Preocupa el incremento de la pobreza

12 Ago 2018

Es el resultado de múltiples causas, tales como la desigual distribución de la riqueza, el analfabetismo, la falta de empleos que permitan vivir dignamente, el acceso limitado a servicios básicos, la discriminación, la exclusión social, entre otras. La Organización de la Naciones Unidas sostiene que la pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar unos medios de vida sostenibles. La pobreza extrema es el estado más grave que puede darse de este fenómeno, donde los afectados no pueden cubrir sus necesidades básicas para vivir (luz, agua potable, cloacas, techo, etcétera).

Miles de argentinos son víctimas de esta “enfermedad mortal”, como asevera la Organización Mundial de la Salud. De acuerdo con el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), el índice de pobreza se ubicaría en torno del 33% al finalizar el año, tras la fuerte devaluación del peso. Además, si no hay reactivación en la economía, la indigencia pasaría a afectar a uno de cada diez argentinos. La grave situación económica y las prácticas recomendadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), sumadas a la devaluación del peso, son algunas de las causas de esta situación.

El director del Observatorio afirmó que “en nuestras mediciones, el máximo anterior de pobreza en la última década fue 32% y 33% tanto en 2010, como en las devaluaciones de 2014, y en 2016, es decir que ahora se aproximaría a los peores momentos de los últimos 10 años”.

Manifestó que la situación social es similar a la época del ‘90 y aseguró que hay algo que no parece modificarse en la Argentina: este mismo patrón se repite en la pobreza estructural, la cual en los mejores momentos económicos, no baja del 25%. El economista expresó que un cuarto de la población argentina se halla en situación de postergación económica y acotó que si este escenario no se modifica, la indigencia pasaría a uno de cada 10 argentinos.

El profesional advirtió que la pobreza va en aumento y que las personas que habían salido en 2017 volvieron a caer. Los niños son sus principales víctimas ante una situación de crisis. “La dirigencia no ha tenido una política de desarrollo”, sostuvo y agregó que la economía popular depende de programas sociales y de las condiciones precarias se observan en distintos campos de la vida.

En nuestro país, los pobres suelen ser la variable de ajuste de los gobernantes. Uno de los ejes de la campaña electoral del Gobierno nacional fue “pobreza cero”. Sin embargo, en estos casi tres años la pobreza recuperó terreno, luego de hacer experimentado un pequeño descenso volvió. Esta realidad alarma porque el gobierno de Macri ha anunciado nuevos incrementos de las tarifas en los servicios y en el combustible, lo cual genera más inflación y recesión, porque los salarios siguen deprimidos. Nos parece que se deberían implementar acciones inmediatas que apunten a descomprimir esta realidad social cada vez más asfixiante. Si bien los números de una economía deben cerrar, pero no a cualquier precio por la sencilla razón de que las personas no son números. Si las políticas no persiguen como objetivo la transparencia, la igualdad social y la dignidad de los individuos, lejos se estará de luchar contra la pobreza con eficacia. Es una paradoja que nuestro país que tiene tantas riquezas, tenga tanta pobreza. “No puede haber una sociedad floreciente y feliz cuando la mayor parte de sus miembros son pobres y desdichados”, sostenía el filósofo y economista escocés Adam Smith.

Comentarios