Crossover entre artistas cordobeses y Batman

17 Ago 2018

En la jerga comiquera hay una palabra que puede hacer que los fanáticos se aterren o den saltos de alegría: Crossover. Se trata, en líneas generales, de un cruce de personajes o universos editoriales distintos. Así nos damos con encuentros interesantes, como Batman/Tarzán, otros arriesgados como los personajes de DC con los de Looney Tunes o incluso algunos inverosímiles, que fue el encuentro de Archie con Punisher. En nuestro plano de existencia –lo que algunos llaman vida real- también se dan este tipo de cruces, como un grupo de ilustradores cordobeses que plasmaron sus versiones de Batman, Robin y Joker en la vidriera de una comiquería llamada Crossover Cómics.

Al estar en una galería en pleno centro, y a unas cuadras de la peatonal, los curiosos comenzaron a acercarse a la comiquería mientras tres artistas cordobeses pintaban personajes del universo de Batman en la vidriera. Trazo a trazo fueron apareciendo Robin (Kelly del Universo Dark Knight Returns) de la mano de Nicolas Lepka -dijo que solamente conoce a esa Robin-; El tercer Joker con el estilo enérgico de Nicolás Brondo –mostró sus conocimientos del universo Rebirth al mencionar ese dato-; y finalmente el caballero de la noche de la mano de Hernán González, en un estilo muy influenciado por Bill Sienkiewicz.

Al estar en pleno apogeo del cine de súper héroes, la popularidad de personajes como Batman es bestial. Frente a esto, y aprovechando el día del niño, Matías Casoli de Crossover cómics vio una oportunidad para que la gente conozca la producción de los artistas locales. Si hacen sus versiones de personajes que todo el mundo conoce, explica, va a ser más fácil que la gente se de cuenta del talento que tienen y así se van a acercar a sus obras. Además, hay una nueva generación de lectores de historietas, que buscan aprender a ilustrar y es otra forma de ponerlos en contacto con los forjadores del cómic local. Estos niños, de entre 8 y 10 años, ¡conocieron el cómic gracias a las películas y series animadas como Teen Titans Go!, pueden ser grandes del noveno arte en unos años si se los incentiva, expresó Casoli con mucho entusiasmo.

En Córdoba hay un crecimiento bastante importante en lo que respecta a la calidad de ediciones de cómics. La hoy extinta editorial Llanto de mudo (creada por Diego Cortés) marcó un punto de inflexión en cuanto a la calidad de las obras y la apuesta del formato: novelas gráficas y álbumes autoconclusivos. Hoy artistas como Hernán González mantienen viva la llama en la editorial Buen Gusto, y cuentan además con guionistas con muchas ideas y mucho entendimiento del tema como Juan Bertazzi –amigo del sabueso del infierno- y Cristian Blasco.

La quintaesencia del noveno arte, nos guste o no, está en los súper héroes y en las tiras cómicas. Después de todo, es un arte de masas según Eco.  Lo irónico está en que se trata de un producto que conlleva un trabajo artístico importante, pero en esencia es algo masivo sujeto a fórmulas que McCloud, Eisner, Kubert y otros grandes estudiaron en profundidad. A fin de cuentas, al tener esa naturaleza, su propósito principal es entretener y atraer público. Aplaudo lo que hizo Crossover Comics para difundir la producción local. Ellos entienden lo que es el cómic.

comentarios