El filósofo de las viñetas

30 Sep 2020
1

Quino y sus creaciones

La muerte de un grande nos obliga a revisitar su obra. En cada uno de sus libros, tiras e innumerables publicaciones en diarios, hay algo siempre vigente, su pasión y genialidad. Es así como el universo de Quino es una combinación única: dibujos con mucho carisma, la observación meticulosa del mundo y algunas de las reflexiones más inteligentes que pueden encontrarse en el noveno arte. 


Mafalda entre las primeras lecturas 

El estilo de dibujo de Quino es carismático desde su aparente simpleza y termina siendo una vía de entrada para que muchos en sus primeras lecturas se acerquen a su obra. Habré tenido 6 o 7 años, exigí – no hay otra forma a de definirlo – que me comprasen algunos de los libros recopilatorios de La Flor. Había chistes que entendía y otros, que cual Mafalda, tenía que pedir que me explicasen. A diferencia de la tira, los adultos no se horrorizaban, expropiaban encantados los tomos para vivir el efecto Quino: Reírse y reflexionar a la vez.  

El editor Daniel Ferullo es uno de los tantos que disfrutó la obra del maestro desde muy joven ¨A Quino lo conocí de muy chico, cuando iba a la escuela primaria. Debía tener 7 u 8 años, entonces. Por supuesto, lo primero que leí de él, fue Mafalda” Y agrega “La tira comenzó a publicarse en 1964, y yo nací en 1963... se puede decir que crecí junto con ella. (risas)” 

Por otro lado, el artista Iván Ríos comenta “Lo conocí gracias a las tiras que publicaba La Gaceta cuando era niño. Me sorprendía que su modo de reflexionar no dejaba de maravillarme. Siempre tenía otra vuelta de tuerca que sorprendía” 

El ilustrador e historietista Maco Pacheco nos cuenta que a sus trece conoció la obra del artista mendocino, con una puerta de entrada distinta “Mafalda inédita” y que para él fue un descubrimiento enorme que lo llevó a buscar todos los otros tomos de la niña cuestionadora. “Después fue descubriendo otros de sus libros de humor gráfico, como Que mala es la gente” 

La marca quedó también en el artista Frido Nuñez "Quino me trae de vuelta a las primeras revistas que disfrutaba en mi casa. La única página de Quino que traían era la frutilla del postre. Es un humor tan profundo y a la vez tan familiar que es imposible no llevarlo dentro de cada uno"  

Finalmente, el historietista y amante del cómic de los noventa, Segundo Moyano agrega con pasión comiquera “Al maestro lo conocí de chico en las tiras que publicaba La Gaceta en esos años, y entró en el corazón al principio por sus personajes: Mafalda, Manolito, Susanita, etc.” Y como todos, tiene su personaje más querido “el preferido de nuestro mundo de locuras gráficas y sueños, Felipe, el fanático de todo lo que nos gusta”


Dibujo simple y contenido complejo 

El diseño de los personajes de Quino se parecen a los de Charles Schulz (Peanuts o Snoopy y Carlitos). Son carismáticos y expresan muchísimo desde su simpleza. Como nos explica Iván Ríos “De él aprendí que para decir bien no hacía falta un dibujo barroco ni enmarañado. Los pequeños gestos lo pueden decir todo”  

Estos dibujos se convierten en la puerta de entrada a un universo de metáforas donde el humor es la vía principal para algunas de las observaciones socio culturales más inteligentes que pueden encontrarse en el noveno arte. Es así como nos sumerge en su cosmovisión que estudia la violencia, la política, la hipocresía y el ser cotidiano que está sujeto a todo eso. Esto es algo que influenció a innumerables artistas e historietistas de tiras cómicas, como expresa Leo Miranda “Como dibujante, la principal influencia estuvo (está) en sintonizar con la gente a través de la reflexión. Decir, criticar, poner el acento; a través del humor gráfico.
Alterando un poco la frase sería algo así como: el gag va por dentro” Y en cuanto a lo reflexivo, agrega “Muchas tiras tal vez no te sacan una carcajada, pero te dejan pensando ya sea por la temática que abordan o por lo ingenioso del planteo. Y todo acompañado por unos dibujos que dan gusto verlos.” 

El tramado y las manchas fueron una influencia importante para Maco Pacheco “Lo que más me influenció fue usar la imagen como parte texto narrativo. Quino lograba un equilibrio entre la imagen y el texto. La imagen terminaba de hablar lo que el texto no decía. Cuando lo descubrí fue un mundo que se abrió para mí” y continúa analizando la obra “Con la viñeta muda, lo que me puso como objetivo que mis viñetas se puedan entender por sí mismas sin texto explicativo. También aprendí la metáfora en el humor gráfico”  

La influencia también fue fuerte en Frido Nuñez "Con el tiempo me hice dibujante y aprendí a quererlo también por su pluma. El tiempo me hizo encontrarlo en otros amores: En mi esposa que tuvo su infancia rodeada de la sabiduría de Mafalda gracias a su madre que supo tener ese tesoro en el momento y en el lugar justos. Ahí donde estén esas páginas podemos volver a encontrarnos con él, con sus denuncias y su forma maravillosa  de ver nuestra vida, es nuestro trabajo ahora mantener esas páginas vivas y pasar la posta."

Finalmente, Segundo Moyano se explaya en las influencias que tuvo en su obra “Con el tiempo, la Obra del maestro me entró también en la mente con preguntas de cada uno de sus personajes despertando preguntas también en mí. Más allá de la obra maestra que es  Mafalda destacó sus planchas individuales dónde en un solo cuadro o viñeta decía cosas con ironía y acides incluso sin palabras  dónde el Quino dibujante daba cátedras más allá del guionista   en si  al  manejar los espacios , los golpes de efecto y la síntesis de un mensaje contundente”


De publicidad de electrodomésticos a una tira inmortal 

Mafalda, esa nena que se le plantaba al mundo y lo cuestionaba con preguntas que ponían los pelos de punta a todo adulto que estuviese cerca. Les cuento algo que les va a encantar: Nació como un posible producto publicitario.

A Quino lo contactó Agens Publicidad a través de un amigo para que haga una tira cómica en la que se promocionen electrodomésticos Mansfield, de la empresa Siam di tella. Esta tira iba a funcionar como publicidad encubierta en los medios gráficos. Humor costumbrista en el que esos productos sean los protagonistas. Es cierto, pensar en esto como un discurso publicitario, es hilar muy fino y entrar en debates. De hecho, considero que es principalmente terreno de estrategias de comunicación y marketing. (hincapié en comunicación), Daniel Ferullo agrega desde su experiencia en publicidad “El origen publicitario de Mafalda es sólo una anécdota... Ya es conocido que era un personaje para la firma Mansfield” y finalmente agrega “Lo importante es lo que fue (y es) Mafalda... En lo que derivó el personaje y en la influencia que tiene en el mundo... Fue traducida a 30 idiomas, entre ellos, el chino y el guaraní” 

La genialidad y creatividad que había en esas tiras no podía quedarse en un mero terreno publicitario -al que nunca llegó - sino que iba a romper las barreras desde lo creativo para convertirse en uno de los grandes clásicos del noveno arte y ganarse el aplauso de figuras intelectuales importantes como Umberto Eco. 

Como comunicador, la obra de Quino siempre me deja pensando en lo fundamental que es tener la capacidad de transmitir contenidos complejos de forma simple para generar ESE efecto que estamos buscando. Además, pensar en el origen que tuvo Mafalda es un llamado a la atención: no tenemos que dejar de lado esas inquietudes creativas, no tenemos que quedarnos en frases pre armadas, sino buscar la belleza y romper límites siempre que podamos. 

Comentarios

Fanático de las historietas desde antes de aprender a leer. Redactor, crítico, cómics, cine y literatura. Sospecho que soy un personaje de alguna tira cómica.