"Estos son tiempos de sexualidad hiperpublicitada"

El psicoanalista Gérard Pommier disertó durante el II Congreso de Psicología del Tucumán, que se cerró el sábado. Diálogo con LA GACETA.

22 Sep 2011
1

LA CAÍDA DEL PATERNALISMO. A partir de esa hipótesis Gérard Pommier explica cómo se construyen nuevas formas de relación hombre-mujer. CLARIN.COM

El II Congreso de Psicología del Tucumán, organizado por la Facultad de Psicología de la UNT, concluyó el sábado pasado con todo éxito. Tanto los dueños de casa (autoridades, docentes y alumnos) como los visitantes nacionales y extranjeros poblaron las instalaciones: anfiteatros, aulas y jardines sirvieron de escenario para tres jornadas intensivas de conferencias, mesas de debate, ponencias libres, pósters, presentaciones de libros, talleres y, no por final menos importante, un sinnúmero de intercambios informales, de contactos profesionales, de nuevos vínculos. En tiempos en los que el lazo social parece fracturado, que 2.500 personas hayan podido producir saber, construir diálogo, debatir con seriedad, aprender y enseñar, es sin dudas todo un logro.

Un orador de lujo

Entre los visitantes extranjeros que participaron del congreso se destaca Gérard Pommier. En un castellano con música francesa, lentamente, fue desgranando su explicación sobre los nuevos modos de sufrir (y de gozar) causados por lo que llama "la caída del patriarcado". La hipótesis de base es que el discurso de la ciencia ha socavado la legitimidad de la patria potestad al demostrar que la causalidad del Universo no es divina. Y al caer la religión como "explicación" cayó también su función reguladora del goce sexual.

"De la manos de la ciencia, por un lado, y con la llamada ?liberación femenina?, por el otro, en los últimos 50 años se ha quebrado el lugar del pater familae, dueño absoluto de sus descendientes. El sistema patriarcal establecía una separación entre familia y sexo; no es extraño entonces que, puesta la esposa en el lugar de la pasividad, abandonada por su marido después de un hijo o dos, terminara histérica... Es que el sistema priorizaba el linaje y la transmisión de la herencia".

- ¿Cómo nace este sistema?

- Nace con la cultura, como las religiones. Por el complejo de Edipo los seres humanos tenemos prohibido el goce. Las religiones, todas, permiten simbolizar la muerte del padre, algo que ningún sujeto individual se permitiría. No olvidemos que el Padre es el producto del parricidio; es Padre Eterno en tanto muerto. Así, las religiones permiten la transgresión colectiva de la prohibición del goce.

-¿Qué efectos produce la caída del patriarcado en los sujetos?

- Por un lado, una confluencia entre el amor y el sexo (ya no es necesario distinguir entre la esposa/madre y la prostituta). Pero sucede que, puesto el amor en ese sitio, en el lazo entre hombre y mujer ya no está claro quién es el hombre. Me explico: caído el pater familae, el hombre, en tanto deseante, no es dueño de su propio sexo, ya que su excitación depende de la mujer. Y en estos tiempos de sexualidad hiperpublicitada, aquellos que no "cumplen como corresponde" se sienten anormales.

- Y eso genera síntomas.

- Sin dudas. Presenciamos un recrudecimiento de lo que Freud sistematizó como Neurosis Actuales y que relacionó con la insatisfacción sexual. La llamó neurastenia... hoy le decimos depresión. Aparece toda la serie de síntomas sexuales (impotencia, frigidez, anorgasmia) que no son sino escrituras desplazadas de la relación sexual. Por otro lado, la caída de los aparatos de transgresión colectiva hace que los sujetos se vean obligados a transgredir individualmente: he ahí toxicomanías, adicciones, bulimias...

Comentarios