Destruyeron la casa del hombre que quemó a Benet

La página en Facebook del perro ya tiene más de 48.000 fans. El caso sigue causando conmoción. Video.

13 Oct 2009
BUENOS AIRES.- Luego de que la convocatoria circulara en cadenas de correo electrónico y en el perfil de Facebook, los vecinos de la localidad bonearense de Ezeiza concretaron el anunciado escrache contra el hombre que presuntamente quemó a Benet, el perro callejero que vivía en el barrio Unión Ferroviaria.

El portal de noticias 24con.com informó que, movilizados por la indignación, ayer a las 15.30, cientos de residentes se congregaron en la puerta de la casa de Ricardo Eckerdt y lo insultaron para manifestar su repudio por haberle arrojado un bidón de nafta y luego prenderle fuego al animal, que terminó con el 70 % de su cuerpo dañado.

Pese a que el sospechoso vive en un edificio, los vecinos rompieron todas las ventanas y forzaron la puerta del departamento. Además, escribieron el frente del inmueble. Una mujer logró entrar al domicilio, mientras el hombre estaba adentro, y habría destruido parte de su habitación.

La gente no pudo linchar a Eckerdt, como habían anunciado en los mails, ya que la Policía y la Gendarmería optaron por no sacarlo de la vivienda. Según se supo, luego del escrache, se quedó acomodando el desorden en su departamento.

En medio de la protesta, trascendió que una mujer, quien pertenecía a la agrupación Protectores de Animales, quiso llevarse a la perra que el hombre tenía como mascota, pero no pudo concretar el intento ya que no tenía autorización de la fiscalía de turno.

Día de furia
La noticia sobre la agresión a Benet se conoció a fines de la semana pasada y tuvo gran repercusión en internet. El perro vivía desde hace 15 años en las calles del barrio y todos le deban de comer. Pero su apacible vida cambió de golpe: un hombre lo llamó y cuando fue mansamente a su encuentro, le arrojó un bidón de nafta y lo quemó.

Después de que escapara, fue asistido por los vecinos que lo trasladaron de urgencia a una veterinaria donde estuvo internado. Además de las quemaduras, el canino quedó ciego y debieron amputarle las orejas. Ahora, se encuentra bajo el cuidado de una mujer que tiene un refugio transitorio para perros.

Las imágenes que se difunden en la red son impactantes. Por lo tanto, se advierte a los lectores que el siguiente video puede afectar su sensibilidad. LA GACETA ©

Comentarios