"La Justicia no es compasiva", definió Strassera

El ex fiscal federal sostuvo que el juicio contra Bussi y contra Menéndez "es fundamental" para el fortalecimiento de la democracia en el país. El hombre que en 1985 impulsó la histórica acusación contra las cúpulas militares aclaró que la edad de los imputados no es un factor de inimputabilidad.

07 Ago 2008
1

"La compasión humana es entendible y justificable. Pero la Justicia no es compasiva, debe cumplirse con la ley y, en este caso, tiene que juzgarlos". El dueño de esta reflexión es nada menos que Julio César Strassera, el ex fiscal federal a quien, en 1985, le tocó impulsar la histórica acusación contra las cúpulas militares que, tras haber quebrado el orden institucional, gobernaron de facto el país entre 1976 y 1983.
El abogado de 75 años considera comprensible que haya gente que piense que, por su edad, Antonio Bussi (82 años) y Luciano Benjamín Menéndez (81 años) ya no deben afrontar un juicio oral como el que está en marcha en esta provincia, pero aclara que jurídicamente corresponde hacerlo. "La edad, mientras los imputados no se vean afectados por una demencia senil comprobada, no es factor de inimputabilidad", precisa a LA GACETA desde su casa en la Capital Federal, durante una charla telefónica y mientras aprovecha que los tribunales porteños están de feria.

- ¿Qué opina de la indisposición que adujo el martes Bussi y que impidió que se terminara de leer la acusación que pesa contra él y contra Menéndez?
- Lo tienen que revisar los médicos forenses. Puede estar enfermo o puede ser una maniobra, pero eso lo sabremos después de una exhaustiva revisión médica. Quedó claro que puede comprender (lo que se le imputa), pero ahora hay que ver cuál es su estado de salud para poder seguir adelante.

- ¿Cuán necesarios siguen siendo estos juicios para el país?
- Son fundamentales para los máximos responsables de aquello y, en este caso, más aún. En aquellos años, Menéndez fue el dueño de La Perla (centro clandestino de detención de personas que estaba ubicado en la provincia de Córdoba) y Bussi fue el dueño de Tucumán. Teniendo en cuenta de quiénes se trata, esto es muy importante.

- ¿Qué les responde a los que dicen que no hay que mirar hacia atrás, sino hacia delante, y que esto sólo azuza viejos rencores?
- Fueron hechos muy graves como para no recordarlos y juzgarlos. Además, estamos cansados de los olvidos. Por supuesto que hay que mirar hacia adelante, pero son cosas que no pueden olvidarse y esto, lo sucedido en Tucumán, es una de ellas.

- ¿Qué diferencia estos juicios de aquel otro, el que protagonizó usted en 1985 y que fue el primero?
- Ahora es más fácil juzgar a hombres de más de 80 años que no tienen poder. En aquel momento, en cambio, era más difícil. Sin perjuicio de que conviene aclarar que, si fuera por el partido al que pertenece actualmente el Gobierno nacional, aquel juicio no habría tenido lugar, ni estos otros, como el de Tucumán, que le siguieron. Ocurre que Italo Luder (candidato a Presidente en 1983 por el justicialismo) decía que la autoamnistía que habían declarado los militares antes de irse era válida. Entonces, los de ahora, que no vengan a adueñarse de los derechos humanos, porque esta es una causa de todos.
Comentarios