La pelea comenzó entre las lindas y las feas

La competencia que plantea la serie televisiva"Patito Feo" se traslada a la vida cotidiana entre los chicos. Muchos niños y niñas prefieren ser como Antonella, la villana de la televisión.

08 Marzo 2008
“Na­die pa­sa de es­ta es­qui­na/ aquí man­dan las di­vi­nas/ por­que so­mos ga­so­li­na/ ga­so­li­na de ver­dad. To­dos sa­ben quien man­da en el school/ por­que no­so­tras so­mos gen­te cool/ gen­te que sien­te, con san­gre ca­lien­te/ que quie­re ha­cer­se ori/ Sea co­mo sea/ aquí no en­tran feas/ pa, que lo veas te voy a mos­trar/ mi­ra a esa fea/ aque­lla otra fea/ aquí no pue­den en­trar”.  
Se es­cu­cha por un la­do de las di­vi­nas. Pe­ro del fon­do le con­tes­tan las po­pu­la­res.
“No, no, no, no que­re­mos no/ ser tan hue­cas co­mo las di­vi­nas/ no, no, no, no que­re­mos no/ ser mu­ñe­cas sin co­ra­zón/ Si, si, si si que­re­mos si/ com­par­tir los sue­ños de la vi­da/ si, si, si, que­re­mos si/ dar siem­pre lo me­jor”.
Pa­ti­to Feo se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­me­no en la Ar­gen­ti­na. Más de 100.000 per­so­nas ya vie­ron el show que en la se­ma­na pre­sen­ta­rán en la pro­vin­cia. Y sí que fue una re­vo­lu­ción; los pa­dres que son ator­men­ta­dos por las di­vi­nas y las po­pu­la­res, co­rrie­ron has­ta los cen­tros de ven­ta pa­ra po­der te­ner un lu­gar pre­fe­ren­cial y bai­lar y can­tar al la­do de las pro­ta­go­nis­tas de la no­ve­la in­fan­to ju­ve­nil.
Pe­ro... ¿Has­ta dón­de lle­ga es­ta gue­rra en­tre las feas y las lin­das?. La au­dien­cia tu­cu­ma­na, en su ma­yo­ría ni­ñas, se iden­ti­fi­ca con un gru­po y el ele­gi­do es sin du­das el de las di­vi­nas, aun­que en la ti­ra se las pre­sen­te co­mo las vi­lla­nas. Pe­ro hay quie­nes quie­ren imi­tar a Pa­ti­to, co­mo So­fía To­do­ro­vich, de cin­co años: “cuan­do sea gran­de quie­ro ser bue­na co­mo Pa­ti­to”, di­jo. Ale­xa Bo­ne­ti Pé­rez, imi­ta a Pa­ti­to con sus pri­mos Pa­blo Bo­ne­ti, de cin­co, y Jaz­mín Bo­ne­ti, de sie­te años. “Nos jun­ta­mos en mi ca­sa y bai­la­mos y can­ta­mos las can­cio­nes”, co­men­tó la ni­ña, de seis años. Su ma­má, Noe­lia Pé­rez, con­tó que los chi­cos es­tán lo­cos por la ti­ra y es­ta­rán en el show. “Jue­gan a ser las pro­ta­go­nis­tas de la no­ve­la. A Pa­blo le en­can­ta Pa­ti­to, pe­ro cuan­do jue­ga siem­pre es­tá en los dos gru­pos”, di­jo en­tre ri­sas.  
“Me gus­tan las di­vi­nas,  me en­can­ta co­mo se vis­te An­to­ne­lla, co­mo can­ta y bai­la. A Pa­ti­to la ha­cen fea”, con­tó Va­len­ti­na Odstr­cil, de 10 años.
Ga­brie­la Pi­ñe­ro, de ocho años, es de la pro­vin­cia de San­tia­go del Es­te­ro y com­pra­rá la en­tra­da pa­ra el show que se rea­li­za­rá en el club  Atlé­ti­co Tu­cu­mán. “Me gus­ta An­to­ne­lla por­que se ha­ce la ma­la; tam­bién, la per­so­na­li­dad”, di­jo. “No me de­ja ver la te­le­vi­sión a la ho­ra que dan Pa­ti­to. Es fa­ná­ti­ca”, se que­ja Gra­cie­la Pi­ñe­ro, ma­dre de ni­ña.
“Yo quie­ro ser co­mo An­to­ne­lla. Es más bo­ni­ta. Pa­ti­to es fea”, re­sal­tó An­to­ne­lla An­ce, de cin­co años.
En la ciu­dad, las di­vi­nas es­tán por to­dos la­dos. ¿Se­rá que a los pro­duc­to­res le sa­lió mal la idea,  y que la chi­cas pre­fie­ren ser co­mo An­to­ne­lla?

Comentarios