Películas que debiste ver en el 2016

14 Nov 2017

Películas que pasaron desapercibidas en el 2016 y que estaría bueno que tratés de verlas. ¿Y, por qué pasaron desapercibidas?, más que nada porque no son películas comerciales, por ende tienen una escasa publicidad, lo que contribuye a que los cines tucumanos no las estrenen. Quedan dos opciones: mirarlas en ciclos de cine o esperar que Netflix las estrene.

Aquí van tres películas:

I, Daniel Blake (2016, UK) “Un carpintero de 59 años, se ve obligado a acudir a la asistencia social. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo, bajo la amenaza de una sanción. En la oficina de empleo, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera con dos niños. Prisioneros de la maraña  burocrática actual de Gran Bretaña, Daniel y Katie intentarán ayudarse mutuamente.”

Por qué debemos verla: Ken Loach, su director, había anunciado su retiro en el 2014 con su película Jimmy’s Hall (2014), pero en el 2016 se dió cuenta que seguía teniendo historias para contar y volvió. Ese mismo año ganó Cannes. Conocido por su cine de protesta y con una gran carga social, esta vez no va a ser distinto, y va a atacar todo el sistema de bienestar social de Gran Bretaña. En declaraciones recientes dijo: “la burocracia es increíblemente eficaz en su ineficiencia” … “El Estado de bienestar en el Reino Unido es un sistema que acaba destruyendo a los ciudadanos que debería proteger”.

Dave Johns, quien interpreta a Daniel Blake, seguramente nos recordará a alguien cercano; creo que todos tenemos este tipo de personas dando vueltas, aquellas caracterizadas con una integridad sorprendente para llevar adelante sus luchas contra la injusticia. Por otro lado, está Hayley Squires, que interpreta a la madre soltera que no solo tiene el sistema en contra, sino también la sociedad y la familia, algo común en estos días. Estos personajes se harán compañía y aprenderán uno del otro. Una película sencilla que te va a llegar al corazón y te va a recordar que no hace falta irse tan lejos para ver esta realidad.

It's Only the End of the World (2016, Francia), tras doce años lejos del hogar familiar, un escritor regresa a su pueblo natal para anunciar a su familia que pronto morirá. El reencuentro, lejos de propiciar una cierta comunión, reabrirá viejas rencillas, provocando un explosivo cóctel de enfrentamientos cruzados.

Por qué debemos verla: A ver, vamos a empezar por Xavier Dolan, director y guionista de tan solo 28 años y 6 películas en su haber, tiene más de 67 premios internacionales y casi 100 nominaciones. Su primera película la filmó a los 19 años, oriundo de Canadá, es considerado uno de los mejores directores jóvenes que ha dado el cine en los últimos años. Su obra más importante fue Momy (2014) ganadora en Cannes. La que nos toca ahora fue un escándalo en ese mismo Festival,  fue muy criticada y Xavier salió a contestarle a los críticos: “El festival se ha visto invadido por la cultura del odio y el desprecio. Y la culpa es de Twitter. Hoy en día la crítica se basa en vomitar 140 caracteres”… “muchos de quienes atacan mi película son los mismos que le ponen 5 estrellas a Transformers”.

Bueno, hablemos de la película. La verdad, que Dolan es el único que puede juntar a estas estrellas: Vincent Cassel (Irreversible, 2002), Marion Cotillard (La Vie en Rose, 2007) y Léa Seydoux (Blue Is the Warmest Color, 2013). El guión basado en una obra de teatro de Jean-Luc Lagarce, nos va a transportar a una sesión de terapia familiar, donde los silencios son incómodos y cuando hablan pedimos  por favor  que se callen. Angustia, asfixia, opresión, son algunas de las emociones que encontramos, con la ayuda de una cámara entrometida que te lleva a lo más íntimo de los personajes. La música, a cargo del ganador del Oscar, Gabriel Yared por el The English Patient (1996), calmará parcialmente los arrebatos de los protagonistas. También se dejarán escuchar  Moby, Camille o EXOTICA. La banda sonora completa la pueden escuchar en Spotify o en Apple Music. Creo que es suficiente, podría seguir hablando mucho más, pero prefiero que la vean.

American Honey (2016, UK), Star (Sasha Lane), una chica adolescente, deja a su disfuncional familia para unirse a un equipo de venta de suscripciones de revistas, que recorre ofreciendo el producto puerta a puerta, en el medio-oeste estadounidense. Rápidamente se siente a gusto en este grupo de jóvenes, al que también pertenece Jake (Shia LeBeouf). Adopta otro estilo de vida, entre veladas bañadas en alcohol y pequeños delitos e historias de amor.

Por qué debemos verla: Uno de mis géneros favoritos en el cine son las road movie, es decir, aquellas películas, cuyo argumento se desarrolla a lo largo de un viaje. No puedo dejar de pensar como ejemplo La Strada (1954, Italia) de Federico Fellini, una de mis favoritas. Andrea Arnold, autora completa de este film, se llevó el Premio del Jurado en Cannes.  Ésta fue su cuarta película filmada, pero primera en hacerlo en USA (la historia lo ameritaba). Nos propone un viaje por un corroído sueño americano, desesperanzador y vacío. El espíritu libre de Star, nuestra protagonista, será apedreado una y otra vez por una sociedad superficial y consumista. Pero, como dijimos, es un camino que nos va a llevar a algún lugar.

En cuanto a los protagonistas, Sasha Lane (Star) es un notable descubrimiento, y por otro lado, Shia LaBeouf (Jake) muestra otro registro alejándolo de sus anteriores papeles. No es el caso de Riley Keough (Krystal), no la veo haciendo algo diferente a lo que ya hizo en The Girlfriend Experience. Situaciones tensas, corridas, amor, mentiras. Solo un poco de esperanza.

Todo esto será musicalizado, ya sea para mostrar algo en contexto o para que los protagonistas canten y se diviertan, dando dinamismo al relato. La mayoría de los temas son raps (debido a la idiosincrasia de los personajes) con letras propicias que ayudarán a entender la trama. También vamos a escuchar otro tipo de música, Bruce Springsteen, Mazzy Star, Dead Kennedys, y hasta Rihanna. Esta es otra banda sonora que vale la pena escuchar, e igual que la anterior la pueden encontrar en cualquier servicio de streaming. Una película llena de metáforas y realidades sociales marginadas. Cita obligada.

Hay muchas más joyitas ocultas en el 2016 para recomendar, The Handmaiden (2016, Corea del Sur), The Wailing (2016, Corea del Sur), The Neon Demon (2016, USA).  Más sugerencias en una próxima entrada.

Comentarios

Cinéfilo, crítico y lector de comics, programador de Córtala y coordinador de ciclos de cines