­so­na”, re­fle­xio­nó Bren­da, que vol­vió el lu­nes pa­sa­do de la gi­ra con el elen­co de la ti­ra por al­gu­nos paí­ses de la­ti­noa­mé­ri­ca, don­de cer­ca de 150.000 es­pec­ta­do­res pre­sen­cia­ron su per­for­man­ce co­mo An­to­ne­lla, lí­der de “Las Di­vi­nas”.
Re­pi­tien­do va­rias ve­ces la pa­la­bra “in­creí­ble”, la ar­tis­ta ha­bló de la ex­pe­rien­cia. “Hu­bo mu­cho con­tac­to con la gen­te, los fans eran muy afec­tuo­sos. ¡Nos se­guían a to­das par­tes! Que la se­rie tras­cien­da en paí­ses co­mo Mé­xi­co y Pe­rú me pa­re­ce sú­per im­por­tan­te. Real­men­te fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble”, re­la­tó.
“Co­mo nun­ca fui ma­la, dis­fru­to mu­chí­si­mo ha­cien­do es­te per­so­na­je. An­to­ne­lla es va­ni­do­sa, egoís­ta... pe­ro, de al­gún mo­do, es di­ver­ti­da”, ex­pre­só Bren­da, que por es­tos días lu­ce un to­no más cla­ro en su ca­be­llo que la ha­ce to­da­vía más An­to­ne­lla. “Con ella me per­mi­to ha­cer o de­cir co­sas que en la vi­da real no me ani­ma­ría. En la ca­lle, por ahí al­gu­nas ne­nas me mi­ran co­mo asus­ta­das... se que­dan con el per­so­na­je”, agre­gó entre risas.
Con es­ca­sa ex­pe­rien­cia en la ac­tua­ción pe­ro con mu­cho ins­tin­to y es­pon­ta­nei­dad, la ac­triz con­tó las vir­tu­des de triun­far en la te­le sien­do ape­nas una ado­les­cen­te. “¿Di­fí­cil? Naa... Que la gen­te te ad­mi­re y te aplau­da... es al­go que nun­ca me pa­só. No en­cuen­tro nin­gún as­pec­to ne­ga­ti­vo; ten­go mu­cha ener­gía pa­ra so­por­tar las gi­ras, las gra­ba­cio­nes y otras co­sas pro­pias de es­te ne­go­cio. Es­to es lo que amo, no pue­do que­jar­me”, re­co­no­ció.
Muy an­sio­sa por el show en Atlé­ti­co que brin­da­rá to­do el elen­co de “Pa­ti­to Feo” el vier­nes, la ac­triz ha­bló de sus ex­pec­ta­ti­vas. “En pri­mer lu­gar, se­rá la pri­me­ra vez que vi­si­te Tu­cu­mán, así que ten­go mu­chas ga­nas de via­jar. Só­lo es­pe­ro que nues­tra obra les gus­te a los chi­cos, es­pe­cial­men­te las com­pe­ten­cias en­tre ‘Las Po­pu­la­res’ y ‘Las di­vi­nas’, que son muy en­tre­te­ni­das”, ade­lan­tó. “Des­de ya, me gus­ta­ría agra­de­cer pro­fun­da­men­te a los pa­dres que hi­cie­ron un es­fuer­zo tan gran­de pa­ra cum­plir el sue­ño de sus hi­jos. Y a ellos, los voy a es­tar es­pe­ran­do pa­ra co­no­cer­los. El con­tac­to con el pú­bli­co es, al me­nos pa­ra mí, muy im­por­tan­te”, con­clu­yó Bren­da, di­vi­na, an­tes de ir a al­mor­zar.

Comentarios