Una comedia inquietante

"Los autoiluminados", de Martín Giner, subirá al escenario esta medianoche

16 Jun 2011
1

PROTAGONISTAS. Lucía Galindez, Gabriel Carreras y Gonzalo Véliz dan vida a extraños personajes. CALAVERA TEATRO

"Me gusta que el humor tenga algún elemento extraño, inquietante; creo que moviliza el hecho de reírse de lo que no se debería. También creo que el público disfruta de un humor que no sea tan inocente, lo que genera cierta complicidad". Así explica sus obras el dramaturgo Martín Giner, al hablar de una producción conformada por 11 obras estrenadas y otras tanto sin subir al escenario.

Esta medianoche (a las 0.30), precisamente, el grupo Calavera pondrá en escena "Los autoiluminados", en El árbol de Galeano (Rivadavia 435). La pieza comienza por lo que parece ser el final: tres personas en un auto detenido en la vía son chocados por un tren y todo se hace pedazos. El resto de la obra nos muestra los intentos de los protagonistas por tratar de reconstruirse juntando esos pedazos, que en algunos casos no se sabe a quién pertenecen.

La comedia está apoyada sobre la base de un humor negro que apunta a que el espectador se ría, sumergido en un mundo oscuro y surrealista. "La puesta está estructurada sobre un modelo fragmentado; son flashes y retazos de la historia de los personajes que construyen una historia. Este tipo de estructura me permitió trabajarla desde el surrealismo, incorporando personajes aparentemente absurdos, pero que provienen de la condensación de elementos concretos", indicó.

"Por ejemplo -agregó Giner-, unos de los personajes es un bebé caníbal que se desplaza montado sobre una mano humana, y que se alimenta de carne de cobarde. Esta historia general transcurre en el período comprendido entre el gobierno de Alfonsín y el de De la Rúa. Aunque la obra tiene todo ese color casi circense en algunos momentos, habla sobre los eventos de diciembre de 2001. No pretende ser ni un análisis político ni una reconstrucción histórica. Pretende rescatar, de manera totalmente subjetiva, las sensaciones del segundo del impacto", describió Giner.

"Los autoiluminados" está interpretada por Lucía Galíndez, Gabriel Carreras y Gonzalo Véliz; la música original es de Juan Pablo Darmanin y la dirección general del mismo Giner.

"Verduras imaginarias", "75 puñadas", "Freak Show", "Disección" y "Terapia" son algunas de las obras de este joven dramaturgo tucumano, cuyas piezas han sido representadas en México, Costa Rica, España y Chile. "Terapia" lleva cinco años en cartel en Buenos Aires.

"Definitivamente, en el teatro me tira la comedia. Pero la comedia como herramienta, como canal de comunicación. No como género. El género te ata y te limita a algunas pautas. En cambio el humor como herramienta es mucho mas versátil; puedo conseguir esa complicidad con el espectador. No busco catarsis, no busco que mi espectador sea mejor persona. Sí pretendo un momento de conexión intelectual, un diálogo tácito donde el espectador esté receptivo a alguna idea o a alguna sensación", analizó.

En cuanto a su labor de dirección, Giner cuenta: "la base del proceso es cuando nos ponemos a analizar el texto de manera general, fijando grandes objetivos, antes de pasar al análisis de las escenas en busca de los pequeños objetivos que nos llevan a las metas a largo plazo. Lo que espero de ellos es que transmitan verdad, que sea creíble lo que están contando. Que el espectador tenga algún grado de identificación con ellos para hacer el recorrido de la obra", concluyó.

Comentarios