Información para manejo de plagas en la caña - LA GACETA Tucumán

Información para manejo de plagas en la caña

Expertos disertaron sobre la experiencia recabada por la entidad; en especial, acerca de cómo combatir el “Barrenador menor del tallo”.

20 Nov 2021
1

OPCIÓN.. La manera más efectiva para combatir el “Elasmopalpus lignosellus” es no quemar el lote cosechado.

La Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (Eeaoc) continúa realizando jornadas virtuales con el objetivo de dar a conocer el estado actual y los nuevos avances en el área agroindustrial. En esta oportunidad, técnicos de la sección Zoología Agrícola de la entidad contaron los trabajos que se hacen en el marco del programa Caña de azúcar.

La institución de investigación tucumana organizó una jornada para conocer las plagas de la caña de azúcar, como el barrenador menor del tallo (Elasmopalpus lignosellus) y el gusano perforador de la caña de azúcar (Diatraea saccharalis). Además, se mencionaron diferentes estrategias de manejo contra estas.

La primera charla estuvo a cargo de Rodrigo Iovane. Se centró en la problemática actual de Elasmopalpus lignosellus -“Barrenador menor del tallo”-, que ataca durante las primeras etapas al cultivo.

“La principal característica de esta plaga es que está asociada a lotes quemados, o a suelos desprovistos de su Residuo Agrícola de Cosecha (RAC), y a condiciones meteorológicas de sequía y de elevadas temperaturas”, puntualizó.

A raíz de ello consideró importante que los productores conozcan cuál es la situación actual de Elasmopalpus lignosellus en la zona cañera tucumana.

Contó que los monitoreos de la plaga se realizaron en cuatro zonas agroecológicas y de manejo diferentes, ubicados en El Bracho (llanura deprimida salina seca subhúmeda), Arcadia (llanura deprimida no salina) La Virginia y Monte Redondo (llanura chacopampeana seca subhúmeda no salina).

“Los monitoreos realizados hasta fines del mes pasado determinaron que el porcentaje de brotes afectados se ubicó en un rango de un 15% al 80%. El mayor valor se registró en la localidad de la Virginia; y el menor, en Arcadia. En todos los lotes muestreados se observó que el pico de daño se presentó entre fines de septiembre y principios del mes pasado”, dijo.

Seguidamente, consideró que la pregunta que los productores se hacen para saber cómo están sus campos tiene que ver con cómo monitorear la plaga. “Los monitoreos se deben realizar entre los meses de agosto a noviembre, seleccionando puntos en los lotes que sufrieron quemas del RAC o con el suelo desnudo. En cada punto de muestreo se marcan dos metros lineales de surco y se cuenta el número de brotes dañados y el número de brotes totales. Con estos datos se estima el porcentaje de brotes muertos”, indicó.

Detalle

Señaló que las estrategias de manejo cultural son las más efectivas. “Dentro de estas se aconseja mantener el rastrojo en superficie como mejor opción, ya que la presencia de la plaga es casi nula en estas situaciones. La otra recomendación es regar los lotes quemados, ya que disminuye los niveles de daño”, explicó.

Por último, dijo que se debe tener en cuenta que el control de malezas y un buen manejo nutricional del cultivo le permiten al cañaveral superar de mejor manera los daños que provoca la plaga.

Los interesados pueden comunicarse con la sección Zoología Agrícola de la Eeaoc al teléfono 4521000 (interno 150) o a los mails [email protected]; [email protected].

Comentarios