UNT: “Esto no acaba en la elección, seguiremos como espacio político”

“Pío” Jiménez reconoció la derrota, y adelantó que se constituirán en fiscales para que la dupla Pagani-Leal cumpla con sus promesas

ASÍ LO VIVIÓ LA OPOSICIÓN. El oficialismo lograba el decisivo voto 79. FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO ASÍ LO VIVIÓ LA OPOSICIÓN. El oficialismo lograba el decisivo voto 79. FOTOS DE ANALÍA JARAMILLO

Cuando el presidente de la Asamblea Universitaria, Miguel Cabrera, leyó los nombres del primer voto del escrutinio un aplauso unánime detonó en el búnker de Reencuentro Universitario. Los integrantes del espacio que postulaba la fórmula integrada por José Luis “Pío” Jiménez y por Hugo Fernández para gobernar la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) descargaron, así, la tensión que habían ido acumulando desde el inicio del día. El aplauso se repitió tras la lectura del segundo voto, también para Jiménez-Fernández.

Más de 100 personas -casi todos, actores políticos de experiencia en elecciones en la UNT y en otros ámbitos- sabían que restaba mucho, y que no cabía cantar victoria. En efecto, los aplausos sonaban cada vez que se oían los nombres de sus candidatos. Pero con el correr del escrutinio, y a medida de que crecían los guarismos de la fórmula integrada por Sergio Pagani y por Mercedes Leal, la intensidad iba decayendo.

El día había arrancado hacia las 9 en el cuartel general desplegado en el Hotel Carlos V, a una cuadra de donde 156 asambleístas definían el Gobierno de la UNT. Además de Jiménez y de Fernández, y sendos familiares, se vieron, entre otros, a las ex Decanas de Psicología Adela Estofán y Rosa Castaldo; a la ex secretaria Académica de la UNT Susana Maidana; a la postulante a Decana de la Facultad de Filosofía y Letras por ese espacio, Rossana Nofal; a la profesora de esa unidad académica Adriana Corda, y a funcionarios de las Facultades de Medicina, de Derecho, de Económicas.

Durante gran parte de la mañana, el semblante medio de los presentes había mostrado una mezcla común de nerviosismo y ansiedad. Jiménez y Fernández iban y venían por todo el lugar; otros gritaban hacia la TV que trasmitía la sesión; algunos hacían números y elucubraban. Antes del inicio del conteo, algunos decían que podían llegar a sumar de 82 a 85 adhesiones.

Finalmente, la contundencia del resultado terminó por aplastar los ánimos. Corda arengaba que debían salir con una sonrisa, porque habían hecho un buen trabajo. Pero aunque querían obedecer, les costaba sonreír.

En medio de esa pesadumbre, Jiménez se mantenía sereno. Un minuto antes del arranque del escrutinio dijo unas palabras, que sonaron como una suerte de alea iacta est. Agradeció a todos por el esfuerzo y la militancia.

Y ya con el hecho consumado, dialogó brevemente con LA GACETA. “La asamblea ha decidido quiénes serán Rector y Vicerrectora de la UNT; los felicito”, dijo, en referencia al dúo Pagani-Leal. Más allá de reconocer la derrota, dejó en claro que el espacio continuará actuando políticamente. “Nuestro espacio propuso un nuevo modelo de gestión, e hicimos una muy buena elección. Dimos una alternativa a la comunidad, que no se acaba en esta elección; por supuesto que seguiremos trabajando; continuaremos como espacio político. Nuestra UNT necesita otro modelo de gestión”, manifestó.

Admitió que esperaban más que los 69 votos cosechados. “Siempre hay personas que cambian su voto el último día; (pero) a nadie hay que culpar por haberse ido, es la responsabilidad que asume cada uno”, dijo. Y afirmó que desempeñarán un rol de control. “Haremos cumplir las promesas que formularon en la campaña; la modificación del estatuto, del sistema electoral. Espero que en cuatro años tengamos una elección directa, con los preuniversitarios y los no docentes del Rectorado”, afirmó.

Comentarios