Las 3 mejores del año

23 Dic 2018
1

Roma (Mexico, 2018), Lazzaro Felice (Italia, 2018) y Burning (Corea del Sur, 2018)

Las tres mejores del año

A diferencia de otros años no voy a hacer referencia al típico top 10 parcial, porque todavía me falta ver varias películas y muchas de las más importantes se estrenan en diciembre o a principios del año que viene. Pero de lo que estoy seguro es que las tres que voy a nombrar estarán en los 5 primeros puestos de mi top 10 de 2018.

Curiosidades:

-          El cine yankie siempre predomina en los primeros lugares, esta vez no, México, Corea del Sur e Italia están en la cabecera. 

-          Dos de las tres están en Netflix, es increíble como el streaming nos cambió la manera de ver películas y series.

-          Las 3 tocan el tema de las problemáticas sociales, no importa donde vivas siempre las hay.

-          Las 3 tienen un marcado relato costumbrista y de slice of life (recuentos de la vida), donde lo mundano es lo que importa.

Roma (Mexico, 2018)

roma-1

Cleo (Yalitza Aparicio) es la joven sirvienta de una familia que vive en la Colonia Roma, barrio de clase media-alta de Ciudad de México. En esta carta de amor a las mujeres que lo criaron, Cuarón se inspira en su propia infancia para pintar un retrato realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante la agitación política de la década de los 70.

Porque deberían verla: Cuaron es una gran cineasta, y un gran cuentista, siempre que podamos ver alguna película de él seguramente vamos a estar delante de un gran relato. No solo eso, sino que en esta oportunidad dirige, escribe el guión, hace la fotografía y se hizo cargo de la edición. No era para menos, son recortes de su vida. La elección de filmar en blanco y negro va justo con el tono slice of life. Un ritmo que para mí es el adecuado, puede que resulte algo lento, pero cuando menos te das cuenta ya estás viviendo con la familia, te transporta hacia una época y un lugar al que no pertenecemos, pero lo cotidiano es lo cotidiano y todos lo tuvimos, vacaciones en familia, siestas interminables y amor incondicional.

Lazzaro felice (Italia, 2018)

lazzaro-1

Lazzaro, un joven campesino de excepcional bondad, vive en La Inviolata, una aldea que ha permanecido alejada del mundo y es controlada por la marquesa Alfonsina de Luna. Allí, la vida de los campesinos no ha cambiado nunca; son explotados, y ellos, a su vez, abusan de la bondad de Lazzaro. Un verano, se hace amigo de Tancredi, el hijo de la Marquesa. Entre ellos surge una amistad tan preciosa que hará viajar a Lazzaro a través del tiempo y le llevará a conocer el mundo moderno.

Porque deberían verla: “La poeta” Alice Rohrwacher, no se me ocurriría decirle de otra manera a esta joven directora, que con tan solo 3 películas y multi premiada en muchos festivales está siendo una referente del cine italiano actual. Por el tono y su origen me hacen acordar al clásico de Ettore Scola, Feos, sucios y malos (1976). Una sociedad clasista también se hace presente aquí, acompañado con un tono religioso del cual hace referencia el nombre de la película y el cual va a ser usado para hacer la crítica a nuestro actual sistema de vida. Una mirada dura sobre la realidad que nos pisa día a día, pero a la cual Lazzaro le hará frente sin importar las consecuencias. Lazzaro es de aquellos personajes que nunca nos vamos a olvidar, también bien retratado por el debutante Adriano Tardiolo que no se puede creer, las expresiones de este personaje van plantando semillas que en el transcurso de la historia florecerán y tendrá una razón de ser.

Burning (Corea del Sur, 2018)

burning-1

Cuando hace una entrega, Jongsu (Yoo), un joven mensajero, se encuentra por casualidad con Haemi (Jun), una chica que vivía en su vecindario. La joven le pide que cuide a su gato durante un viaje a África. A su regreso, Haemi le presenta a Ben (Yeun), un joven misterioso y con dinero que conoció allí. Un día, Ben revela a Jongsu un pasatiempo muy extraño.

Porque deberían verla: Adaptación de un relato de Haruki Murakami que pertenece al libro El elefante desaparece (2016). El nivel de hermetismo y de asfixia que tiene esta película llegan a niveles poco tolerables, todo el tiempo necesitamos saber cosas que en un normal de la película siempre la sabemos, es más muchas veces sabemos más que nuestro protagonista, bueno, acá no tenemos mucha más información que la que tiene él, siempre estamos a su lado viviendo sus pasos. Lee Chang-Dong, dirige con ese toque característico en casi toda su filmografía, siempre mezquinando información, dejando que el público llenes huecos, haciéndonos sentir inmediata empatía con el protagonista. Una clara crítica a las clases sociales de la Corea actual, donde la diferencia está muy marcada, viendo como una clase media trabajadora, agotada y sin sueños sobrevive día a día. Justamente esa mirada desamparada de nuestro protagonista, sumada a la frivolidad y desinterés de Ben, su contrapartida, hará que este choque tenga consecuencias que  nunca imaginamos. Un universo triste, poco esperanzador, una realidad tan ajena, pero a su vez cotidiana que produce miedo.

Para terminar, decirles que tanto Roma como Lazzaro Feliz se encuentran disponibles en Netflix.


Comentarios

Cinéfilo, crítico y lector de comics, programador de Córtala y coordinador de ciclos de cines